Rodriguez original original

Perspectiva de familia

José Javier Rodríguez
Blog de José Javier Rodríguez Santos

El divorcio no es la solución (I)

El IV Congreso del Foro de la Familia, celebrado en Madrid el pasado 20 de octubre, sorprendió a propios y a ajenos. No era para menos. En el escenario de una crisis económica y social, en medio de una constatada decadencia de las instituciones educativas, en un país con más de cinco millones de personas sin trabajo€Ś un grupo numeroso de personas se dedicaron a debatir sobre el matrimonio.

 ¿No será que lo que de verdad nos importa es nuestra felicidad como hombres y como mujeres? ÂżNo será que lo importante es nuestro matrimonio y nuestra familia? ÂżNo será que quien fracase a nivel familiar y matrimonial, es quien realmente ha perdido su norte y es un náufrago social?

PRIMERA CONCLUSIÓN DEL CONGRESO [1]


Los datos sobre caída de la nupcialidad y la natalidad y el incremento de las rupturas matrimoniales en España en los últimos años son reflejo de un fenómeno profundamente preocupante que afecta a la calidad de vida social y personal en proporciones relevantes y genera tendencias dramáticas respecto a la sucesión generacional y el mantenimiento de la solidaridad interpersonal básica que estructura a toda sociedad con futuro.
No es concebible una sociedad estable, dinámica, solidaria y con futuro sin matrimonios y familias estables, comprometidas y duraderas, jurídicamente protegidos en las mutuas relaciones entre sus miembros y socialmente valorados en positivo.

ALGUNOS DATOS: El coste social del divorcio.

Según el Reino Unido, único país que publica estos informes, el coste social del divorcio ronda los 42.000 millones de euros anuales [2]. Lo que se omite, por su dificultad de cálculo, es el ahorro que supone para las arcas públicas los matrimonio estables, comprometidos y con hijos. Al menos estos matrimonios son mayoría, !menos mal!

Sólo el en el 10% de las rupturas por divorcio son consecuencia de un motivo que hace que los hijos estén en un ambiente mejor que antes. Además, si a un matrimonio, que está a punto de divorciarse, se le ofrece una segunda oportunidad, sólo llegarán a la ruptura definitiva el 40% de esas parejas.

Según Ignacio Socía, Director General del Instituto Internacional de Estudios sobre la Familia €“ The Family Watch, el compromiso matrimonial estable es el que mejor asegura la atención de los hijos: €œcuando un hijo crece en un entorno distinto de una familia estable, sus posibilidades de fracaso escolar son un 75% mayores, las de caer en la drogadicción un 70% mayores, las de alcoholismo un 50% mayores, las de no poder afrontar sus deudas futuras un 40% mayores y las de no encontrar trabajo un 35% mayores€.

Reemplazo generacional

El único país europeo que se acerca al índice de reemplazo  generacional (2,1 hijos por mujer en edad fértil) es Francia, con un 2,09; España está en torno al 1,35. Por otra parte, Nigeria es el único país del mundo donde la curva de natalidad es ascendente. Todos los demás, en contra de las teorías maltusianas de sobrepoblación, tienen unos descensos significativos y preocupantes de la natalidad, incluidos los países de África, China y América del sur. 


Según el gráfico [3], vamos a llegar a una situación de colapso del modelo económico-social europeo. De ahí que, Eren el año 2050, en Europa o se toma la decisión de una subida desorbitada de los impuestos o se retrasa la edad de jubilación ajustándola al índice de esperanza de vida o se emplean €œotros medios€, que no me atrevo a citar, para evitar que el sistema no se colapse.
El temor al divorcio, €œel miedo a quedarse sola€, es el primero de los motivos que aducen las mujeres para no tener los hijos de desearían. Sin embargo, hay quienes piensan que ello se debe a la inseguridad laboral o la imposibilidad de compaginación de la vida familia y laboral€Ś Pues bien, esta última afirmación es una falacia difundida por ciertos sectores interesados.

Consecuencias humanas


El divorcio conlleva consecuencias negativas para aquellos que toman la decisión de ruptura. Las expectativas que pueden generar la €œnueva etapa€ se ven truncadas por problemas de toda índole en los hijos, complicaciones laborales en ambos cónyuges, inestabilidad personal y situaciones de precariedad. Todo ello, asimismo, acarreará problemas de salud psíquica y física en los miembros de la unidad familiar rota€Ś
Si te planteas un divorcio, busca otra solución. En la actualidad hay muy buenos profesionales preparados y cualificados para prestar apoyo. Existen muchos orientadores familiares, especialistas en la mediación en caso de claro conflicto de intereses y centros de orientación familiar (COF) [4] que pueden ayudar. Infórmate, muy cerca de tu casa tienes uno. Por tu bien, por el bien de la persona a la que amas y por el bien de tus hijos, date una segunda oportunidad.

Notas
[1] Conclusiones IV Congreso Foro Español de la Familia: €˜El matrimonio Sí Importa, el divorcio no es la solución€™
[2] €˜When relations go wrong€™, Peter Lynas, Michael Trend, John Ashcroft y Phil Caro, 2010
[3] Proyecciones probabilisticas de población mundial, PNAS & National Academy of Sciences, 5 de julio 2012. Estudio dirigido por Adrian Raftery, profesor de estadística y sociología de la Universidad de Washington, y publicado en la revista Proceedings, que predice que para 2100 el número de personas mayores de 85 años en el mundo habrá crecido todavía más de lo que se había estimado hasta ahora, con la consiguiente disminución de personas en edad activa.
[4] Centro de Orientación Familiar de la UPSA

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: