Oscar sanchez original original

Frente al muro

Óscar Sánchez Alonso (UPyD)
Blog de Óscar Sánchez Alonso. UPyd Salamanca

Rubalcaba y Rajoy se conjugan en pretérito

A poquita memoria que se tenga, el pasado de Rubalcaba es mucho lastre para un velocista como él. A don Alfredo le gustaría encarnar futuro y horizonte, pero mira por dónde€Ś es tan sólo un ayer. Rubalcaba representa (en la política) la misma expectativa y novedad que encarnaría (en el humor) el regreso de Esteso y Pajares.

No es una cuestión de edad. Es una cuestión de proyecto. Es una cuestión de agotamiento. Es una cuestión de ejercicio y trayectoria. Ni siquiera hace falta repasar la hemeroteca: bastaría acudir a cualquiera de sus teletipos más recientes. Por mucho que quiera escurrir sus bultos, él no ha sido número 2 de un ente abstracto e indeterminado, cuyo conocimiento nos resulte indescifrable.

Por mucho que quiera esconder sus vergĂźenzas, él ha sido partícipe y portavoz€Ś de un irresponsable dislate. Su pasado (aunque lo esconda, lo disimule, lo adorne o lo tunee) es su auténtico y demoledor presente. Sería enternecedor que cuando le llegasen críticas al candidato, Elena Valenciano y José Blanco pudieran decir, al unísono: "Ladran€Ś luego 'rubalcamos'".

Sería emocionante, por supuesto, pero me temo que no ha lugar. Si Rubalcaba fuese verbo, su conjugación no presentaría dudas. Rubalcaba es pretérito. Imperfecto para más señas. Rubalcaba es a 'rubalcar', lo que enredaba a enredar, ocultaba a ocultar, mentía a mentir... y 'faisanaba' a 'faisanar'. El pretérito imperfecto hace referencia a aquellas acciones del pasado que tuvieron continuidad, que resultaron repetidas€Ś

Más o menos eso es Rubalcaba: un duradero y cansino pasado, cuya vigencia -eso sí- se ha colado en nuestros días. A no mucho tardar, su acción estará finalizada. Ése es su futuro político: saltar de un pretérito a otro. Le aguarda el indefinido.

Tiempo verbal que en los ejemplos (escogidos al azar, por supuesto) supondría algo así como enredó, ocultó, mintió y 'faisanó'. Ése es el futuro de un pretérito imperfecto que camina a `indefinirse´: Rubalcaba, en breve, 'rubalcó'.

***

Y sobre el futuro 'pluscuamperfectísimo' que representa Rajoy, qué decir. !!Desplieguen los cohetes y el confeti, lancen pronto espumillón y serpentina!! Don Mariano aspira a `monclo(h)abitar´. Legítima aspiración, como legítima es la queja de quienes entendemos (y lo hemos argumentado en múltiples ocasiones de forma verificable) que Rajoy no encarna alternativa€Ś

Tan sólo prolongación de un similar desbarre. Cuando Rajoy llegue al Gobierno, podrá haber cosas en las que acierte más que sus predecesores, podrá haber otras en las que acierte menos. Pero si más allá de superficies buscamos la raíz y el fondo de ciertos desmanes, Rajoy 'se conjuga' de la misma forma que Rubalcaba.

El proyecto popular también se ha negado a afrontar las reformas estructurales que requiere nuestra democracia. El proyecto popular también ha contribuido a forjar los deterioros que han dejado muy mermado el Estado de Derecho. El proyecto popular también ha buscado beneficiarse de todas esas rémoras que tanto han empobrecido la política. El PP, lo siento, también es cómplice y coautor de estos 'prodigios'que nos alumbran.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: