Fernando rodriguez original original

Garrido is not Spain

Fernando Rodríguez
Blog de Fernando Rodríguez

España S.A.

Imaginen que, con suerte, trabajan en una empresa cualquiera. Que, con más suerte aún, cobran, poco pero puntualmente a final de mes. Que los únicos parados que conocen son los que salen por la tele cada día 7 del mes entrante. Que todo va relativamente bien y que no tienen que preocuparse demasiado por la que está cayendo ahí afuera.

Supongan, no les costará demasiado, que un buen día la cosa se empieza a torcer. Las cuentas comienzan a no salir, saben cuándo empieza su jornada laboral pero no cuándo acaba y ven como sus salarios empiezan a descender preocupantemente. Dan gracias, claro, porque otros a su alrededor no tienen la misma suerte que usted. Sigan imaginando y comprueben cómo algunos de sus compañeros se han de ir de la empresa, con indemnizaciones impropias y excusas indignas. Hasta que les llega el momento a ustedes mismos de volver a su casa para no salir de ella más que para cobrar el, recortado, subsidio del paro. Imagínense, y ya es el último esfuerzo que les pido, que de camino a la oficina del desempleo ven a sus jefes con unos cochazos de impresión y brindando por los restaurantes de nivel antes de dirigirse a sus palacetes recién comprados. Llámenle España S.A. a su empresa y acertarán.

Decenas de personas insultan al ex presidente de Baleares Jaume Matas a la entrada del tribunal en el que se le está juzgando. Le llaman ladrón. Poco me parece. Le juzgan por no sé qué dinero, público por supuesto, que le dio a un ¿periodista? por hacerle discursos y loar sus innatas condiciones de liderazgo. Minucias en comparación con lo que presuntamente se ha llevado.

Cada día nuevas revelaciones aparecen sobre las presuntas tropelías del duque de Palma. La caída del yerno perfecto titularon el imprescindible reportaje de La Sexta
http://www.lasexta.com/lasextaon/urdangarin/completos/urdangarin__la_caida_del_yerno_perfecto/566023/1. Aquel zurdo de la selección de mi juventud se esconde ahora. Recibe su imputación esquiando. Si una décima parte de lo que se dice que ha hecho fuera cierto, le escupiría en la cara. Claro que se limpiaría con un pañuelo de seda y se reiría en mi mismo rostro a la espera de su siguiente pelotazo.

Estatua inspirada en Carlos FabraSi un día un parado castellonense se encontrase con Fabra por la calle y le diera, aunque fuera un capón, no me extrañaría nada. Quien promueve un aeropuerto sin aviones merece algo más que el oprobio público y algo menos que una estatua inspirada en su obra a su entrada.

Si una noche de éstas un parado andaluz, del millón largo que hay, tuviera un encuentro con el que se enriqueció con el tema de los ERES falsos y le metiera, al menos, un poquito de miedo, yo miraría hacia otro lado y me haría pasar por encubridor, cuando no por cómplice.

Nos piden, en fin, sacrificios. Y a nosotros no nos quedan ya ni fuerzas para pedir el inicio de la justicia y el fin de la impunidad. No es una crisis, es una estafa, insistimos con más pruebas que nunca. Cómo alguien en su sano juicio puede tener la poca vergüenza de pedirnos que sigamos confiando en los partidos políticos o en las instituciones de este país de corruptelas masivas. Vergüenza, esa es la clave. Por menos, por mucho menos, inventaron la guillotina aquí al lado.

DESAPUNTES

- Carne cruda: Admiro profundamente a Javier Gallego, el conductor de “Carne cruda”, todos los días en Radio 3 de 2 a 3 de la tarde. Da, especialmente a diestro, pero también a siniestro; sacude a todo lo que se mueve. Casi siempre, con razón. En los tiempos que corren, de autocensura manifiesta, le admiro como a pocos. Ojalá le pueda admirar mucho tiempo más. Será buena señal. El otro día, en el coche, escuché el programa especial que dedicó a Omar Sosa y a su piano. Aguanten, al menos, hasta el minuto 13. Esas lágrimas valen mucho la pena.

- Alá los cría…: Una de las profesiones con más futuro en Venezuela es traductor de persa. El mismo gran porvenir que supone saber chino en Cuba o castellano en Irán. Allí gobierna el descerebrado de Ahmadineyad, alimentado, entre otros, por el patán conservador norteamericano que propone bombardearle para empezar a hablar. Ojalá el mandamás iraní fuera tan genial como éste.



- De lectura obligatoria: Firmo debajo de esto.

- Sólo para atléticos: Cholo ante el peligro, Más Cholo que la una, Cholo sé que no sé nada, Cholo se vive una vez, Triste y Chola… Hay para elegir.

CONTRA LA PARED

Pintada sobre Rajoy en Salamanca

Los recortes de Rajoy en versión patria. La calle, con urnas y sin ellas, siempre tiene razón.

MÚSICA PARA LLEVARSE A UNA ISLA DESIERTA… O A CASTELLÓN



Tras la pista del genial Michel Bordeleau llego a su actual grupo, Les Charbonniers de l’Enfer, en román paladino, Los carboneros del infierno. Bordeleau, el tipo de las gafas, me deslumbró hace más de una década al frente de la inclasificable La Bottine Souriante, una de las bandas más potentes que jamás he visto sobre un escenario. Llegaban del Quebec canadiense y construían sus obras en base a una grandísima sección de viento y a los incansables pies de Bordeleau golpeando contra una tabla. Así como suena. Y cómo sonaba. Su nuevo grupo no es lo mismo, pero puede ser casi igual. Una delicia.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: