Delabarrera1 original

Mundial se escribe con 'Ñ'

Rubén de la Barrera
La opinión de Rubén de la Barrera sobre el Mundial de Fútbol de Brasil 2014

'Hijos del posteriori'

Holanda espana detail

Tras el pitido final, unos optaron seguramente por remontarse a Sudáfrica, más concretamente a nuestro primer duelo ante Suiza; otros por el contrario, por sacudir todo lo relacionado con lo que esta nuestra selección ha generado no sólo en nosotros, sino en el planeta fútbol, en el que hasta día de hoy, todos quieren ser, o cuanto menos, parecerse a España.

Sólo el tránsito de nuestra selección por Brasil, cerrará nuestra boca o bien, supondrá el estímulo definitivo para proseguir y reforzar esa nueva tendencia instaurada: la de 'una vez visto, todos somos listos'.

 

Por parte española, sentíamos necesidad de recoger el resultado de las mezclas promovidas por Del Bosque, fruto de la alineación. Si uno o dos por delante de la defensa, las características de los jugadores más exteriores, si Costa, Torres, Villa o ninguno, etc.

 

En el combinado holandés destaca un Louis Van Gaal hasta hace no mucho, vilipendiado, eso si, reforzado y defendido por el gremio de entrenadores, ante un país que abogaba por no romper con su esencia. Una esencia supuestamente vinculada a unos números, (4/3/3), y no a un sustrato cultural perdido con el anterior seleccionador. No con el actual.

 

Sumergidos en el partido, si lo fragmentamos, podríamos caer en el falso error de creer que hemos sido mejores en los primeros 30 minutos. Sólo las conexiones interválicas por el interior con Xavi e Iniesta de protagonistas, más, la capacidad de Costa para generar movimientos que lo benefician a él, consiguen permitirnos crecer en contextos para nada ventajosos.

 

La no consecución de ventajas en el inicio, el emparejamiento de pares en la segunda línea y, el hecho de que ellos defendiendo con 5 jugadores en su línea más retrasada, se les facilita conductas ya que, nosotros, sólo tenemos un jugador fijándola, permitiendo el cortocircuito en aquellos espacios donde nosotros deberíamos habernos impuestos.

 

Conseguimos que cedan jugadores en este caso centrales, a defender espacios intermedios, sin amenazar su espalda. Su última línea no se sentía amenazada. La nuestra en cambio, desfigurada conceptualmente.

 

Cuando ellos eran poseedores, el no ajustar sobre recepciones de carrileros, especialmente Blind, permitían la manifestación de aquello que tanto Robben como Van Persie hacen estupendamente: atacar espacios en profundidad. En contraataque, las conexiones desde Sneijder, letales.  

 

Esto no hizo más que comenzar, la primera final eso sí, llega antes de tiempo, pero, lo que está claro, es que si alguien puede agarrarse a un preciado tesoro como son los argumentos procedentes del juego, esa es España. A eso le añadimos que la energía necesaria para terminar de enchufarse, llegará por el afán de revancha. Y estos señores no fallan.

Comentarios

Luis 15/06/2014 18:24 #1
pues claro que sí! hay que confiar en VDB y en España!

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: