Monaguillo original

Gazpacho y Cilicio

David Monaguillo
Blog de David Monaguillo. Autor de Pecados del Monaguillo.

Amigos, cenas y 'blue-rays'

Suena el teléfono y sin darte apenas tiempo para reaccionar, una voz entrecortada, casi jadeante y a la que a duras penas entiendes -lo que vendría a ser Shakira-, te dice: “En mi casa a las 22.00 horas. No traigas nada”. No has podido defenderte, ni tan siquiera buscar una excusa, acaban de invitarte a una cena de amigos, esos parques de atracciones gastronómicos donde tradición e innovación van de la mano, aunque en ocasiones lleven años sin hablarse...
Os suena esta entradilla, ¿verdad? Pues sí. Después de unos cuantos 'mails', habéis conseguido que hoy me vista de Grissom para desenterrar el cadáver de ese post inacabado con el que gusté y fui odiado a partes iguales y del que si las cosas siguen por esta linea, quizá tenga que hacer sección fija.

Una vez destripados y despellejados los estereotipos: relaciones públicas, rellenalotodo, estirao y quimidefa, lo mejor para empezar con la segunda tanda es hacerlo con lo que yo llamo 'los modernos de mierda' y/o 'sushipastas'.

Suelen vestir con indumentaria muy 'british' y escuchar Radio 3 cuando tienen gente delante -pero con dos copas las gafas se le deslizan hasta la punta de la nariz , se le tiñe la piel de moreno y perrean como caribeños-; pero ciñéndonos a lo gastronómico, funcionan por modas y hoy en día lo que triunfa es el sushi con su ritual correspondiente. Dependiendo del grado de especialización del individuo, las fechorías variarán entre abanicar el arroz como en un videoclip de 'Locomía' , hacerlo con salmón ahumado o el 'summum' de la cara dura que vendría representado por los que usan el kit para sushi del carrefour...

Por la forma de comportarse, decorar y su afán porque te zambullas de lleno en la cultura japonesa, podríamos llegar a confundirlos con ese otro grupo de 'cocineros viajeros', que se empeñan en organizarte eventos temáticos en los que dan por sentado que la comida mexicana no va mas allá de meter cualquier guarrada inmunda dentro de una tortita de maíz , hacer guacamole de sobre o beber coronitas a morro hasta que se te caiga el sombrero o que en EEUU sólo comen hamburguesas y nuggets del mercadona. A mí si me quieren invitar a alguno de estos gastrosaraos, prefiero que sea a uno cubano, porque como nadie conoce sus platos “típicos” no podrán fusilarlos y con el azúcar del mojito cacique, no tardará en escaparseme algún “viva Cuba” ...

Otro especimen curioso es el 'contable'; dícese de aquel que ante la más mínima duda sobre la validez del plato, rápidamente te hace un pdf mental con el “escándalo” de la cena, para advertirte de que si el solomillo de ternera le ha costado a 30 euros el kilo, jamás podrá estar malo, aunque tu veas que aquello tiene la misma textura que la mano de Santa Teresa. En algunas ocasiones y ya tocando “ el cielo del mal gusto” con los dedos , se autopreguntan a sí mismos el precio que ese menú hubiese tenido en un restaurante... #ayseñorllevamepronto .

También me declaro superfan de los 'quetaltodotehagustao'; seres humanos con la dudosa habilidad de preguntarte exactamente cada 1 minuto y 13 segundos y justo cuando acabas de meterte comida en la boca, cosas como: ¿ te ha gustado? ¿No estará poco hecho? ¿No me dirás que está bueno sólo por compromiso?

El grado de locura llega hasta el extremo de que a veces no aguantan esos segundos de “masticado“ y terminan contestándose a si mismos con otra pregunta del tipo: "¿No te estaré agobiando verdad? e incluso cerrando el bucle, respondiéndose “ si es que soy una pesada” ….

Tenía pensando tratar el tema de los “cocino pá pillar” , pero creo que las veladas románticas merecen un monográfico aparte.......

Amén...

Twitter:@DavidMonaguillo
pecadosmonaguillo@gmail.com

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: