Antonio moreno original

La anomalía

Antonio Moreno
Lo que no podemos permitir

Participación democrática y democracia devaluada

Forgespolitica15022014 detail

O de cómo lo que parecen ser buenas prácticas políticas pasan a convertirse en lo contrario. 

Tal podría ser el encabezado de esta nota para dar cuenta de lo ocurrido la semana pasada con las distintas reuniones mantenidas por el Alcalde de Salamanca con ciudadanos y vecinos de la Avda. de los Comuneros respecto al proyectado aparcamiento subterráneo en esa calle.

 

Tras el fracaso imprevisto de la primera presentación del proyecto el 22 de enero en el Espacio Joven por parte de los concejales de fomento, comercio, policía y tráfico y su equipo técnico por el rechazo generalizado de los asistentes, y tras las posteriores reuniones de los vecinos con el grupo municipal socialista (frustrada, por negarse el uso del gimnasio del IES Martínez Uribarri para una convocatoria “política”, que se dice pronto) y de una sectorial de los comerciantes con AESCO, el asunto pasó a ser cosa del Alcalde, en una cuidada estrategia de asumir personalmente el empeño y ser él quien se reuniese y explicase a los vecinos las ventajas y bondades del aparcamiento proyectado.

 

El precedente de Gamonal estaba demasiado reciente para que la construcción de un aparcamiento se hiciese sin el conocimiento de los ciudadanos y se hacía necesaria una presentación pública y convenientemente publicitada a los vecinos interesados y afectados. De ahí que, tras la sorpresa del rechazo inicial de los vecinos, el asunto pasara a ser cosa del primer espada.

 

Hasta aquí nada que objetar. Incluso se podría aplaudir la iniciativa y la resolución del Alcalde: Se abría de esta forma el Ayuntamiento, que no deja ser la casa de todos, para que los vecinos pudieran conocer de primera mano el proyecto, expresar sus dudas, sus objeciones y también su rechazo y sus alternativas. Parecía abrirse un espacio y una posibilidad de participación democrática hasta ahora inaudito en este Ayuntamiento y con el PP en el equipo de gobierno.

 

Pero algo debería haber levantado las sospechas de los convocados cuando descubrieron que el Alcalde los recibía, sí, pero no de forma conjunta, sino sectorialmente. Y las sospechas se vieron confirmadas ya en el primer encuentro con los hosteleros, cuando descubrieron que no estaban solos, que no habían convocado solo a los afectados, sino a todos los hosteleros de la zona. El mismo esquema ensayado de forma exitosa aquí se replicó en las siguientes: con los comerciantes, los presidentes de las distintas comunidades y los trabajadores del centro de salud y padres de la guardería.

 

No se trataba de explicar detalladamente a los vecinos el proyecto y conocer sus objeciones, no se trataba de abrir un verdadero proceso de participación democrática, sino de una encerrona: Primero, los dividieron, segundo, los situaron en minoría y, tercero, los enfrentaron con otros profesionales o vecinos. No se trataba sin más de informar y escuchar a los vecinos, sino de doblegarlos, de burlarlos y humillarlos. La participación democrática convertida en burla a la democracia.

 

Y, por si fuera poco, la prensa canalla, que diría Valle-Inclán, ya tenía preparado el titular. Así, podríamos leerlo con todas las letras en La Gaceta Regional el 13 de febrero: Hosteleros y comerciantes del entorno apoyan la construcción del “parking” de Comuneros, titular que fue considerado tan vergonzante y ofensivo, que entre los propios comerciantes distribuyeron fotocopias de la misma noticia recogida por otro medio, en este caso, El Norte de Castilla, que hacía el siguiente titular: Los empresarios de Comuneros reiteran su rechazo al “parking”. Y en el mismo sentido que este los de Tribuna: Los comerciantes de Comuneros mantienen el no al parking después de casi tres horas. Parece imposible que estén dando cuenta del mismo suceso. Pero hasta estos niveles ha llegado el envilecimiento de la prensa.

 

Y, como remate, porque la indignidad no tiene límite, el mismo día en La Gaceta, la plumilla de un estómago agradecido al que no cabe llamar periodista y que firma como Juan Antonio García Iglesias, en su columna “Hablando se entiende la gente” se atreve a afirmar: “Hay informes policiales que alertan de la existencia de un plan orientado a radicalizar protestas callejeras, en el que están implicados organizaciones de extrema izquierda y grupos antisistema con capacidad para moverse y actuar allá donde haga falta”. Tan inopinada insinuación no da lugar a requerir cuál es la fuente, ni el fundamento ni cuánto tiempo ha dedicado a contrastarla. Otra muestra más de medios y periodistas al dictado y servicio del poder.

 

Se me dirá que eso es la política, que es de ingenuos esperar otra cosa. Pero no es verdad: Ésa no es toda la política, pero sí es la única política que conocen quienes solo pretenden vivir de ella.

lanomalia.blog@gmail.com

Comentarios

No te enteras Antonio 26/02/2014 00:22 #1
El primero que quieres vivir de la política eres tú, y creo que te apartaron de ello. El parking está proyectado para mucha gente, NO PARA LOS VECINOS Y COMERCIANTES DE COMUNEROS exclusivamente. Por ello es normal invitar a toda la zona a la que dará servicio el parking, y no solo a los de Comuneros, ¿eso es una encerrona? Creo que la democracia te queda grande. Y por último, efectivamente sobre los grupos radicales de extrema izquierda, pregunta a tus ex-compañeros que estuvieron en las manifestaciones del sábado pasado "protestando" demasiado activamente.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: