Loreto original

Maternando

Loreto Cibanal
Método Estivill

Parto respetado

Hace varias semanas que no escribo en este espacio y la última vez fue muy breve y con motivo del día de la violencia de género, día elegido este año para concienciar de la violencia obstétrica. Espero volver a retomar la periodicidad de mis posts a partir de ahora.

Por los comentarios de algunos de los lectores parece que confunden mi opinión y conocimiento del mecanismo fisiológico del parto y puerperio con algún tipo de fundamentalismo que creo que no practico, así que voy a intentar dejar bien clara en esta ocasión mi postura acerca del parto respetado.

 

Lo que se entiende por parto respetado es aquel en el que se facilitan las condiciones para que el nacimiento se produzca de la forma más fisiológica posible, es decir aquel en el que la intervención externa es mínima o nula. Tras miles de años de evolución sin hospitales y sin ginecólogos está sobradamente probado que somos capaces de parir incluso en soledad, como cualquier otro mamífero y como algunas mujeres que viven en sociedades menos evolucionadas siguen haciendo hoy en día y por desgracia también algunas adolescentes que ocultan su embarazo a su entorno por miedo a lo que todas manifiestan “Mi padre me mata”.

 

¿Es necesario que nuestros hijos nazcan en esas condiciones primitivas para que el parto sea respetado? ¡¡¡No!!! y bajo mi punto de vista hay que preservar sobre cualquier otra cosa la seguridad de madre e hijo y cualquier nacimiento en esta parte privilegiada del mundo debería tener la cobertura sanitaria necesaria para que no corran peligro la vida de ninguno de ellos. Por eso los partos domiciliarios se llevan a cabo generalmente con la intervención de una matrona y una doula y en algunos equipos de parto en casa también asisten un pediatra y un ginecólogo, y siempre se exigen unas condiciones de seguridad mínimas como por ejemplo que el traslado al hospital más cercano no supere una distancia determinada etc., no hay que olvidar que los partos domiciliarios generalmente están asistidos por profesionales.

 

De hecho, y según recientes estudios estadísticos hay menos mortandad perinatal en los partos domiciliarios que en los hospitalarios: http://www.abc.es/local-comunidad-valenciana/20121116/abci-casa-igual-seguro-hospital-201211161153.html#.UOyOtXJObv8.facebook

 

¿Cuáles son las condiciones que una mujer necesita para que el parto fluya sin interferencias?

Aquellas que permitan que la dinámica hormonal que tiene lugar en el parto sea la normal, la natural, en un post antiguo hablaba de ello por si alguien quiere recordarlo o leerlo por primera vez: http://www.tribunasalamanca.com/blogs/maternando/posts/hormonas-y-nacimiento

 

Las condiciones ambientales que facilitan este ciclo hormonal son aquellas que a la mujer le permitan estar lo más tranquila y segura posible: que la luz sea tenue, que la mujer pueda moverse y facilitar el descenso por el canal de parto, que el lugar y el personal le sean lo más conocidos posible, etc.

 

¿Esto quiere decir que todas las mujeres deben dar a luz del mismo modo?  No, pero al igual que la asistencia sanitaria pública facilita una analgesia o anestesia epidural que es objetivamente innecesaria e incluso dificulta el parto, se deberían facilitar otras condiciones o medios para que esas otras mujeres que desean parir sin intervenciones innecesarias (enema, oxitocina sintética, monitorización continua, rasuración, episiotomía, etc.) puedan hacerlo sin tener que pagar una cantidad bastante elevada para poder hacerlo en hospitales privados que respetan estas condiciones como el Hospital Acuario o con profesionales de parto domiciliario.

 

En resumen, independientemente de lo que habitualmente se entiende por parto respetado para mí respetar en el momento del parto va más allá de realizar el parto de forma fisiológica y natural, sino respetar la forma en que cada mujer quiera realizarlo aunque sea intervenido. No todas las mujeres están preparadas para poder realizar una maternidad consciente y un parto natural en el momento que les llega y por desgracia la mayoría desconocen el mecanismo fisiológico y emocional que rodea al mágico momento del nacimiento.

 

Mi intención con este humilde blog siempre ha sido difundir las bondades de la maternidad consciente y la crianza con apego sin tratar de imponerla ni atacar a quienes deciden hacerlo de otro modo, siendo consciente de que radicalizar cualquier postura es un error y que enjuiciar las opiniones ajenas siempre es más fácil que entresacar las ideas o mensajes positivos que siempre, siempre se pueden obtener de todas las opiniones por lejanas que sean de las propias.

Comentarios

MªFelisa 15/01/2013 14:09 #2
El mayor problema es confundir un parto respetado o el apego con fundamentalismos. No hace falta ser extremista para estar deacuerdo con una opinión. Y creo que eso es lo que tu tratas de acercarnos, abrir nuestras mentes mucho más allá de los estereotipos de nuestra sociedad. Está claro que en ciertos momentos algo como una cesárea puede ser ne-cesaria, pero en otras muchas es completamente inne-cesaria. Esa es la diferencia en un parto respetado, se respetan los ritmos, pero siempre con personal cualíficado a nuestro lado para velar por nuestra salud y seguridad y principalmente la de nuestro hijo.
Anonimo 15/01/2013 13:14 #1
AMÉN

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: