Eu original

La mano invisible

Frederico de Sousa

El hundimiento de Lusitania

Ya me gustaría dedicar este blog al hundimiento del barco “Lusitania” en 1915, pero desgraciadamente me refiero al hundimiento de nuestros vecinos.

 

Hace algunos días la publicación americana The Atlantic ya afirmaba que Portugal había tenido una de las catástrofes más tranquilas de la que se tiene memoria, curiosa expresión. Puede ser que esto mude, quizás sea lo que hace falta.

 

Estas últimas semanas Portugal ha sufrido una huelga general, la salida del ministro de finanzas y un amago de dimisión de Paulo Portas, líder de partido de coligación del gobierno, el conservador CDS-PP que ha llevado a una caída en los mercados financieros de un 6%, se hablan de pérdidas de unos 3.000 millones de euros. Todo apunta  a un segundo rescate, y una transformación en una segunda Grecia.

 

Algunos inconscientes piden elecciones anticipadas, que podía llevar al desastre, pues hablamos de un país sin gobierno durante por lo menos  unos 6 meses, con los presupuestos en abierto hasta octubre y sin poder rendir cuentas a la TROIKA. En fin, hay que estar un poco perdido para pedir esta solución.

 

Todo ello gracias a la ineficaz del ejecutivo de tomar las decisiones que tienen que tomar para reducir el déficit del estado, muy a semejanza de lo que pasa en España.  En vez de reducir los gastos de la administración, han apostado por el aumento de impuestos. ¿Os suena esta estrategia presupuestaria? Pues aparte de ineficaz, de un hundimiento estrepitoso de la economía y consumo, aumento del paro, corrupción, etc., no se consigue los objetivos propuesto por la TROIKA, gastar menos de los que se gana.

 

Es interesante echar un vistazo a todo lo que está pasando en Portugal, pues muchos en España señalan que el modelo autonómico es el causante de los problemas existentes, y en Portugal, es un estado centralizado, y no consiguen, no se atreven a reducir un déficit de unos 10.000 millones, de hecho no se ponen de acuerdo para una reducción inmediata de 4.700 millones, menos de la mitad de lo necesario. Con un PIB de 165.000 millones de euros, no creo que un objetivo de gasto público anual de 70.000 millones sea una catástrofe  desde un punto de vista social.

 

Claro, lo que no se habla, y es curioso que la TROIKA ya detecto y aviso al gobierno portugués, en el primer memorándum ya hace dos años,  de la necesidad de rever determinados contratos del estado con empresas privadas y que claramente perjudican al conjunto de los portugueses. 

 

Por desgracia, ambos países tienen mucho en común, una clase política estéril, que atiende a intereses que van en contra de los que menos tienen, favoreciendo grandes grupos empresariales. Los indicadores de corrupción en Portugal es alarmante, por eso me sorprende que Draghi diga que Portugal está en manos seguras.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: