Monaguillo original

Gazpacho y Cilicio

David Monaguillo
Blog de David Monaguillo. Autor de Pecados del Monaguillo.

KH-7...

Kh7 detail
No es ninguna novedad que la tele está cambiando, que cada día hay más basura desperdigada por la parrilla y que buena parte de culpa es nuestra por aguantarlo; pero no estoy aquí para hablaros de la vergüenza ajena que me produjo la denuncia de Tele5 a Pablo Herreros, ni tan siquiera de ese impulso que llevó a Mariló Montero a jugar a los científicos de verdad, sin haber tocado ni siquiera un Quimicefa. Yo he venido a hablar de los contenidos gastronómicos que últimamente revientan los audímetros.
Y es que salvo algunas excepciones como “ Robin Food” -lo de Canal Cocina es una batalla perdida-, los programas que triunfan, poco o nada tienen que ver con el típico vídeo enlatado en el que un cocinero le echa huevos, morro y una “mijita” de gracia, para encandilar al respetable a base de chistes, de una personalidad arrolladora y de recetas con sello propio.  

Poco a poco también parece que va quedando atrás, esa “costumbre” de ir a un restaurante para que el profesional de turno nos venda un publireportaje de su local – cuyo resultado pocas veces se corresponde con la realidad-, a modo de viacrucis gastronómico – arranco, paro, arranco, paro-, por aquello de las prisas y de que en la tele el tiempo es oro.
 

Pero los tiempos cambian y aunque ese marinado a base de gracia y maldad al 50 % sigue siendo estrictamente necesario, las cadenas buscan productos nuevos y ahora más que nunca, con una buena relación calidad/precio. Actualmente y por desgracia, el morbo es lo que más vende, así que si lo unimos a la cocina, queda despejada la ecuación y nada puede fallar.  

Juntando todos esos ingredientes y usando una fórmula magistral creada al otro lado del charco, que a su vez está testada con éxito en varios países entre los que se incluye el nuestro – a pesar del terrible doblaje-, llegó hace unas semanas a nuestras pantallas, la versión española de Pesadilla en la Cocina, que no ha necesitado más de cuatro angustiosos capítulos para llegar a ser el programa más visto en la historia de La Sexta.  

Desidia, locura transitoria, grasa, dejadez, carencia de criterio, grasa, falta de respeto al cliente, desconocimiento del mercado, irresponsabilidad y grasa, hacen de este espacio un auténtico festival del despropósito, quE genera en el espectador una mezcla entre asco y vergüenza ajena, que le lleva irremediablemente al abismo de la risa incontrolable.  

Hace un par de días escuché las primeros dudas, sobre si este tipo de programas le hacen bien al sector; para mi está claro que no, pero aunque haya gente enganchada a las frituras en aceite de girasol quemado, a las ensaladas encharcadas como las Tablas de Daimiel de los buenos tiempos y a los calamares marinados en amoniaco, más daño se produciría si este tipo de negocios estuvieran abiertos en las condiciones originales.
 

Quizá al programa le falta un poco de cocina en lo que a platos se refiere, quizá el modus operandi da lugar a que sea un poco previsible, quizá para algunos la sombra de Ramsey es muy alargada o quizá las pesadillas sigan produciéndose a pesar de “dormir con un peluche”, pero lo que sí está claro, es que tanto Chicote como el formato han llegado para quedarse, porque muy pocos tienen sus aptitudes y muchos conocemos algún local que merece un repaso y dos collejas.  

Amén 

 Twitter: @DavidMonaguillo
email: pecadosmonaguillo@gmail.com

Comentarios

elpedidohosteleria 06/12/2012 12:48 #6
Como todo reality seguramente no sean situaciones totalmente reales. Pesadillas hay muchas y en la cocina de un local de comidas, porque no queda muy claro que se les pueda considerar restaurante en la mayoría de los casos, a parte de la limpieza y las buenas prácticas hay que hacer números y encontrar buen género a buen precio
Nika 30/11/2012 23:45 #5
Un poco de daño si hará al sector, ya que la gente cuando vaya a un restaurante quizás pensará... a saber como tienen la cocina, pero creo que solo lo pensaran si es de mal gusto. Si todo se ve correcto nadie pensará mal. Lo bueno es que quizás algunos se pongan un poco las pilas, porque he visto algunos bares que el tema higiene es nulo ( ya no me meto en si cocinan bien o mal). Y luego como siempre habrá el que seguirá yendo al bar "guarro" porque le da igual. Si exageran o no en el programa es otra cuestión pero bares/restaurantes así de mal si hay, confirmado.
Aristo 30/11/2012 14:09 #4
De acuerdo, yo también tenia la duda que planteas sobre si es positivo o no mostrar lo que existe en la realidad, dado que puede contaminar la imagen del resto de profesionales, que si merezcan tal nombre, pero ,n¿o se debe señalar a aquel, sea en la profesión que sea, policía, abogado, juez, dentista, fontanero que sea un mal profesional y asi no perjudicar al resto? Es cierto que algún conocido ha manifestado después de un jueves de pesadilla en la cocina que va a cenar fuera su p... madre pero la realidad es que lo comenta el viernes mientras pedimos el vino en un restaruante :)
davidmonaguillo 30/11/2012 10:24 #3
Hola Chiquillo :) En el penúltimo párrafo comento que el programa creo que hace daño al sector, pero que más daño harían esos locales si estuvieran abiertos en las condiciones originales :)
santos 30/11/2012 10:17 #2
Tienes razón, flaco favor le hace se programa, a la restauración, pues después de ver el programa, quien sale a "jamar" sin pensar en esa putrefacción en la cocina, solo le hace falta que nos ponga de cocinero al baboso, mocoso y con las manos llenas de aceite quemada... Así que Robin Food es un fenomeno comparado con el ""cocina"" de turno del programa de Chicote.
Chiquillo 30/11/2012 09:18 #1
No te equivoques Minaguillo, lo que hace daño al sector no es el programa de television. Lo que hace daño al sector son los establecimientos como los que salen en el programa.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: