Chemaok original

In Campo Veritas

Chema Díez
Blog de Chema Díez. Tribuna de Salamanca

No solo de jamón vive Guijuelo

La localidad salmantina de Guijuelo respira jamón por los cuatro costados, sí, y posee una de las industrias más importantes en el sector ibérico no solo de España, sino también del resto del mundo. Pero permítanme hoy una excepción y no hablar de jamón ni de cerdo ibérico, ni de nada relativo al campo.

Cuelgo los aperos del sector agroganadero por una jornada para hablar de Guijuelo, sí, pero en esta ocasión del equipo de fútbol, de la gran temporada de los salmantinos y del mérito que tiene lo que están haciendo y lo que ya han hecho.

A principios de temporada, pocos, muy pocos pensaban que el Guijuelo iba a luchar por entrar en los play off de ascenso a Segunda en lugar de pelear por no descender a Tercera División, y el inicio de temporada del equipo les daba la razón porque los salmantinos coquetearon con las posiciones bajas de la tabla varias jornadas, aunque su juego daba a entender que no sería por mucho tiempo.

Y así fue. Todo comenzó cuando en verano el presidente del Guijuelo, Jorge Hernández, quien sabe por qué motivo, sorprendió a todos con el acertado fichaje de Imanol Idiakez, técnico muy conocedor del fútbol vasco y amante del buen trato del balón. Apuesta arriesgada, pensaron algunos, pero muy efectiva.

La filosofía de juego de Idiakez costó en un equipo que se puso el mono de trabajo para asimilar conceptos casi desterrados en Segunda B como sacar el balón jugado desde atrás, rasear el cuero en el medio, buscar paredes y combinaciones entre los de arriba o la espalda de los defensas con habilidad así como el arte de salir a la contra, usando también el pelotazo, sí, pero solo en ocasiones de fuerza mayor.

La modestia del Guijuelo (solo hay que comparar sus instalaciones y presupuesto con otros equipos de la categoría) hace aún más grande lo que están consiguiendo todos y cada uno de los integrantes de un club con muy poca historia que hace escasos años militaba en Tercera División y que ahora puede permitirse intentar entrar en los play off o quedar en quinto puesto para jugar la Copa del Rey; casi nada.

No obstante, el primer paso es conseguir los 45 puntos, objetivo reiterado jornada tras jornada por el técnico vasco, y la gente, entre los que me incluyo, está ansiosa de ver qué respuesta ofrece Idiakez una vez que se consigan esos puntos, meta para la que no falta mucho. 39 puntos en 25 jornadas para el Guijuelo, en un grupo de la dificultad del II es una gesta para los salmantinos.

Superar en la tabla a equipos hechos para ascender a Segunda o con tradición en Primera como el Alavés, la UD Salamanca (qué pena, de verdad), el Real Unión, el Sestao River, el Athletic B o el Logroñés es histórico. De hecho, los salmantinos nunca habían conseguido estar donde están ahora a estas alturas de la temporada, con un fútbol además bonito de ver para el espectador y muy efectivo.

Un bloque sólido
Pero, sin duda, otro de los aspectos importantes es el equipo por encima de las individualidades. La competencia en el equipo es tal que un jugador sabe que puede ser titular un partido y quedarse fuera de la convocatoria o en el banquillo al siguiente y viceversa, aspecto que hace que el equipo se muestre al 100% física y mentalmente, labor que ejecuta a la perfección el cuerpo técnico.

Montero, Machuca, Valero, Jonathan, Tete, Tejedor, Molo, Jonathan, Toño, Iturralde, Mateo, Eloy, Gascón, Romero, Chema, Eneko, Koeman, Edu Espada, Borja Navarro, Juan Domínguez e Imanol Idiakez junto al espíritu de Garban (se pierde la temporada por una hernia discal) están llevando al Guijuelo a la gloria demostrando que desde la humildad se puede hacer algo importante.

No venden muchas camisetas, no; tampoco ganan millonadas, no; y ni mucho menos tienen la repercusión de otros futbolistas, pero han demostrado una cosa: a trabajo, ilusión y amor por su labor no les gana nadie. Ya vendrán mal dadas, seguro, pero mientras dure el sueño hay que aprovecharlo y seguir disfrutando.

A lo mejor €˜solo€™ se consigue la permanencia, pero es que no se contaba con más, todo es fruto de un €˜vestuario obrero€™ que disfruta jugando al fútbol y que se ha cohesionado como una roca para seguir rompiendo moldes. Apunten este equipo: G-U-I-J-U-E-L-O.

Ya saben, con €œjamón y balón, el Guijuelo€Ś€, ya se verá.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: