Silueta original

Feliz con poco

Félix Martín Santos

Enfermedad de Parkinson: Efectos beneficiosos del café

Desde hace décadas sabemos que el consumo de café, con cafeína, se asocia a una reducción significativa del riesgo de desarrollar las dos enfermedades neurodegenerativas más prevalentes en el mundo: la enfermedad de Alzheimer y la enfermedad de Parkinson.  

Ambas comportan un gran deterioro no sólo de la esperanza de vida en buena salud de quien las sufre sino también de todo el entorno familiar, especialmente de los cuidadores directos del paciente. Por ello, está plenamente justificado estudiar cualquier estrategia de salud que comporte una probable reducción del riesgo de desarrollar estas crueles enfermedades.

 

En marzo del presente año describimos en este blog los efectos preventivos del café sobre la enfermedad de Alzheimer; en este artículo y en el siguiente analizaremos los estudios más relevantes que revelan la capacidad del café para reducir el riesgo de la enfermedad de Parkinson (EP).

 

IMPORTANCIA DE LA ENFERMEDAD DE PARKINSON

 

Esta enfermedad es muy importante por al menos tres hechos: primero, por su gran prevalencia; segundo, por su gravedad, dada su evolución progresiva y limitante de la calidad de vida; tercero, porque comporta un gasto excesivo.

 

El 2 de julio de 2013 se publicó un informe de la Fundación del Cerebro sobre el impacto social de la enfermedad de Parkinson en España. Esta entidad, depende de la Fundación Española de Enfermedades Neurológicas (FEEN). Los autores del estudio resumen al final del mismo las conclusiones obtenidas:

 

-          La enfermedad de Parkinson (EP) en España tiene una incidencia y prevalencia similar al resto de Europa. Según la Sociedad Española de Neurología (SEN) esta enfermedad afecta a 150.000 personas en España. Aunque usualmente la sufren personas mayores, el 15% de los afectados no superan los 45 años de edad.

 

-          Esta enfermedad deteriora la calidad de vida de los pacientes y aumenta a casi el doble la mortalidad de los mismos.

 

-          Supone un coste económico muy importante para el país, que puede llegar hasta más de 17.000 euros anuales por paciente. Importe que irá incrementándose a medida que aumente la supervivencia o longevidad de la gente así como el precio de las nuevas terapias.

 

-          A pesar del esfuerzo ímprobo de los profesionales de la salud y de la Administración, queda mucho camino por recorrer para que una asistencia de calidad, eficaz y multidisciplinar sea universal para todos los pacientes con Enfermedad de Parkinson.

 

EFECTOS BENEFACTORES DEL CAFÉ EN LA ENFERMEDAD DE PARKINSON

 

El primer estudio prospectivo sobre el tema se publicó en JAMA en mayo del año 2000. Ross y colegas estudiaron a 8.004 varones norteamericanos de origen japonés, cuya edad oscilaba de 45 a 68 años, durante 30 años (Honolulu Heart Program), a fin de evaluar una posible asociación entre la ingesta de café y el riesgo de enfermedad de Parkinson(EP) 1.

 

Durante este prolongado periodo de estudio se diagnosticaron 102 casos de Parkinson, lo que permitió calcular las tasas de incidencia de esta enfermedad en los no bebedores de café y en los consumidores del mismo.

 

Tras controlar otras variables de confusión, que pueden confundir y falsear los resultados como el tabaquismo (suele asociarse a un descenso de incidencia de EP) se pudo comprobar que la incidencia de la enfermedad de Parkinson se redujo notablemente con cantidades crecientes de café. Así, los no bebedores de café tenían una tasa de incidencia de 10,4 casos por 10.000 personas/año, mientras que los bebedores de 5 ó más tazas (28 onzas día) tenían una incidencia de 1,9 casos por 10.000 personas/ año. Resultados similares se observaron entre los bebedores de cafeína de otras fuentes. La reducción de riesgo también se observa con consumos pequeños de café (una a dos tazas). Además, son independientes del consumo de tabaco.

 

Los autores concluyen el estudio afirmando que “ hemos efectuado el primer estudio prospectivo que demuestra una asociación inversa entre el consumo de café y el riesgo de desarrollar Parkinson. La probabilidad de desarrollar la enfermedad es cinco veces menor entre quienes tomaban cinco tazas de café al día con respecto a los que no tomaban ninguna taza.”

 

Los autores del estudio sí que aconsejan que en el futuro se efectúen más estudios de iguales características que éste: prospectivo y de cohortes.

 

Antes de continuar con nuevos estudios, quiero hacer algunas precisiones sobre éste. El consumo de café lo evaluaron mediante métodos bastante fiables (registro de alimentos de 24 horas y cuestionario de frecuencia de alimentos) tanto al principio del estudio como en evaluaciones periódicas. Hay que señalar que  sólo evaluaron café normal y no el descafeinado. En cualquier caso, tanto en éste como en otros estudios no se especifica si el café se toma filtrado en infusión (cafeteras con filtro de papel: chemex, sifón, V 60, aeropress) o con cafeteras expreso (inventadas en 1901). Sí que es cierto que en Europa hay más tradición por el café filtrado, sobre todo en los países escandinavos.

 

 

 

 

Ahora podemos proseguir refiriendo sucesivos estudios longitudinales y prospectivos. El siguiente que merece la pena referir fue el publicado en marzo de 2003 por Ascherio y colegas en una gran revista americana de neurología (Neurology). 2  

 

En los antecedentes del estudio los autores recuerdan que los varones que beben café (con cafeína) tienen menos riesgo de desarrollar la enfermedad de Parkinson; en mujeres, en cambio, todavía no se había podido demostrar nada parecido. 

 

Por ello, decidieron emprender un estudio con 77.713 mujeres libres de esta enfermedad al inicio del estudio, quienes estaban en pleno climaterio o alcanzaron la menopausia antes de concluir el mismo. Durante 18 años de seguimiento los autores documentaron 154 casos de Parkinson. Tras el correspondiente análisis, concluyen que “estos resultados sugieren que la cafeína reduce el riesgo de EP entre las mujeres no sometidas a tratamiento hormonal sustitutivo con estrógenos, pero lo incrementa entre las mujeres que sí toman estrógenos durante su menopausia”.

 

Hasta ahora hemos mencionado estudios efectuados exclusivamente con hombres o con mujeres. Hubo que esperar hasta mayo de 2007 para leer un estudio prospectivo, de gran rigurosidad científica, donde la muestra estaba constituida conjuntamente por hombres y mujeres.

 

Se trata del estudio finlandés efectuado por K. Sääksjärvi y colegas,3 en el que estudian una muestra constituida por 6.710 mujeres y hombres de 50 a 79 años, libres de enfermedad de Parkinson al inicio del estudio, durante 22 años de seguimiento, al cabo de los cuales se registran 101 casos nuevos de esta enfermedad. Tras controlar una serie de factores o variables de confusión (edad, sexo, consumo de alcohol, tabaquismo, actividad física aeróbica, hipertensión arterial, niveles de colesterol en sangre…) comprueban una asociación inversa dosis-dependiente entre el consumo de café y el riesgo de desarrollar la enfermedad de Parkinson, tanto en hombres como en mujeres, esto es, a más ingesta de café menos riesgo de Parkinson. De forma que el riesgo relativo (RR) de las personas que beben diez o más tazas de café al día comparado con el de los no bebedores fue de 0,26, lo que indica una reducción del riesgo del 74%. Los bebedores de una a tres tazas tenían un RR de 0,85 mientras que en los de cuatro a nueve tazas descendió hasta 0,65 (reducción de un 35% del riesgo de EP). Además, observan que la asociación fue mucho más manifiesta entre las personas con sobrepeso y bajo nivel de colesterol en sangre.

 

En este estudio finlandés las mujeres que recibieron estrógenos durante el climaterio experimentaron prácticamente el mismo descenso de riesgo de EP. Sin embargo, la muestra era muy pequeña, pues sólo el 1,9% de estas mujeres tomaron hormonas durante su menopausia.

 

En septiembre de 2012, de nuevo Ascherio y su grupo vuelven a publicar un trabajo prospectivo sobre la cafeína y el riesgo de enfermedad de Parkinson4, pero esta vez en una muestra mixta, de hombres y mujeres, la que corresponde a un gran estudio prospectivo norteamericano (Cancer Prevention Study II Nutrition Cohort).  

 

Trabajaron conjuntamente miembros de la Escuela de Salud Pública de Harvard y miembros del Programa de Investigación Epidemiológica de la Sociedad Americana de Cáncer. Estudiaron una muestra de 112.222 personas (48.532 hombres y 63.590 mujeres) durante 10 años, observando al cabo de los cuales 197 hombres y 120 mujeres con enfermedad de Parkinson

 

Los resultados del estudio se caracterizaron por constatar una asociación inversa entre la ingesta de café y el riesgo de esta enfermedad. De suerte que el riesgo relativo (RR) entre hombres bebedores de tres tazas (5º quintil) con respecto a los bebedores de una taza al día (primer quintil) fue de 0,43 mientras que entre las mujeres fue de 0,61, lo que indica una reducción del riesgo de Parkinson del 57% y del 39%, respectivamente. Además, entre las damas esta asociación era mayor entre las que nunca tomaron tratamiento hormonal sustitutivo con estrógenos (RR: 0,32) que entre las que lo tomaron habitualmente (RR: 0,81).

 

Los autores concluyen: “La ingesta de cafeína reduce netamente la incidencia de enfermedad de Parkinson, con una atenuación de resultados en mujeres sometidas a tratamiento con estrógenos durante la menopausia”.

 

 

 

 

METAANÁLISIS O REVISIONES EXHAUSTIVAS DE MÚLTIPLES ESTUDIOS SOBRE EL TEMA

 

En abril de 2014 se publicó en una prestigiosa revista de geriatría internacional (Geriatrics & Gerontology International) los resultados de una revisión sistemática de 13 artículos que trataban sobre la relación entre el café y la enfermedad de Parkinson6. El número de personas implicadas fue realmente notable: 901.764 participantes.

 

Pues bien, los autores de este estudio chino (Hui Qi y Shixue Li) demostraron que a medida que se incrementaba el consumo de café se reducía el riesgo de Parkinson, observando los mejores resultados con la ingesta diaria de tan sólo tres tazas de café. Estos investigadores también comprobaron que la ingesta de té también reducía sensiblemente el riesgo de este proceso neurodegenerativo.

 

¿ES IMPRESCINDIBLE LA PRESENCIA DE CAFEÍNA PARA QUE EL CAFÉ MUESTRE EFECTOS SALUDABLES? 

 

La lectura y análisis (casi constante) de múltiples artículos sobre los efectos saludables del café me permite colegir que esta bebida universal necesita imprescindiblemente la presencia de cafeína para conseguir sus efectos neuroprotectores: reducción significativa del riesgo de desarrollar enfermedad de Alzheimer, enfermedad de Parkinson y depresión mental. Aunque también es preciso decir que otras sustancias contenidas en el café (antioxidantes, entre otras) cooperan con la cafeína en una especie de sinergismo por potenciación.

 

Pero el consumo de café también se ha asociado a una reducción significativa del riesgo de desarrollar otras enfermedades crónicas, verbigracia, la diabetes tipo dos, la cirrosis etílica, la cardiopatía isquémica y una serie de tumores malignos (hígado, próstata, mama, endometrio, colon, de cavidad oral y de cerebro, entre otros). 

 

Pues bien, todos estos beneficios se observan tanto con la ingesta de  café descafeinado como con la de café entero (con cafeína). En consecuencia, no ha de ser la cafeína la responsable de tales efectos saludables, sino muy probablemente otras sustancias contenidas en el café (ácido clorogénico, cafestol, kawheol…) de reconocido poder antioxidante así como antiinflamatorio y antitumoral.

 

En el próximo artículo describiré cómo la efectividad de la cafeína parece depender de ciertos genes así como las hipótesis que intentan explicar los efectos beneficiosos del café sobre esta enfermedad.

 

Bibliografía

 

1  Association of Coffee and Caffeine Intake With the Risk of Parkinson Disease FREE

G. Webster Ross, MD; Robert D. Abbott, PhD; Helen Petrovitch, MD; David M. Morens, MD; Andrew Grandinetti, PhD; Ko-Hui Tung, MS; Caroline M. Tanner, MD, PhD; Kamal H. Masaki, MD; Patricia L. Blanchette, MD, MPH; J. David Curb, MD, MPH; Jordan S. Popper, MD; Lon R. White, MD, MPH JAMA. 2000;283(20):2674-2679. doi:10.1001/jama.283.20.2674

 

2 Caffeine, postmenopausal estrogen, and risk of Parkinson’s disease

Ascherio A,  H. Chen, M.A. Schwarzschild, , S.M. Zhang,  G.A. Colditz, F.E. Speizer, MD  

Neurology, March 11, 2003 vol. 60 no. 5 790-795

 

3 Prospective study of coffee consumption and risk of Parkinson's disease. K Sääksjärvi, P Knekt, H Rissanen, M A Laaksonen,  A Reunanen and S Männistö . European Journal of Clinical Nutrition (2008) 62, 908–915; doi:10.1038/sj.ejcn.1602788; published online 16 May 2007

 

4 Caffeine and risk of Parkinson's disease in a large cohort of men and women. Natalia Palacios ScD,  Xiang Gao MD, PhD, Marjorie L. McCullough ScD, Michael A. Schwarzschild MD, PhD3, Roma Shah MS, Susan Gapstur PhD and Alberto Ascherio MD, DrPH

 

5  Caffeine for treatment of Parkinson disease.  A randomized controlled trial. Neurology. August 1, 2012. Doi  1212/WNL.   Ronald D. Postuma;  Anthony E. Lang, MD, Renato P. Munhoz, MD, Katia Charland, PhD, Amelie Pelletier, PhD, Mariana Moscovich, MD, Luciane Filla, MD, Debora Zanatta, RPh, Silvia Rios Romenets, MD, Robert Altman, MD, Rosa Chuang, MD, and Binit Shah, MD

 

6  Dose-response meta-analysis on coffe, tea and caffeine consumption with risk of Parkinson´s disease.  Hu Qi, Shixue Li.  Geriatrics & Gerontology International . Volume 14, Issue 2. Pages 430-439. April 2014.

                                                           

                                                              

                                                   Dr. Félix Martín Santos

 

                                                              

Comentarios

María Jesús Hernández Rodríguez 06/06/2015 16:19 #8
Una vez más enhorabuena Félix por tu espléndido trabajo sobre los efectos beneficiosos del café, eres un estudioso y divulgador infatigable, un auténtico profesional de la medicina que te preocupas y cuidas de que la salud pública sea cada vez mejor. Me gustaría encontrarme entre esos afortunados que metabolizan lentamente la cafeína y seguir disfrutando de una aromática taza de café de Etiopía preparado con una buena técnica barista. Es una auténtica delicia poder charlar con los amigos en torno a una taza de buen café mientras que la cafeína ejerce su efecto protector en nuestras neuronas. Muchas gracias Félix por regalarme esta magnífica información
Inmaculada Hernández Rodríguez 28/05/2015 11:12 #7
Da gusto leer tus magníficas exposiciones donde brilla no solo un profundo y contrastado conocimiento científico sino también tu forma magistral de transmitirlo. Gracias por estar siempre pendiente de los últimos estudios y de sus conclusiones, muchas gracias por tu labor de divulgación en beneficio de una vida más saludable y feliz.
Patricia (BbCafe) 14/05/2015 15:43 #5
Buenas tardes Félix, quería darte la enhorabuena por el gran artículo que has publicado; esto ayudará a la mayoría de la población a concienciarse de la importancia que tiene tomarse tan sólo una taza de café al día. Aún me queda por terminar de leer parte de los artículos que has publicado anteriormente. Nos vemos pronto,un saludo. Patricia
Laura Urquijo 08/05/2015 23:23 #4
Me ha gustado mucho este artículo. El tema de los efectos beneficiosos del café sobre el Parkinson parece muy interesante. Sería genial que tales efectos fueran plenamente confirmados. Por la exhaustiva y, a mi parecer, muy clara información ofrecida aquí parece bastante verosímil.Si el contenido está bastante bien estructurado y documentado, todavía está mejor escrito y explicado. ¡Enhorabuena! De todas formas a mí me gustan los cafés de los baristas, pues los demás están muy amargos. Menos mal que aquí, en Madrid, tenemps alguna buena cafetería barista. Muchas gracias por publicar trabajos sobre el café. Es muy raro encontrar a médicos que conozcan realmente los efectos positivos del café sobre la salud, pues muchos tienden a suprimirlos; a mi juicio sin documentarse bien. Por ello agradezco doblemente el esfuerzo hecho aquí. Las citas bibliográficas ofrecidas son muy consistentes, casi apabullantes.
Carlos 07/05/2015 14:38 #3
Encuentro interesante tal artículo y lleno de profundas reflexiones que invitan a la consumición de café con esos propósitos tan sanos que describes del mismo. Espero que los artículos venideros descifren más curiosidades de los alimentos y su relación con un bienestar saludable.
Sara 07/05/2015 09:54 #2
Me ha encantado este artículo, pues nos sigues ofreciendo una información de gran calidad sobre estilos de vida. El del café es un tema que dominas como pocos. Cada vez que leo algún artículo sobre el mismo me dan ganas de tomar café, aunque tomar esos cafés de barista, que tanto admiras, me parece muy difícil, pues es raro encontrarlos. Muchas gracias por todo el esfuerzo que haces por aportar una información muy rigurosa y contrastada, con un lenguaje ameno y accesible.Todos tus diversos y variados temas son muy interesantes y los relatas magníficamente. Cada mes espero con interés leer tu nuevo artículo. Nunca me defraudas. Muchas gracias por todo.
Rodrigo González 07/05/2015 08:37 #1
Excelente artículo. Se entiende bastante bien, a pesar de la gran cantidad de datos mostrada, que, por otra parte, aumentan mucho el rigor científico del mismo.Lo hace más creíble. Cuando uno sufre en la familia un caso de Parkinson, como en nuestro caso, desea que cualquier medida (cuanto más sencilla mejor) pueda realmente reducir el riesgo y evitar la enfermedad en los hijos y nietos. Ésta del café me parece magnífica. Algo ya sabíamos, aunque ahora me empieza a quedar mucho más claro. Espero con interés el siguiente artículo. Muchas gracias por ayudarnos a mejorar nuestras conductas de salud.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: