Luna azul original

Lunes en la Luna

Nuria Herrera

Ávila se mueve o ya están los almendros en flor

Dsc01867baja detail

Noveno día creciente de la luna del hambre

Sí. El trayecto hasta Cebreros lo desvela. Ya están los almendros en flor. Así de simple y de bonito, de repente el rosablanco en mitad de la montaña, montañas que nos recuerdan los pulsos de la tierra, su poder y su prestancia a nosotros, la raza humana.

 

Va llegando la primavera, ya se nota en el frío y en el sol, que ya no es de alto invierno. 

Me lo desmienten continuamente los lugareños acostumbrados al largo invierno, pero yo, sólo puedo decir lo que me dice el sol.

 

Va llegando el nacimiento y la resurreción.

 

Las pocas horas de sueño aprovechan para descansar en esta vista. Mirar así es dormir un poco más. La tierra en su manifestación, las carreteras estrechas, serpientes de asfalto, aún existen, encontrarse con otro coche de frente es prudenciarse, viajar en coche es recortar a motor la montaña. 

 

 

Vamos al carnaval. Ellos a tocar y yo a grabarlo todo. Somos una caravana de circo en realidad y cuando lleguemos al siguiente pueblo abriremos los carruajes y haremos nuestro último número.

 

Es la segunda vez en esta casa que se habla de Yembalé y eso está muy bien, porque se lo merecen. No hacen por merecer, por eso merecimientos caen, lo que hacen es tocar y amar.

 

Con las manos, al ritmo madre.

 

La percusión repercute percutiendo en el único órgano percutivo de nuestro organismo. BomBom. Ahí se te agarra, así que luego mueve todo el cuerpo.

 

Van asomando los retoños, van viniendo.

 

Todo ha de volver al verde otra vez.

 

Todo está en el aire. Todo lo cogemos del aire.

 

Las ideas por ejemplo. Sin duda, los pensamientos.

 

 

Cómo agradezco esta pureza de oxígeno, por todo lo que traelleva.

 

***

 

Ávila se mueve, ¿no lo sabías?

Murallas incluídas, están aprendiendo a ser transparentes cuando  toca serlo.

Está acordándose del calor interior y aprovecha la disposición planetaria para abrir-se.

Que no se puede decir más eso de que aquí no pasa nada. Que no se debe, y que sí que pasa. Mucha sorpresa me ha dado a mí personalmente lo que pasa.

 

Hay un exceso de humildad, siempre digo. He tenido que volver para verlo.

Es por la religión, tanta. Y por el frío.

 

Pero hay gente haciendo cosas, se mueve el brote que anuncia la primavera.

 

En Kamelot, el Colectivo de Músicos, está entre otras cosas, colectivando la música para todos, todos los viernes noche.

 

El sábado que viene, abrimos de nuevo micro y corazón para que no sea por cuestión de escenario

ese tálamo ceremonial

ese frente a frente

que se necesita para el enmedio de lo más sagrado de los seres.

 

Pronto  más.

Hoy, retoño que asoma, brotecito verde.

Comentarios

Nuria 23/02/2013 00:44 #2
bonito verte por aquí! :)
Trapis 22/02/2013 19:02 #1
Ni todos los almendros estan al sur ni toda la misica esta en el centro, solo si te alejas y miras las cosas con perspectiva podras ver lo que tienes a tu alrededor.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: