Chemaok original

In Campo Veritas

Chema Díez
Blog de Chema Díez. Tribuna de Salamanca

La cara y la cruz€Ś hasta nueva orden

Y los precios así lo reflejan; mientras el vacuno de carne se ha disparado hasta niveles más que históricos y nunca vistos, el porcino ibérico sigue en baremos demasiado bajos para un producto de calidad como éste. Para muestra un botón: la bellota ha comenzado su cotización 0,08 euros por debajo de la del año 2010 y del 2008, y ligeramente por encima de 2009, año catastrófico para este sector.

Pero la explicación es bien sencilla porque las leyes del mercado no mienten y pese a que existe un alto grado de especulación, si no hay consumo, nadie puede ganar dinero y no se puede generar riqueza. El €˜bajón€™ en el consumo indicia que el poder adquisitivo de los ciudadanos es menor que antes y por lo tanto, algo falla, y tanto que falla.

Este hecho ha perjudicado claramente al sector ibérico, un producto de calidad con un precio elevado y que no todos los bolsillos pueden alcanzar y que ahora ve como jamones que hace años se vendían a 300 euros ahora lo hacen a 150 (como mucho) y que paletas ibéricas que antes valían 150 euros ahora cuestan 75 euros y ni por ésas se pueden vender.

Y el descenso de importancia de este sector tiene una importancia capital en la economía de la provincia, de la región y hasta de España porque la industria de Guijuelo mueve la mayor parte de cerdos ibéricos del conjunto del país aunque son ya muchos los que se han quedado por el camino. Pero la culpa no es solo de la crisis, ni mucho menos.

El €˜boom€™ del ibérico o el globo que se pincha
Muchas veces se ha comparado al sector ibérico con el de la construcción porque su situación ha seguido caminos muy paralelos. Se ha hinchado tanto el globo y se ha inflado en exceso la burbuja que al final ha reventado y se ha llevado a los profesionales de verdad por el camino. Mucho daño han hecho (demasiado) aquéllos que no habían visto ni un cerdo en pintura y se metieron a €˜trincar€™ como el que más en los tiempos de bonanza, algo que a la postre resultó nefasto porque han reventado el mercado y su recuperación se extiende ya durante muchos años.

Igual que con el ladrillo, los que se creían €˜gurús€™ se fueron al traste y dejaron también por el camino a muchas familias inocentes. Y ningún gobierno se ha preocupado por €˜meterles mano€™. El interés es el interés.

El vacuno de carne, Âżhasta cuándo?
La cara la pone el vacuno de carne, pero muchos se preguntan ya hasta cuándo€Ś pues hasta que la exportación diga !basta!, porque el mercado nacional está parado y solo los €˜milagrosos€™ barcos hacia Líbano y Turquía están dando vida a un sector que debe aprovechar para cuando lleguen las €˜vacas flacas€™, nunca mejor dicho.

Por ello, solo el paso del tiempo dictará las órdenes correspondientes pero lo cierto es que el futuro no pinta demasiado claro ni se atisban esos brotes verdes que algún presidente del Gobierno se inventó. Sí el mismo que se hartó de hablar de recesión€Ś

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: