Fernando rodriguez original original

Garrido is not Spain

Fernando Rodríguez
Blog de Fernando Rodríguez

Llámenme demagogo

Define el diccionario de la Real Academia Española la palabra demagogia, de origen obviamente griego, como “degeneración de la democracia, consistente en que los políticos, mediante concesiones y halagos a los sentimientos elementales de los ciudadanos, tratan de conseguir o mantener el poder”. Dicen que es demagogia, por ejemplo, enfrentar los dos titulares que encabezan estas líneas. “Rajoy anuncia el recorte de 10.000 millones en Educación y Sanidad”, dice el primero. “Bankia recibirá hasta 10.000 millones de euros en dinero público”, reza el segundo. Si esto es demagogia, primero que venga Dios, o quien sea, y lo vea, y segundo, que me llamen demagogo. Peor es ser ladrón, vamos digo yo.

Nos cuentan, con la boca muy grande, que ese dinero que se le va a dar al banco de turno es solo un préstamo. Que, además, tendrán que devolverlo a un respetable 8% de interés. En letra pequeña, y con la boca más chiquita aún, sabemos que ese dinero se convertirá directamente en acciones de esa empresa en el que caso de que no lo pueda devolver. Es decir, que en el peor de los casos, el Estado, todos, tendremos 10.000 millones de euros en acciones de la mismísima nada. Interesante gestión.

Convendría no olvidar por qué hay que reflotar a una empresa de semejante tamaño. No hablo de por qué hay que proteger a los bancos –todos los sabemos, pero no vendría mal un pequeño escarmiento para alguno de ellos un día de estos-, sino por qué se ha llegado a esta situación. Recordemos que las cajas que ahora forman Bankia prestaron millonadas a todo aquel que pidió, incluso mucho más de lo que se pedía sabiendo que muchos de ellos no lo podrían devolver jamás. Y no tanto irresponsables ciudadanos que decidieron endeudarse de por vida sin pensar en que el país de las maravillas cerraba por las tardes, si no, sobre todo, millonarios especuladores que intentaron echar un pulso en el campeonato de ambición desmedida al organizador de la competición, la mismísima banca profesional. Pocos años después, sólo hay pisos vacíos a mansalva y dinero para hacer frente a vergonzantes indemnizaciones. Para todo lo demás, especialmente ayudar a que las pequeñas empresas no cierren, ni un duro. ¿Para cuándo condenas ejemplares? ¿Cuándo la expresión “salir de rositas” carecerá de sentido concreto?

Cierro, que me caliento. Supongo que también será demagogo relacionar todo lo anterior con el hecho de que ayer se logró paralizar un desahucio en Badalona solicitado… ¿a que no saben por qué entidad bancaria? Justo. Acertaron. Llámenme, si quieren, demagogo. Peor es ser ladrón, insisto. Corto, y me cambio.

DESAPUNTES

  • Grecia: Con todo, lo peor de la casta política, de la corrupta, la deshonesta, la irresponsable y la inútil, no es que se lo haya llevado crudo, es que deja la puerta abierta para la llegada de asesinos sin escrúpulos. Las dantescas imágenes son de la rueda de prensa de los nazis de Aurora Dorada posterior a las elecciones del domingo. Miedo, es poco. Conmoción y pavor, lo más aproximado. Ahora dicen que habrá nuevas elecciones. ¿Y qué hacemos si, como sería previsible, saliera más o menos el mismo resultado?
  • ¡No será verdad! Espantosa colección de vestimentas oficiales para el equipo español que vaya a los Juegos de Londres. Esperemos que no sea el presagio de los resultados deportivos. Si es así, ni Nadal.
  • Sólo para atléticos: No estoy nervioso. No estoy nervioso. No estoy nervioso. No estoy nervioso. No estoy nervioso. No estoy nervioso. No estoy nervioso. No estoy nervioso. No estoy nervioso. No estoy nervioso. No estoy nervioso. No estoy nervioso. No estoy nervioso. No estoy nervioso. No estoy nervioso. No estoy nervioso. No estoy nervioso. No estoy nervioso. No estoy nervioso. No estoy nervioso. No estoy nervioso. No estoy nervioso. No estoy nervioso. No estoy nervioso. No estoy nervioso. No estoy nervioso. No estoy nervioso. No estoy nervioso.


Como escarpias. Los pelos de punta. Ese anuncio con el gran Mendi, el mejor actor con el que me he tomado alguna vez una copa, hablando del Atleti de nuestros amores. No se me ocurre nada mejor.

CONTRA LA PARED

En mi barrio, los matones son así.

Pintada maton garrido, Salamanca Pintada maton garrido, Salamanca

MÚSICA PARA LLEVARSE A UNA ISLA DESIERTA… O A CASTELLÓN



El próximo sábado se cumplen 3 años de la muerte de Antonio Vega y ayer apareció en el mercado el último disco con sus canciones. Lleva por título “Antes de haber nacido” y recopila las versiones que de algunas de sus piezas de siempre realizó en su última gira por teatros de España, cuando ya estaba muy malito. La canción de presentación es “Vapor” y su vídeo, el que aparece sobre estas líneas.



Fue un genio. Uno de esos artistas malditos, como su amigo Enrique Urquijo, que encontraron en la droga todo aquello que les faltó en la vida real. Dejó auténticas maravillas para deleite de seguidores y profanos. Una de ellas, esa irrepetible “Lucha de gigantes”, que resuena y resuena en mi cabeza como solo lo hacen las elegidas.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: