Mariaamor silueta original

Palabras para mis inquietudes

María Amor Rodríguez Blázquez

ADOLESCENTES Y PADRES

Resulta frecuente encontrar padres que no entienden  que puede estar pasando a su hijo o hija en ese período a partir de los 12 o 13 años cuando de repente, éste, pierde interés por estar con la familia, ya no cuenta sus cosas, ni sus vivencias, y comienza a mostrar su desacuerdo con los valores que le hemos ido enseñando hasta ese momento.

 

En estos periodos el adolescente necesita buscar su propia identidad y su propio sitio entre el grupo de iguales. Los padres pasan a ser secundarios, sus referentes cambian totalmente y los padres nos encontramos con este gran desasosiego, pensando que es lo que no han hecho bien.

 

La adolescencia es un momento de cambios importantes, hay que comprender las características y procesos que se producen tanto a nivel biológico como psicológico y social.

 

Los padres necesitamos conocer estos cambios y entenderlos para acompañar de la manera más adecuada a nuestros hijos en esta fase.

 

CAMBIOS BIOLÓGICOS

La adolescencia comienza en la pubertad, alrededor de los 12 años y termina con la pubertad con los 18,19 años. Se trata de la etapa en la que se alcanza la madurez sexual.

 

En esta etapa las hormonas están a flor de piel, y hacen que los estados de ánimo del adolescente estén descontrolados y que su crecimiento físico y sus cambios corporales se aceleren.

 

 A nivel neurológico el cerebro de los adolescentes sigue creciendo. Hasta la pubertad las neuronas aumentan sus conexiones, como árboles que tienen cada vez más raíces y ramas.

 

La explosión hormonal, afecta directamente al control de emociones y en muchas ocasiones los lóbulos frontales no están suficientemente maduros para reprimir estos impulsos, explicando así la impulsividad ocasional, conductas de riesgo, desafiantes, etc…

 

De esta forma, parte de ciertas conductas que preocupan a los padres podría tener su justificación en factores biológicos, sin tener que preocuparnos de más.

 

CAMBIOS PSICOLÓGICOS

Los adolescentes en su desarrollo comienzan a ser capaces de reflexionar de sus pensamientos, de los pensamientos de los demás y comienzan a imaginar que lo que pueden pensar los demás de ellos, aparece con frecuencia la suposición de que todo el mundo le observa constantemente.


A medida que maduran muchos adolescentes piensan sobre lo que es posible en cuanto a lo ideal y comparan este ideal con la sociedad, con sus padres e, incluso, con ellos mismos.
Durante los primeros años de la adolescencia, la capacidad de razonar se centra en uno mismo. Muchos adolescentes pueden pensar que sus experiencias personales son únicas y que sus padres u otras personas no las entenderán.

 

 Uno de los aspectos psicológicos que merece especial atención en la adolescencia es el desarrollo de la identidad o del concepto de sí mismo.

 

En la adolescencia, el desafío fundamental implica lograr una identidad coherente, es decir, un conjunto de aspiraciones y percepciones estables sobre sí mismo.

 

CAMBIOS SOCIALES

En este ámbito el adolescente se enfrenta a la adopción de nuevos papeles sociales y expectativas.

 

El chico o la chica pasan a pertenecer a una categoría social “la adolescencia” que implica un conjunto de conductas totalmente diferentes a las que identificaban como niños. De esta manera, cuando un joven  “deja de ser un niño”, se espera de él o ella que sea más responsable, más independiente y que, con el tiempo, sepa hacer elecciones.

 

La confrontación del adolescente con el mundo adulto tiene su primer paso en la familia. Si los padres no adaptan su relación a los cambios ocurridos en sus hijos, es posible que se encuentren posturas de rechazo. Todo dependerá de las relaciones que se mantuviesen anteriormente y las formadas en la adolescencia. Pero la confrontación con el mundo adulto del adolescente se produce también en un plano más próximo: la familia. Si los padres no saben adaptar su relación a los cambios ocurridos en sus hijos adolescentes, es posible que éstos mantengan ante ellos posturas de enfrentamiento y rechazo.

 

Pero, sin duda, las relaciones sociales que los adolescentes idealizarán son las de los amigos, en la niñez la familia es la relación más importante, en la adolescencia su relación más importante son los amigos.

 

Los padres, la familia, tiene que saber y conocer este cambio de prioridades, y saber manejar las situaciones con este conocimiento. Sin dar más importancia de lo que es, una fase de la vida, que todos hemos vivido.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: