Rodriguez original original

Perspectiva de familia

José Javier Rodríguez
Blog de José Javier Rodríguez Santos

El corazón de las personas casadas

Hace unos días la revista Health Psychology publicó una investigación sobre los beneficios que conlleva el matrimonio en la salud de los enfermos que han padecido una cirugía cardiaca.

La investigación la llevaron a cabo dos profesores de la Universidad de Rochester (Estados Unidos), Kathleen King y Harry Reis. Estudiaron una muestra de 225 enfermos que padecieron un €˜by-pass€™ entre 1987 y 1990. Un año después de la cirugía se les pidió que calificaran su matrimonio. Además, se tuvieron en cuenta otros factores que podían sesgar la muestra: edad, consumo de tabaco o estado de ánimo.

El resultado fue claro: estar casado, y especialmente en un matrimonio satisfactorio para ambos cónyuges, ofrece un beneficio significativo para vivir más tiempo después de una intervención cardiovascular. Esto se debe a múltiples factores, pero, principalmente, al apoyo del cónyuge, a la motivación para adoptar un modo de vida saludable y a los vínculos emocionales. Todo ello hace frenar el avance de la enfermedad.

 


 


Ya sabemos que el matrimonio entre un hombre y una mujer, el matrimonio ecológico, natural, socialmente rentable y fértil, es, de por sí, una garantía para el futuro de la sociedad. Ahora, según este informe, se convierte en un seguro para la salud y longevidad de los cónyuges. De hecho, son muchos los estudios sobre los beneficios que el matrimonio aporta a la salud de los individuos. Las investigaciones sobre salud, familia y psicología de los últimos años son reiterativas y coincidentes: un matrimonio estable o una familia emocionalmente inteligente supone un ahorro considerable y significativo para las arcas públicas, mejora la salud de los individuos y desarrolla pautas de conducta que mejoran las relaciones y la inserción social, entre otras muchas cuestiones que se podrían añadir.

En cambio, a pesar de todos estos informes, las políticas sociales llevadas a cabo por todas las administraciones favorecen estilos de vida individualistas, sin percatarse del incremento significativo de los gastos sociales y sanitarios que ello implica.

Sólo un ejemplo que aclara cómo se opta por una gestión de lo público con perspectiva individual. La Administración de Hacienda favorece, en la mayoría de los casos, una tributación individual de la renta frente a una declaración familiar o conjunta. Parece una trivialidad, pero con ello se contribuye a generar una forma de pensar individualista frente a la familiar o conyugal.

Por ello, propongo que la administración pública, y también el mundo empresarial en lo que le atañe, valore y reconozca los matrimonios duraderos. Entre otras posibles medidas que se podrían plantear, cabría citar los descuentos en la declaración conjunta de la renta, puntos a la hora de elección de centro educativo para los hijos, reconocimiento para la baremación de méritos al acceso o promoción en la función pública, descuento en tasas universitarias a los hijos cuyos padres sigan felizmente casados después de 15 años de matrimonio €Ś No es una propuesta baladí. Esta forma de actuar de la administración pública otorgaría un reconocimiento social a la entrega, al esfuerzo, a la constancia y a la contribución social que el matrimonio ofrece a todas luces.

Y yendo más lejos, si estos matrimonios, que cuestan menos a las arcas sociales, son, además, familia numerosa€Ś encima, !sus hijos pagarán las futuras pensiones del resto de ciudadanos que opten por modelos de vida individualistas! Volviendo al inicio del post, el corazón de la sociedad late al ritmo del reconocimiento público del matrimonio y la familia. !Nuestra sociedad necesita un €œby-pass€ de urgencia!

Una aportación más. Según los datos de abril de 2011 de la OCDE, el porcentaje de personas que viven casadas en España es del 55%.

 


 


i. El Abstract de la investigación se puede consultar en este vínculo.

ii. Según los datos del INE la duración media del matrimonio en España antes de producirse un divorcio es de 15,2 años.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: