Chemaok original

In Campo Veritas

Chema Díez
Blog de Chema Díez. Tribuna de Salamanca

Las Diputaciones, necesarias, sí; pero no as퀦

En tiempos de recortes, de crisis, de dificultades económicas y de otros tantos quebraderos de cabeza, hacen falta reformas, pero que sean reales, que valgan para algo y que supongan un buen recorte, especialmente en las Diputaciones€Ś por mucho que a algunos les parezca mal.

No abogo ni mucho menos por la desaparición de estas instituciones provinciales, nada de eso, pero sí de una reorganización de las mismas para ahorrar costes y gastos innecesarios porque, le duela a quién le duela, se despilfarra demasiado dinero útil y luego pasa lo que pasa. Pasa que la Diputación de Salamanca tiene una deuda acumulada y ha pedido una prórroga al Gobierno para devolverla por falta de liquidez, no por la mala gestión de la corporación actual, ni por ninguna en concreto, solo por la mala organización de las mismas desde su creación.

El Ayuntamiento de los ayuntamientos es necesario para ocuparse de pueblos olvidados, zonas muy desfavorecidas y lugares con escaso desarrollo, pero no se puede tirar el dinero; no puede haber gente que cobre por no hacer nada y no puede haber ayuntamientos de pueblos de menos de 100 habitantes que tengan unos gastos sobredimensionados, ni se puede pagar a un secretario en cada municipio, ni€Ś tantas otras cosas, por lo que también hay que abogar por una reorganización territorial.

Desde la Diputación se subvencionan y coordinan ferias alimentarias, ganaderas, artesanales, lúdico-festivas€Ś que generan riqueza en la provincia; también se ayuda a pueblos con dificultades con abastecimiento de agua, ayuda sanitaria o suministro eléctrico€Ś pero hay que racionalizar el gasto.

1. ÂżEs necesaria la presencia de tantos diputados, asesores y técnicos para realizar las labores en la provincia? (Esta pregunta es igualmente aplicable a cualquier Diputación de España y a cualquier Ayuntamiento de cada ciudad española).


2. ÂżPor qué se despilfarra tanta pasta en guías innecesarias, cursos sin interés o cartelería y folletines que no valen para nada?


3. ÂżCómo se mantienen edificios, propiedades, tierras o fincas que no tienen utilidad actualmente?


4. Pero la pregunta más grave y preocupante es: ÂżPor qué ningún partido, hasta ahora, se ha planteado la opción de eliminar o reorganizar las Diputaciones?


5. ÂżCómo es posible que los diputados, igual que los concejales, cobren por asistir a los plenos (es su trabajo) cuando ya tienen un sueldo asignado, con dinero público y más en tiempos de crisis?


6. ÂżQuién hizo las leyes para permitir que los presidentes de las Diputaciones sean también alcaldes o presidentes provinciales del partido o presidente de €˜no sé qu這 y cobren por ello?


Son demasiadas preguntas sin respuesta y mucho el dinero que se está perdiendo por el camino y que no llega dónde realmente hace falta. Sobra gente y muchas funciones están muertas€Ś pero como es dinero público, a tirar de él.

A ver si a alguien se le enciende la €˜bombillita€™ y da con la tecla para que las Diputaciones sean el verdadero Ayuntamiento de los Ayuntamientos pero con una reorganización territorial y un fomento del mundo rural pero no porque sí, sino porque haga falta. Que ya están bastante mal las cosas como para que se empeñen en empeorarlas€Ś digo yo.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: