Monaguillo original

Gazpacho y Cilicio

David Monaguillo
Blog de David Monaguillo. Autor de Pecados del Monaguillo.

Vendiendo humo...

De todos es bien sabido que la necesidad agudiza el ingenio y que los tiempos de crisis también traen consigo muchas oportunidades. Son muchos, los que angustiados por unos negocios que no van bien, bajan la guardia y terminan encomendándose a la virgen del abrigo de pana, al vidente y a la santera de turno o al asesoramiento 2.0 que le ofrecen a la vuelta de la esquina; y por supuesto, el sector gastronómico no es es una excepción.

Y modus operandi es muy sencillo; todo buen gastrotecnólogo debe llevarse bien aprendido de casa un discurso claro, que desde el principio suene medianamente razonable €“ para que la presa al menos sepa por donde van a ir los tiros- y a partir de ahí tirarse a la yugular, apollardándolo y desangrándolo rápidamente con terminología que desconozca.

Sólo de esa manera, tras sentirse intimidada y con miedo al ridículo, apenas preguntará y dará por hechos unos datos €“ en muchas ocasiones trucados/ maquillados- que le auguran un muy buen futuro en redes sociales; en cuestión de minutos y sin apenas preguntas, terminará confiando y creyendo a pies juntillas, algo que no han entendido pero que le suena bien. Sin apenas darse cuenta, ha caído en las redes de un embelesador profesional, de un vendedor de elixires del siglo XXI.

Le hablan de visualizaciones, impactos, Klout, fanpage €“a lo estrella del rock- de followers y de un un montón de datos y términos que le quedan muy grandes y que por si mismos y sin un buen producto -1.0- detrás, no valen nada; que el nombre de tu empresa aparezca en la pantalla tiene cierta importancia, pero sin un valor añadido, ésta desaparece. Cuando una mosca se posa en nuestra tele, al principio nos molesta y le prestamos atención, pero pasados unos segundos y si no está justo en el centro, dejamos de fijarnos en ella, miramos a otra parte y ya terminará yéndose.

Âż Es obligatorio entrar en el mundo de las redes sociales o simplemente recomendable? Âż si lo hace la competencia debes seguir sus pasos? Âż Seguidores a toda costa? Âż cuántos más mejor? Âż Crees que tiene algún valor engordar el número a base de gente del €œculo del mundo€? Âż cuántos habitantes de esa Torre de Babel recorrerán cientos y en algún caso miles de km para tomar tu pincho de jeta, por muy crujiente que la hagas?

Llamadme rancio, pero los castillos en el aire prefiero dejarlos para otro momento, yo creo en el trabajo diario, en las cosas bien hechas y en el público real. Por eso me gustaría, que los que aun no habéis sucumbido a este mundo, pero que cada día más razones os empujan a hacerlo, tengáis una serie de conceptos bien claros y os toméis esto como una carrera de fondo, como una prolongación de vuestro negocio, como una forma más de comunicar, sin hacer nada que no os gustaría sufrir como consumidores y sin caer en prácticas deshonestas.

Así que la próxima semana no tenéis excusa, porque prometo analizar en profundidad la proliferación de empresas que os prometen el oro y el moro en el 2.0. Habitualmente tienen una buena formación en lo que a tecnología se refiere, pero por norma general sus conocimientos gastronómicos están en pañales y eso, es una verdadera vergĂźenza.



Amén.


Twitter: @DavidMonaguillo
email: pecadosmonaguillo@gmail.com

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: