Chemaok original

In Campo Veritas

Chema Díez
Blog de Chema Díez. Tribuna de Salamanca

‘Cosechón’, cosecha, ‘cosechita’…

La llegada del mes de junio y de las altas temperaturas avecina tiempos de cosecha para el campo salmantino que ya está a punto de iniciar una recogida de lo sembrado que, según las previsiones, no son muy halagüeñas. Ya saben, al principio se esperaba un ‘cosechón’, luego una cosecha, y ahora, una ‘cosechita’…
Así es el campo y así son los factores externos que le perjudican en la mayoría de los casos, y le benefician en los menos, por lo que a la situación de crisis permanente, hay que sumarle que se trata de un negocio al aire libre.

Las previsiones realizadas por las Organizaciones Profesionales Agrarias (OPA) han ido en disminución según pasaban las semanas pero las medidas de unos y de otros no coinciden. Así, Asaja ha estimado la cosecha en castilla y león en cinco millones de toneladas, mientras que UPA y COAG lo han hecho en cuatro millones, aunque la realidad puede ser bien distinta porque tan solo se sabrá cuando los agricultores entren en las tierras para llevarse una sorpresa (positiva o negativa). La Junta siempre es un poco más ‘generosa’ y ha dicho que serán seis millones.

Pero lo cierto es que los profesionales del sector comentan cada lunes en la Lonja Provincial que en muchas zonas de Salamanca se han llevado sorpresas muy negativas a la hora de entrar en las tierras porque la planta no ha granado bien y las ilusiones de conseguir una buena producción se han desvanecido.

Es más, en tan solo una semana, las estimaciones han pasado de 3.000 kilogramos por hectárea de trigo y cebada a tan solo 2.000 o incluso menos, dependiendo de la fertilidad de las parcelas en cuestión.

Y es que, la sequía de los meses de otoño e invierno pronosticaba una catástrofe en los rendimiento, pero las precipitaciones del mes de abril ‘devolvieron a la vida’ a los cereales de invierno, que se volvieron a ver perjudicados en las últimas semanas debido al calor asfixiante que recibieron en toda la provincia de Salamanca.

Así, lo que parecía un ‘cosechón’, ha pasado a ser cosecha, y quien sabe, si además, ‘cosechita’… a ver qué dicen las cosechadoras cuando se pongan manos a la obra. Pero lo cierto es que no pinta bien…

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: