Inda jaus original

La cuarentena

Inda Jaus
Blog de Inda Jaus

1 de diciembre

No soy yo muy de “días mundiales”, pero este es de los que me conmueve. El SIDA sigue siendo una canallada que afecta a millones de personas, pero hemos aprendido a combatirlo sin crispación. Hemos recuperado la esperanza. Queda mucho por hacer, pero ya no nos paraliza el miedo.

Recuerdo cuando mi amigo V. me lo dijo: “Inda… es cierto lo que te han dicho. Tengo VIH. Ya he tenido dos enfermedades oportunistas. Es lo que hay”. Sentí como si me arrancaran las tripas. Boqueaba, me faltaba el aire. Intentaba disimular, pero era imposible. V. no era gay. Tonteó con el caballo, pero muchos años atrás. Aquello tenía que ser una broma de mal gusto. Pero no.

Cuando lo reflexiono ahora, esta enfermedad demoledora, sobre todo, para el aparato social de las personas que la padecen, fue diagnosticada además con una crueldad verdaderamente insólita. ¿Quién no recuerda la sentencia firme que decía “le quedan cuatro años de vida”? Aquella actitud se llevó por delante a mucha gente a finales de los 80. Si te ponen fecha de caducidad te revientan el alma. Te quitan lo que puedas tener que perder. Te gripan el motor. A mi amigo V. se lo hicieron: le dieron cuatro años… Sobrevivió 23 y falleció por otras causas. Demencial. 23 años de no hacer planes porque todo podía terminarse mañana. Es espeluznante el daño que se hizo en su día.

Y el origen verdadero de tanto dolor ha estado en el miedo. Miedo a que se sepa, a sufrir, a tocarse… Miedo a nuestra agenda personal, a las noticias… Miedo a quien se acuesta a tu lado… En el fondo, miedo a ser libres.

Está en nuestras manos decidir si esto se acabó. La asignatura pendiente es África; pero se me ocurren otros mil asuntos en los que lo es. En nuestro primer y desarrollado mundo, el VIH está a las puertas de considerarse una enfermedad crónica, y quienes la padecen merecen tanto respeto como diabéticos o miopes.

Hoy celebro un “día mundial”, sí. El de la esperanza.

inda.jaus.tribu@gmail.com

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: