Mariaamor silueta original

Palabras para mis inquietudes

María Amor Rodríguez Blázquez

YO ME VOY A PEDIR…

Siempre me encuentro con gente que le gustan muchísimo las Navidades, ir a comprar, estar con la familia, salir, beber, comer, cogerse vacaciones, quien pueda, pero también siempre me encuentro que la mayoría de las personas con las que hablo no les gusta nada la Navidad.

 

Realmente celebramos las Navidades y todos pasamos estos días lo mejor posible, y lo mejor de todo que a todos se nos ablanda el corazón, o nos lo ablandan. No soporto tanto programa en la tele para ayudar a los demás. ¿No lo pasan mal durante todo el año? ¿Por qué tanto en esta época?¿ Es que puede ser que nos sintamos mal con nosotros mismos?¿ de comer en estos días, marisco y carnaza? ¡ SIIIIIIIII! y así si ayudamos a los demás, pasamos estos días mejor, diciéndonos a nosotros mismos, lo bueno que somos. Utilizan nuestros sentimientos a flor piel para conseguir  su objetivo.

 

A parte de todo esto, otra de las cosas que tampoco me gusta en Navidad es tener que establecer lazos obligados, con familiares, amigos y demás, cuando durante todo el año no lo has hecho, y si no  lo has hecho antes será por algo….

 

¡Pero como es Navidad! debo llamar a todo el mundo de mi vida, pero ¿qué es esto? No va conmigo en absoluto. Yo soy muy clara con mis relaciones, quien está en mi vida lo sabe y no necesito hablar con esa persona en esta época, para sentirme bien, lo hago cada vez que me comunico con ella. También y no lo voy a negar, utilizo muy a menudo para mi salud mental la táctica de la avestruz, como la denomino yo, pero esa ya os la contaré otro día.

 

Comer y comer y comer, como en estas fechas nos juntamos con toda la familia, ahorramos para poder cenar como si no hubiésemos cenado en 4 días, y da igual que sea una exageración, no sé por qué en Navidad el estómago no pone límites, y después de estarte a dieta durante los dos últimos meses para bajar dos míseros kilos, de repente te encuentras con cuatro más como regalo de Reyes, aun así pecas con el roscón, ya vendrá la primavera, y me da tiempo a ponerme mona.

 

Y comprar, y comprar y comprar…..compro para decorar mi casa al día, no puedo seguir con este árbol que aunque supuestamente son perennes, al mío cada año se le caen más hojas, hay que estar al día, entonces compro un gran lazo para decorar la puerta de mi casa, y que todo el mundo vea, que yo también celebro la Navidad. 
Otras compras interesantes son las de los Reyes Magos, pero que este año entre el “Viernes negro”, papá Noel, y los Reyes, se me ha complicado la cosa una barbaridad, porque se me han agotado las ideas de qué regalar, pero también mi hucha se ha quedado para hacer telas de araña.

 

Aun no entiendo por qué tiene tanta trascendencia hoy en día Papa Noel, en nuestra época, es decir hace como cuarenta años, no existía Papa Noel, si venía era a veces y te daba un sorpresón con un pequeño detalle, hoy los niños piden para Papa Noel y para los Reyes,¡ jolines con la evolución de la especie, es verdad que se van desarrollando y cada vez más listos! No te dan opción y como hay que seguir la tradición y no se puede confesar nada….pues no queda otra….Papa Noel también viene, y hay que dejar galletas y agua para Rudolf, (no me entra en la cabeza estas americanadas españolizadas ) pero bueno, yo sigo la corriente y punto, no voy a ser yo la que se meta con Papa Noel, a ver si no se porta bien conmigo el próximo año.

 

En definitiva, aunque me queje mucho, es una época del año, en la que se valora mucho más lo que uno tiene y sobre todo a las personas que tienes al lado, se echa de menos a las personas que faltan y se recibe a las nuevas con alegría y esperanza. No es una época del año que elegiría, pero la vivo como si lo hubiese hecho.

 

Espero que se hayan portado bien Reyes con vosotros.

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: