Silueta javier hernandez original

Pases de pecho

Javier Hernández

Alfombra Roja

Moreno detail

Alemania... Los alemanes están en nuestra vida cotidiana, en nuestras tertulias, en nuestra economía. Gracias a ellos convivimos con sus obras: los Mercedes, los escarabajos, los pastores (alemanes), sus salchichas, incluso inventaron la cabeza con forma cuadrada.

 

 

Pero Alemania también es música y literatura. Y precisamente en esta última tiene un nombre con mayúsculas (en mi portátil la tecla caps lock): Günter Grass. Desde aquí, desde esta mi humilde página, mi más sincero homenaje a un germánico universal y difícilmente repetible.

 

Pero las pérdidas siempre acarrean tristeza y abatimiento; éste es el caso de nuestra 'entrañable' Belén Esteban. Ella ya no tiene consuelo -me dicen-, ha muerto el hermano de su admirado “Füa Grass”.

 

Y ya que voy de personas distinguidas por su arte y en este caso del espectáculo, otro genio impagable: José Luis Moreno.

 

Aquí permítanme que me arremangue. Creo sinceramente que este país -el nuestro- con todo lo brillante y muchas veces absurdo en nuestro comportamiento, y con todo lo mal que nos hemos portado -con los alemanes también-  no se merece que este hombre nos castigue de nuevo.

 

Estaba yo en mi sillón, en horizontal -el limbo-, con mi cigarrito y en la mano derecha mi mando. Mientras le acariciaba, le puse a ejercer la búsqueda de algunos de los programas típicos del sábado: las tertulias de carácter político y su sanedrín.

 

Pero la mala suerte se alió conmigo; el mando se posicionó en la 1 -la nuestra-. De repente pensé que yo tenía menos años, y que estaba viviendo una pesadilla. Empecé a ver muscleman, siliconadas –parecían sacadas de la cetaria de Berlusconi- , chistes del nivel intelectual de Jaimito. Y dije: ¡horror!, ¡despiértenme! No era un sueño, era él.

 

Me vino el pretérito -qué pereza recordarlo-, aquellos años del Milagro Económico' y, cómo no, su primer violín: Rato. El hombre que consiguió que los albañiles tuvieran un bemeuve (alemán), y hoy no tienen nada.

 

Cómo van a creer en nosotros ellos -los alemanes- si el que cuidaba la alimentación y prosperidad de nuestro gallinero es un zorro.

 

Cómo nos van a creer si otra de las figuras, Rita Barberá, que en los carteles se anuncia como 'Machorro Primero' y en su círculo de amigas la llaman 'Lady Caloret', se mofa ante ellos, sus votantes, desde el balcón de todos.

 

Y esto ya es para “no caer gota”. Su Concejala de Cultura -sí, de Cultura- en la despedida a sus feligreses en una red social comete más de 30 errores gramaticales.

 

Supercheramente, déjanos en paz y nos nos tortures más, muñeca -a José Luis me refiero-.

 

 

Comentarios

Antonio Ferreras 09/05/2015 11:55 #3
Me duele que te metas con Moreno. Otro genio impagable al que sólo se reconocerá cuando no le tengamos. Mucha enviadia es lo que hay en este país
javier 21/04/2015 12:36 #2
gracias.
GdelaNava 20/04/2015 18:36 #1
Atinado y divertido, amigo.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: