Oscar sanchez original original

Frente al muro

Óscar Sánchez Alonso (UPyD)
Blog de Óscar Sánchez Alonso. UPyd Salamanca

Hemos votado por debajo de nuestras posibilidades

€œÂżQué hemos hecho los españoles para merecernos esto?€, pregunta un ciudadano. €œNada. Y por eso nos lo merecemos€, responde el interlocutor que Máximo dibuja con su trazo. La viñeta es de hace años, y aunque se entiende lo que formula, cabría establecer (ayer y hoy) algunas puntualizaciones.

En democracia (en tanto que haya un mínimo de opción para elegir entre lo que existe, o un mínimo de opción para crear algo nuevo que hasta entonces no existía) los ciudadanos somos corresponsables de lo que ocurre en el escenario político. Y somos corresponsables tanto para lo bueno, como para lo malo. Lo que pasa es que a los logros nos apuntamos pronto; y ante los estropicios, sin embargo, acostumbramos a escurrir el bulto.

Por supuestísimo que hay ciudadanos que trabajan activamente, para ayudar a subsanar los deterioros democráticos que tan omnipresentes hoy resultan. Pero no menos cierto es que hay ciudadanos que han compadreado (por acción y omisión) con las tropelías políticas que nos envuelven.

PP y PSOE gobiernan y han gobernado. `Solos y en compañía de otros´ aglutinan un jugoso historial. Cada vez que mermaron la independencia de la Justicia; cada vez que `okuparon´ las Cajas de Ahorros; cada vez que permitieron que el voto de los ciudadanos no valiese lo mismo; cada vez que juguetearon con el nacionalismo a reírle las gracietas y a imitar sus planteamientos; cada vez que menoscabaron los sistemas de control y contrapeso que caracterizan a todo sistema democrático; cada vez que extendieron sus obscenas redes clientelares; cada vez que se empecinaron en llevar imputados en sus listas; cada vez que instrumentalizaron instituciones, tratando de ponerlas al servicio de su interés partidista; cada vez que tomaron decisiones pensando en su exclusivo rédito electoral; cada vez que alentaron la ineficiencia e insostenibilidad del actual modelo de Estado€Ś etc, etc, etc; cada vez que todo eso pasó, ha habido muchos millones de personas que sí hicieron algo: votarles.

Mientras hubo ciudadanos que apostaron por botarles; otros, ciertamente, les votaron. Mientras hubo ciudadanos que apostaron por depurar responsabilidades democráticas y no quisieron que saliese gratis la superchería; otros decidieron reafirmar, con su voto, los desgarros.

Entre las deficiencias de nuestra cultura democrática está el hacer oídos sordos€Ś a tiempo parcial. Y por desgracia, mucha ciudadanía está dispuesta a escandalizarse sólo cuando el desmán es cometido por las siglas que le son ajenas; mientras que mirará gustosa para otro lado cuando la barbaridad es cometida por `los suyos´.   

Asimismo, también hay ciudadanos que han decidido parapetarse tras esas falaces naderías de que `todos los partidos son iguales´ (curiosa forma de sustituir el juicio informado y racional€Ś por el simplificador prejuicio); y también hay ciudadanos que se dejan engatusar por el demagógico dicho de que  `el pueblo nunca se equivoca´ (proclama que de forma interesada lanzan unos, para que otros piquen en tan adulador y estúpido anzuelo).

En definitiva, y respondiendo a la viñeta de Máximo, los ciudadanos sí han hecho cosas: algunos se han cruzado de brazos; algunos han decidido incurrir en injustas generalizaciones; algunos han decidido rasgarse las vestiduras de forma sectaria y maniquea; algunos se han hecho cómplices del desfalco económico, institucional y democrático.

Sin embargo, también algunos constataron que la oferta existente ya había evidenciado su incompetencia; de modo que, en vez de optar por el pueril lamento, osaron emprender camino, y decidieron crear un nuevo partido.

Ese partido se llama UPyD, y celebra esta semana su quinto aniversario. Cuando nació, muchos auguraron su inmediato fracaso. Muchos vaticinaron su inminente disolución. Muchos pronosticaron su temprano derrumbe. Bien. Para sorpresa de listos y nigromantes... aquí estamos; aquí seguimos.

Las reivindicaciones y propuestas que abandera UPyD (le pese a quien le pese) protagonizan el debate político de nuestros días.  A pesar de que el `establishment´ partidista y mediático puso siempre buen empeño en el suicida ninguneo de la realidad, nadie hoy puede abstraerse a la evidencia.

Frente a quienes modifican sus ocurrencias en función de la conveniencia electoralista de cada sitio, UPyD defiende el mismo discurso en toda España. UPyD nació para afrontar una regeneración democrática que resulta indispensable. Una regeneración democrática que permita dar respuesta a la crisis (no sólo económica) que padecemos.

El paisaje político no está así de mal porque una azarosa maldición haya acarreado de forma repentina las desdichas. Algunos (desde los partidos, desde las instituciones) pusieron obstinado ahínco en el destrozo. Otros (mediante su voto, mediante sus actitudes) pusieron no menos perseverancia en reafirmar el daño.

Reconozcámoslo: los ciudadanos hemos tenido opciones, y no cabe escudarse en que la avalancha nos ha pillado de improviso. Dado que existía alternativa al `más de lo mismo´ y al `todo es igual´, corresponde reconocer que hemos votado por debajo de nuestras posibilidades. ÂżPreferimos seguir reincidiendo; o vamos a optar, al fin, por recapacitar?

Twitter: @o_sanchezalonso

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: