Perfil sanclucar original

Palabras de Poeta

Guillermo De MIguel Amieva

EL BAUTIZO DE RODRIGO RATO.

~~
Rodrigo Rato ha sido detenido y todo el mundo sabemos cómo ha sido. He estado pensando en la imagen totalmente impactante de la mano del policía sobre la cabeza del político introduciéndolo en el vehículo policial. En un principio consideré que era un gesto innecesario, pero me he despertado viendo las cosas con claridad. Es un símbolo necesario.

 

Bastante es que a un detenido se le permita salir de su casa sin esposas como para que también se le deje entrar en un coche de policía como si entrara en un taxi. Esa mano forzando a Rato puede responder, a lo mejor, a un acto reflejo del policía. Pero yo creo que incluso respondiendo a un mero instinto, o siendo un acto deliberado del policía, subraya simbólicamente que Rato tiene la condición de detenido y tal cosa se hace necesaria. Es su bautismo iniciático y la tabla rasa de su igualdad con todos los detenidos del mundo. ¿Merecería acaso otra distinción mejor que la de entrar sin ese bautismo de mano policial leve aunque de simbólica trascendencia? “Yo soy un inspector de policía y para que te acuerdes de mí toma”. La vida se construye desde el simbolismo. Mucho más en los momentos trascendentes.

 

Los símbolos dejan la huella indeleble de lo que somos. De cara a los demás y de cara a nosotros mismos. La presión de esa mano sobre la cabeza de Rato obligando a que se agache, deviene rito iniciático que le confiere, por sí él no era consciente todavía, la condición de detenido. Si el policía le hubiera permitido entrar sin más, él jamás hubiera percibido esa su nueva condición con respecto a la que deberá reflexionar, y nosotros, por nuestra parte, podríamos haber percibido un trato de inmerecido privilegio.

 

El día de mi iniciación en la masonería,  y tal y como mandan los cánones del rito escocés antiguo y aceptado, tuve que agacharme por debajo de un obstáculo que me impedía franquear andando la puerta de entrada al templo. Era la invitación a la humildad, la cual me brindó el maestro experto de la logia. Podía haber dicho que no, pero hubiera tenido que regresar al mundo profano. Rato tiene la desdicha de que quiere regresar al mundo libre, lo cual implica un proceso judicial, pero, sin embargo, ha sido iniciado a la fuerza en la Orden mistérica de todos los detenidos que en el mundo han sido. La mano sobre su cabeza deviene símbolo del inicio y la sugerencia de que, a partir de ahora, debe ser humilde. Le cubre la presunción de inocencia, ciertamente, pero el orgullo y el privilegio están de más.

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: