Fernando rodriguez original original

Garrido is not Spain

Fernando Rodríguez
Blog de Fernando Rodríguez

Reformas a domicilio

Cuando yo empecé a trabajar, años ha, me sorprendí de que me pagaran las vacaciones. Me di cuenta de que había días en los que yo no trabajaba que, sin embargo, me eran recompensados, poco, pero recompensados al fin y al cabo. En mi vida anterior debí de ser esclavista porque también me llamó mucho la atención que, como trabajador, tuviera derecho a no sé qué día por mudanza y a no sé cuál otro por enfermedad antes de tener que solicitar la famosa baja, esa gran desconocida para mí. Trafiqué, fijo, con blancas e imagino que con negras también, porque aquello de la indemnización por despido, las pagas extras o los finiquitos me parecían auténticas bendiciones caídas del cielo. Lo que viene siendo tener una preclara vocación sindicalista desde lo más tierno del pan de molde y de mi infancia también.

No haberles votado. Esa es la frase que más oigo, y digo, en los últimos días. Se van a cagar, con perdón, vino a decir el otro día el ministro especialista en micrófonos semiabiertos, cuando le contaba a uno de sus homólogos, las excelencias de la reforma laboral. Tras irla conociendo, la diarrea, perdón de nuevo, no tiene fin. A punto de agotarse el Fortasec, imagino que a estas alturas del partido nadie piensa ya que esta reforma vaya a producir un número menor de desempleados. Mas al contrario, si lo único que se aprueban son facilidades para el despido. ¿Qué fe tiene el empresario en la persona que contrata si nada más hacerlo está pensando en lo que le costará despedirle? ¿Qué empresa, tal y como está el patio, no da resultados negativos durante tres trimestres consecutivos para así poder hacer lo que le venga en gana con sus trabajadores? Llevado al extremo, el mismo lunes toda la población activa de este país podría estar, legalmente, en las oficinas del paro. De 45 a 30, de 30 a 20. Días en este caso. De seguir así habrá que pagar porque te echen. Imagino este mismo lunes a miles de trabajadores de este país queriéndose tragar aquellas palabras de “échame, si quieres” al ver su indemnización recortada a la mitad de la mitad. Y todo para que algunos empresarios, a estas alturas ya no sé si los más o los menos, sigan aprovechándose de la situación para conseguir el doble pagando la mitad, que de eso, en el fondo, es de lo que se trata. Porque de los empresarios que despiden a su gente porque en realidad no les queda otra, también sabemos todos bastante.

Desde la reforma de Lutero, ninguna como ésta. Bueno sí, en el medio, la realmente básica y fundamental en todo este tinglado. La financiera. Insuficiente, por cierto, a todas luces. La que debería obligar al sistema bancario de este país a abrir el grifo del crédito, que es el meollo de la cuestión. Si a un empresario le dan dinero para abrir o ampliar un negocio ya habrá tiempo para gestionar cómo y por cuánto contrata a sus trabajadores. Y no se preocupará de lo que les costará echarlos. Pero de aquello, poco menos que la rebaja en el sueldo a Rato y compañía. Si los bancos, sin escrúpulos, dieron millones a personas, con menos escrúpulos todavía, que ellos mismos sabían que no lo podrían devolver, que paguen por ello y no paralicen el crecimiento de este país. Ah no, que es que tienen que reservarlo para indemnizaciones millonarias y prejubilaciones vergonzosas. Así nos va.

Y mientras, los sindicatos amagando pero no dando. Poniendo, incluso a veces, la otra mejilla. Sabedores, en el fondo, que desde el pasado e inolvidable 15-M, las demandas sociales vienen por otro lado.

DESAPUNTES

- Leído en Twitter: “Muerto Garzón, se acabó la rabia”.

- Falso médico: Resulta que el nuevo secretario de Estado de la Seguridad Social no es médico como aseguraba en su currículum. http://politica.elpais.com/politica/2012/02/12/actualidad/1329072084_198272.html. ¿Vosotros, también, hijos míos?

- El chico de la bahía: Tras tiempo sin hacerlo, no hace mucho que recupere una de las películas que extrañamente marcaron mi infancia. “Pelham 1, 2, 3” se llamaba y ésta es su magistral banda sonora http://www.goear.com/listen/16b197b/the-taking-of-pelham-123-david-shire compartida, por cierto, con el fantástico Javier Gallego en su “Carne Cruda” de Radio3. Recientemente la película fue versioneada por John Travolta, pero sin el indispensable rollo setentero que la hizo única. Sin embargo, en ninguna cadena, y mira que hay, he logrado ver nunca “El chico de la bahía”, otro título, éste canadiense, del 84 y con Liv Ullman de protagonista que me marcó. ¿Qué por qué? Ni idea.

- Sólo para atléticos: ¡Go……uuuuuuuuuuy!


CONTRA LA PARED

Pintada Salamanca 'Tele kk'

Tiendo a pensar que el de la pintada no se ha podido aguantar después de ver la última entrega de “¿Quién quiere casarse con mi hijo?” en la nueva cadena “Cuatro y medio, casi Cinco”.


MÚSICA PARA LLEVARSE A UNA ISLA DESIERTA… O A CASTELLÓN

 

Recuerdo perfectamente qué estaba haciendo yo el día en el que murió Simon Jeffes, el líder de la simpar Penguin Cafe Orchestra. Dudo que en una semana me acuerde de lo que hacía exactamente cuando supe del fallecimiento de Withney Houston. Jeffes desapareció en 1997, pero afortunadamente lo hizo después de dejar esa maravilla titulada “Música para un harmonio encontrado”. Si escuchando la música de arriba no se les va el pie derecho, háganme caso y córtenselo. Si no les gusta la pieza de abajo, “Air a danser”, ustedes se lo pierden.

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: