Mariaamor silueta original

Palabras para mis inquietudes

María Amor Rodríguez Blázquez

No soy asistenta, ¡soy trabajadora social!

Hoy he decidido con mi palabras defender la figura de los profesionales del trabajo social.

 

Todo comienza cuando al despacho  llegó una familia un poco desorientada, y me empiezan a contar que su asistenta les ha dicho que tienen que hacer unos papeles u otros, y que realmente su asistenta les ha pedido alguna documentación.

 

Cuando me pongo a pensar, me surge una duda, ¿por qué querrá su asistenta ningún papel? ¿Los necesitará para hacer su trabajo en la casa?¿para limpiar los cristales? me hago estas preguntas, aun sabiendo la respuesta, ellos me están hablando de su asistente social, o trabajadora social, ¡no de su asistenta!

 

Es muy habitual que a los trabajadores sociales nos llamen asistentes sociales, antes era nuestro nombre, también nos llaman “asistentas” si es en femenino y por si queda alguna duda, esa palabra está mal utilizada, los trabajadores sociales luchamos como podemos para que no se de esta confusión, se va corrigiendo poco a poco.

 

Es un trabajo difícil y duro, porque mucha de la gente no conoce qué es lo que hacemos, por ejemplo, en otro caso que me encontré me decían que su asistenta social cuidaba de su padre dependiente, mis ojos se pusieron como platos. ¿Qué me está diciendo? ¿Se lo lleva al despacho? No, no, ella va le limpia la casa, le deja hecha la comida, Ah... un auxiliar a domicilio…

 

Los trabajadores sociales, antes asistentes sociales, somos profesionales, que tenemos una diplomatura o grado, igual que los abogados, enfermeras, profesores, etc..nuestra elección por querer ser trabajadores sociales, sobre todo va encaminada a querer ayudar a los demás dentro de una manera formal, según las leyes y las normas establecidas y realizando nuestro trabajo en diversos áreas, por zonas para atender al público, dando información, orientación y asesoramiento, sobre ayudas, recursos, pensiones y derivando si es necesario a otros servicios.

 

También hay trabajadores sociales para trabajar con los menores, en la escuela, para adopciones, acogidas, para mujeres, para violencia de género, para discapacidad, y ahora está surgiendo el trabajo social privado. Podría continuar mucho más, pero en general para ayudar a todas las personas en exclusión social, solo estoy poniendo algunos ejemplos, pero cada vez es mayor el número que podemos encontrar de trabajadores sociales.


Es importante conocer el desbordamiento de trabajo que muchos de mis compañeros tienen en su puesto de trabajo en la Administración Publica, a veces sus ratios, es decir, el número de personas o casos que deben atender es triplicado por el que están atendiendo, la falta de recursos económicos de las Administraciones y la falta de conocimiento de las funciones del trabajador social hacen que sea difícil tener calidad en el trabajo que realizamos.

 

Desde que comencé a conocer el mundo de lo social en Ávila quise tener un despacho privado donde pudiese dar la opción a personas de contratar el servicio de un trabajador social y así el cliente cuente con el apoyo o la intervención necesaria a nivel privado y la tranquilidad de poder preguntar, de estar informado, de realizar gestiones sin ningún problema de entendimiento y con un profesional especializado orientando todos los pasos que se realizan o si fuese necesario realizando el profesional todo el proceso.

 

Otra manera de conocernos, y esta es muy común, es cuando te dicen, ¿en qué trabajas? Y dices, soy trabajador social, ¿Eh? Si, asistente social, Y te contestan…. ¡Ah, si!, los que quitáis a los niños, el otro día vi una peli de antena 3, que salía una… ¡no me lo puedo creer! ¡Soy una quitaniños! ¡Y no lo sabía! ¡ Ese tema me lo salte en la carrera, “como ser un buen quitaniños”.

 

En fin, solo quería que la gente supiese que los trabajadores sociales somos personas formadas, con ganas de ayudar, con conocimientos para apoyar, informar, orientar, asesorar, intervenir en cualquier situación siempre que sea en beneficio de la persona o de la sociedad, que nuestro objetivo último es que las personas puedan desarrollar sus propias capacidades para resolver problemas o situaciones y prevenir otras.

 

Y que también se tuviese claro que los trabajadores sociales desarrollamos nuestro trabajo a cambio de un salario, que es nuestra profesión, que es una elección personal muy particular querer dedicar tu vida a ayudar a los demás, como puede ser un médico, un psicólogo, pero siempre a cambio de un salario.

 

Si estás interesado en trabajo social privado, puedes encontrar toda la información en www.gabinetetrabajosocialavila.es, tfno: 636363550

 

Maria Amor Rodríguez Blázquez

Una orgullosa Trabajadora Social

Comentarios

Maria 21/04/2015 10:42 #6
¿Se puede explicar mejor?. Dificilmente. Mi enhorabuena.
carlota 18/04/2015 22:11 #5
esta semana me ha parecido fenomenal pues me informado bien de lo que es una trabajadora social yo tenia ciertas dudas gracias por tus palabras y tus explicaciones

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: