Susana perez original

Ocio y negocio

Susana Pérez

“Una de Meneás”

Una de las cosas que más me gusta hacer un fin de semana es ir de pinchos por Salamanca; eso de entrar en un bar y antes de que el camarero nos diga qué queremos tomar, dedicarme un par de minutos a hacer una inspección de todos los pinchos de la barra… ¡es lo mejor!

La verdad es que tienes para todos los gustos, desde las tapas tradicionales a las más elaboradas, sin olvidar toda la plancha (panceta, morun sepia, costillas…) y ¡mucho más! Vamos que te tomas tres pinchos y prácticamente has comido.

 

No me enrollo más y voy a ir al grano, bueno a la tapa.

 

“Patatas Meneás”: Riquísimas, sencillas, sabrosas, típicas de Salamanca (y de Ávila y Norte de Extremadura). Si no eres de aquí una tapa que no puedes dejar de pedir si vienes de visita a la ciudad!

 

Este plato parece ser que empezó a ser elaborado hace mucho tiempo por los pastores. La razón estaba clara; en esta época había mucha hambre y la patata era muy sencilla de conseguir, así que a un pastor (yo diría un genio) se le ocurrió la idea y aquí seguimos todos adorando esta receta y haciéndola como antaño.

 

Así que te propongo hagas este plato que además de sencillísimo de preparar, los ingredientes utilizados son totalmente asequibles y vas a quedar de diez.

 

Ahí va:

 

Receta de Patatas Meneás (como yo las hago)

 

Ingredientes:

 

1 Kilo de patatas.

 

200 gramos de panceta adobada (mejor ibérica).

 

Media cebolla.

 

Medio pimiento rojo.

 

Un tomate.

 

6 dientes de ajo.

 

1 hoja de laurel.

 

1 cucharada sopera de pimentón dulce (de la Vera).

 

1 cucharadita de pimentón picante.

 

4 cucharas soperas de aceite de oliva virgen extra (siempre).

 

Sal.

 

Preparación:

 

Pelamos las patatas, las lavamos y las cortamos a “chasquidos” (empiezas a partir la patata con el cuchillo y acabas arrancando el resto del trozo).

 

En una cacerola se pone a  hervir agua junto con las patatas, el pimiento rojo, la cebolla, la hoja de laurel, un chorrito de aceite y un poco de sal.

 

Se cuecen las patatas hasta que al pincharlas comprobemos que están bien cocidas.

 

Una vez cocidas las patatas se escurren, se retiran a una fuente (sin la hoja de laurel ni las verduras, solamente las patatas) y se machacan con un tenedor.

 

Reserva un poco de agua de la cocción para después.

 

Mientras se cuecen las patatas puedes freír la panceta: En una sartén se pone el aceite de oliva (yo he utilizado una sartén tipo wok porque es muy cómoda para hacer este plato).

 

Cuando el aceite esté caliente se añade la panceta cortada en tacos pequeños. Se baja el fuego y se deja que la panceta se haga lentamente hasta que esté crujiente.

 

Se saca la panceta de la sartén, se escurre y se reserva en un plato con papel absorbente.

 

En la misma sartén (que ahora además tiene la grasa que ha soltado la panceta), se ponen a dorar los dientes de ajo. Justo cuando empiecen a dorarse los ajos añadimos el pimentón dulce y picante y no dejamos de mover unos segundos (cuidado no se queme el pimentón que el sabor cambia totalmente!)

 

Acto seguido añadimos las patatas y con una cuchara de palo seguimos machacando y mezclando todo hasta conseguir un puré.

 

Si queda muy espeso puedes añadir un poco del caldo que has reservado de la cocción de las patatas.

 

Para presentarlo, se pone en una fuente con los torreznos pinchados.

 

Un plato sencillo que puedes poner como aperitivo, como guarnición o como primer plato.

 

Sencillo pero con unas cuaaantas calorías. Si estás a dieta cómelo con moderación…

 

Te invito a que las prepares cuando tengas invitados, éxito seguro.

 

Mientras tanto las puedes comer en ¡casi todos los bares de Salamanca!

 

Siento tener que irme, un plato de “Meneás” me espera.

 

(Si te gusta el blog, no dejes de pinchar en ME GUSTA FACEBOOK, ¡gracias!)

 

www.salamancaconventionbureau.com

 

congresos@turismodesalamanca.com

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: