Inda jaus original

La cuarentena

Inda Jaus
Blog de Inda Jaus

Querido ministro

Vivimos estos tiempos en los que nos hemos habituado a palabras como “recortes”, “copago”, “ajuste”… Son sólo palabras hasta que nos dan de pleno en toda la cartera. O en la salud. O en la educación de nuestros hijos. Es en ese momento cuando miras fijamente al Ministro de Economía de turno, ese cuyo tono de pijo de universidad del Opus contrasta sobremanera con su aspecto de pastor de los Monegros (vaya esto con todo el respeto para los pastores de los Monegros, faltaría más). Y piensa una… ¿de verdad, de verdad, no teníamos nada mejor?
En el Sr. Guindós todo resulta sospechoso: para empezar, no se titula en una universidad normal, ni siquiera en una de esas que llevan la bendición de Su Santidad. No. Se licencia como economista en una institución de esas opacas que no tienen ni entrada en Wikipedia. A partir de ahí emprende un carrerón formando parte de consejos de administración e, incluso dirigiendo empresas y sociedades más o menos conocidas por su rentabilidad y éxito financiero. Por poner un par de ejemplos, ahí van Lehman Brothers y el Banco Mare Nostrum. El caso Lehman Brothers es de sobra conocido, ya que su quiebra se sitúa en el inicio de la debacle financiera. Fue el primer caso en el que los ciudadanos fuimos conscientes de que cuando un banco quiebra, no sólo se lleva nuestra pasta, si no que la sangría no ha hecho más que empezar. Eso sí: también hemos aprendido que cuanto más arruinado está un banco, mayores son los salarios, primas y beneficios de los mangantes que lo han puesto en esa situación. Supongo que es para compensarles por el disgusto, claro. Supongo.

Eso en lo que se refiere a Lehman Brothers. El Banco Mare Nostrum es el resultado de la fusión de Cajamurcia, Caixa Penedès, Caja Granada y Sa Nostra. Toma, Jeroma. A que os suenan todas, ¿eh? En este caso no se pensaron ni el nombre de la criatura, que es molón, pero que pertenece desde hace años a una compañía aseguradora que ya les ha puesto el correspondiente pleito. Supongo que los pleitos los pagan con la calderilla que les sobra de repartirse primas, salarios y pensiones vitalicias a los que dirigen estos manicomios financieros. Si será bonita la situación de este banco, que se planteó no hace tanto su integración en Caja España-Caja Duero (entidades de reconocida “solvencia”), y no resultó viable… por el agujero que presentaba el banco en cuestión. Cómo sería la cosa de guapa, “send eggs” (dicho por Fede Trillo desde EE.UU.)

Y así, “con los deberes cumplidos”, el Sr. Guindós se convierte en ideólogo financiero de FAES, ese trampolín imprescindible para aterrizar en un gobierno del PP. Me imagino las meriendillas en FAES, los sábados, después del rezo del rosario, ahí, todos iluminados y soltando perlas que, además, les acaban publicando: Guindós por aquí, Wert por allá, Aznar saludando cual abeja reina… Y así, lamiendo acá y libando allá, es como estos personajes acaban de ministros. Se ve que no les quedaban disponibles amas de casa con la sesera bien puesta y los números en la cabeza y que llevan toda la vida demostrando que, incluso con menos, se puede más.

Propongo que los ministros empiecen a pasar a la Historia como los reyes, por sus motes: el Cruel, el Hechizado… Para Guindós sugiero tomar prestado el del amigo Vlad “el Empalador”. Sí. Ya veréis qué bien. Al parecer, la foto que ilustra esta entrada se trata, simplemente, de una broma. Qué se le va a hacer…

inda.jaus.tribu@gmail.com

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: