Silueta javier hernandez original

Pases de pecho

Javier Hernández

Caer en la red

Facebook droga detail

Esta semana no tenía claro que iba a escribir en mi blog. Pero mira por donde, a nada que pongas el oído te viene un tema para explayarte... La verdad es que la semana empezaba floja, no puede ser de otra manera atendiendo al solsticio en el que estamos, exceptuando hamaqueros, chiringuiteros, gogós y demás familia que están haciendo su agosto.

 

 

A lo que vamos: a mi amigo Leo Harlem le ha caído la del pulpo, por opinar a favor de los animales y por lo tanto en contra de los otros, ósea, los pro animalistas y en concreto los lugareños del pueblo de Tordesillas. Como sabéis es el cuento de nunca acabar; unos a favor (con razón, cada día mas difusa), y otros en contra, (con razón, cada día mas contrastada).

 

Pero yo no me voy a meter “en camisas de once varas”, máxime, siendo militante taurino, pero reconociendo el sentido común, me explico: la fiesta nacional, la corrida, tiene aliento poético, tiene verso, tiene glamour…Yo lo del cornúpeta en la Villa no lo encuentro…

 

Bueno, pues resulta que mi amigo Leo, de repente, sufrió algo superior al Ébola: “un ataque de la Red”. Venía hace tiempo yo pensando con los mismos emoticonos -así se comunican los güasaperos- de los bocadillos de Mortadelo y Filemón respecto a los Redes Sociales.

 

Este nuevo escenario de la comunicación que son las Redes han conseguido dos cosas: una mutilación total de la ortografía y, más grave, la de los seres humanos en cuerpo mortal. Yo, que no tengo Whatsapp, pero tengo: móvil, mail, sms, fijo, voz, pc, tablet.. -cuando lo digo, lo primero que te contestan es: “no jodas…” para a continuación decirme: “tu sí que eres un tío listo…”.

 

Por lo tanto no tengo twiter, pero es cierto que si tengo “Narcibook”. ¿Y por qué lo tengo?. Muy fácil. ¿Te quieres enterar de quién es un cliente que pregunta por los servicio de mi empresa y no lo conozco? Pues nada; pones el nombre en la búsqueda y de repente una amplia galería fotográfica de él, sus hijos, el perro, sus aficiones, detalles de su casa  -importante para los cacos- su mujer en estado sugerente, su casa de la playa, te dice dónde está exactamente desde hace cinco minutos, en definitiva: un chollo para los que queremos saber de su vida… ¿Qué una empresa farmacéutica o de transporte quiere saber sus gustos para contratarle? Sin problema: con cubatas en la mano, haciendo la cucamona con unos amigos, en la entrada del puticlub… O bien el director de RRHH de una importante compañía busca una Controller Financiero y  de repente descubre que está separada y en celo, que siempre tiene un vaso de la mano, todo el puto día se pasa con el selfie, sus amigas y amigos son amigos de Lucifer.

 

Lo dicho: las redes sociales son muy útiles, sobre todo, para los vecinos que ya no tienen que poner el periscopio en la medania. Pero hombre, que siempre se dijo que las personas mas representativas –social o económicamente- y distinguidas lo eran por su privacidad y estilo de vida. Por eso, siempre existirá la diferencia entre Amancio Ortega y Paquirrín, Rin Rin…

 

Finalizo: “cualquier persona puede hundir tu profesionalidad, tu honestidad y tu perfil social  en unos segundos, con un móvil y una red”.  

Comentarios

Suso 27/08/2014 14:23 #2
Esta lleno de "Petardas-os" en celo a ver si pillan. Que Narcisos¡¡¡¡¡
uchi 24/08/2014 12:42 #1
que razón tienes.....

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: