Antonio moreno original

La anomalía

Antonio Moreno
Lo que no podemos permitir

Las razones del poder

Decía Marx en La ideología alemana que €œlas ideas dominantes de una época son las ideas de la clase dominante de esa época€, por eso, el discurso del poder es siempre racional, coherente y verdadero, por eso, el discurso del poder es también siempre ideológico, es decir, responde a una visión del mundo y sirve sólo a los intereses de la clase que ejerce el poder. El problema reside en saber si puede existir algún otro discurso, no digo ya racional, pero sí al menos razonable, que pueda ofrecer alguna alternativa, es decir, si la emancipación (que, primero, habría que reconocerla como tal) puede ofrecer alguna alternativa al discurso de la dominación (que, lógicamente, para que pueda ser ejercida sin contestación no puede nunca ser reconocida como tal). El asunto es discutible y complejo y no pretendo ni siquiera tratarlo aquí, solo presentarlo como contexto de algunas reflexiones de actualidad.

Por eso, no me cabe ninguna duda que terminarán por ofrecernos una explicación razonable de los motivos por los que el Rey estaba en África de cacería cuando sufrió un €œaccidente€, y que todos terminaremos por aceptarla como verdadera.

Y estoy seguro también de que Winston Smith no llegó a comprender nunca que la labor a la que se dedicaba con tanto esfuerzo en 1984, la tarea de rescribir las noticias para adecuarlas a la verdad del momento, era una tarea prescindible. Porque la actualidad devora las hemerotecas, sin que nadie acuda a contrastar ni tenga necesidad de explicarla o modificarla. Baste con tres ejemplos recientes.

1. Los parlamentarios del PP nos explicaron el otro día los presupuestos generales para Salamanca: Se olvidaron de la promesa del AVE y apuestan en tiempos de crisis por la electrificación de las vías y el tren convencional. Hasta ahora, a las asociaciones, grupos políticos o ciudadanos que apostábamos por lo mismo, nos tachaban de todo. Ningún argumento podía vencer el tópico €œAVE para todos€ y €œAVE o barbarie€. Quienes fomentaban tales consignas, ahora defienden lo mismo y lo contrario sin ningún sonrojo, ni recibir ninguna descalificación. ÂżQué necesidad de revisar la hemeroteca y modificar las declaraciones?

2. El nuevo plan de movilidad del Ayuntamiento de Salamanca prevé la construcción de más tramos de carril-bici en lo que parece una apuesta clara por este medio de transporte alternativo y sostenible. Por fin, parece que aceptan la idea de un carril-bici para la movilidad y no solo para el ocio. Esto, después de haber construido una red de carriles bici sin conexión ni utilidad para mejorar el uso de la bicicleta en Salamanca. Nuevamente, las descalificaciones para quienes ejercimos la crítica razonada fueron inmediatas. Ahora parecen plegarse a la evidencia, pero siguen sin compartir los principios. ÂżCómo si no reservar las vías del centro peatonalizadas €œsólo€ a peatones y furgonetas de reparto y privar su acceso a ciclistas?

3. Julio López, concejal de Cultura del Ayuntamiento de Salamanca, presenta a los artistas locales que participarán en un nuevo programa de conciertos en la Sala B del CAEM promovido por la Fundación Salamanca Ciudad de la Cultura y Saberes. Buena noticia. Por fin, el Ayuntamiento, urgido por la crisis, apuesta por la promoción de los artistas locales. Quienes defendíamos lo mismo de forma programática y por principio desde hace años, éramos tildados de localistas. Ahora, si procede de la Fundación Salamanca, aunque siga latiendo la misma concepción de cultura como espectáculo y no como creación, recibe todos los parabienes.

Quienes venimos diciendo, desde tiempo atrás, que el modelo económico incorporado en el Mercado Común Europeo (me resisto a utilizar ese eufemismo de Unión Europea) de apostar sólo por la reducción del déficit obedece a un integrismo neoliberal, quienes mantenemos que se debe gobernar para los ciudadanos y no para los mercados, que estos Presupuestos Generales del Estado que establecen recortes donde no es posible ni se debe recortar, constituyen un suicidio programado que provocará más recesión, más desempleo y más pobreza entre los ciudadanos, quienes insistimos en que la política económica europea es perjudicial para España y también para Europa, quienes exigimos ser actores y agentes políticos y no víctimas somos ahora tildados de idealistas y de no estar en la realidad. Nos han convencido de la necesidad de los recortes que sufrimos. No tenemos la verdad y la coherencia de quienes tienen el poder.

Pero la realidad también es la desigualdad y la pobreza. No tendremos €œla razón€, pero sabemos que no es justo.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: