Silueta original

Escuela de hegemonía

Estefanía Rodero

PODEMOS Universidad de Salamanca

PODEMOS Universidad de Salamanca

 

Decía Nelson Mandela en El largo camino hacia la libertad que las preguntas revolucionarias siempre empiezan por un ¿Para qué? impulsándonos a la acción.

 

¿Para qué crear el círculo Podemos Universidad de Salamanca?

 

Hasta la visita electoralista de Soraya Sáenz de Santamaría hace unos días a nuestra ciudad (utilizando la misma Universidad pública que su partido ha desmantelado como escenario para su campaña personal dentro de las luchas internas del PP ante la descomposición del liderazgo de Rajoy), quien entraba en la página web del VIII Centenario de la Universidad de Salamanca, podía comprobar cómo era la imagen del señor Botín la que aparecía en portada y con carácter más destacado.

 

En esta misma línea, precisamente en el año electoral más importante que ha vivido nuestro país en las últimas décadas, la Facultad de Ciencias Sociales de la USAL aparecía en los medios de comunicación, no tanto por su papel reflexivo o su contribución al análisis político y social esperado, sino por la firma de un convenio de educación financiera con la fusionada con Bankia, Bancaja y el Banco CEISS (antigua Caja España-Caja Duero).

 

Es evidente que desde hace años vivimos un proceso de bancarización de la Universidad pública en España (especialmente a través de la llamada "división global Santander Universidades", que tiene un especial afán con la Universidad de Salamanca por su relación con América Latina). No sólo asistimos a la creación de cátedras, seminarios, publicaciones patrocinadas o directamente gestionadas por los bancos, sino que la introducción del discurso neoliberal en todos los órganos de la Universidad pública es ya una evidencia.

 

Martha Nussbaum en su magnífico libro Sin fines de lucro. Por qué la democracia necesita de las humanidades ya alertaba del progresivo desmantelamiento de la educación humanística a nivel internacional (no en vano, entre las últimas actuaciones de Podemos Cultura ha estado la movilización estatal frente al desmantelamiento de la filosofía dentro de la LOMCE).

 

La Universidad de Salamanca, ante la hegemonía neoliberal que se ha hecho dueña de los espacios de conocimiento, se ha avergonzado de sí misma y de la fortaleza de su tradición, acomplejada por la enorme suma de "estudiantes no rentables", de áreas de "dudoso interés para el mercado" y de no cumplir con las demandas formativas que impone, entre otras, esta Unión Europea que necesita para la supervivencia de los bancos alemanes las economías subalternas del Sur.

 

Para contrarrestar este "déficit" nuestra Universidad se ha embarcado en los últimos años en proyectos megamillonarios, como el proyecto Welcome de 2,8 millones de euros, que no sólo abriga procesos de nepotismo en la Universidad pública, sino que no revierten en modo alguno sobre el bien común de nuestra ciudad o provincia y dan por hecho que no hay otros modelos de desarrollo posibles más allá del modelo start-up, la desvinculación territorial o ideológica, que ya denuncian estudiantes y docentes de economía a nivel internacional.

 

Ante esta situación de cooptación del conocimiento por parte del mercado, no sólo estaremos vigilantes ante lo que la Universidad pública ha bautizado como Horizonte 2018, por el que el Consejo de Ministros ha aprobado un régimen fiscal especial para la captación de fondos, en la línea turbia de relación público-privado en la que se mueve la corrupción galopante del Partido Popular, favoreciendo los patrocinios privados que quedan fuera de las cacareadas webs de transparencia, modelo que ya sufrimos con la opaca y ajena a la fiscalización de la ciudadanía Fundación Salamanca Ciudad de Cultura, o los patrocinios a los que ya nos tiene acostumbrados el muy de derechas privatizador de la cultura en nuestra ciudad, el señor Revuelta.

 

Podemos Universidad de Salamanca nace para articular las demandas que hasta el momento se estaban dando en departamentos estanco sin identificar que su enemigo común es el avance neoliberal dentro de la Universidad pública española.

 

No sólo nuestros y nuestras estudiantes van a exigir la retirada del modelo 3+2, creado en exclusiva por un afán recaudador, o por la reversión del Real Decreto de 20 de julio de 2012, terminando con la tasa de reposición, estudiando la bajada de tasas, impulsando las becas, sino que vamos a trabajar para hacer efectivo lo que decimos: la Universidad y la investigación son motores fundamentales de innovación, pero no sólo tecnológica, sino también social y cultural y cuenta con una capacidad de cohesión y dinamización territorial que en el caso de la Universidad de Salamanca adolece de una deuda histórica hacia nuestra provincia, nuestros pueblos.

 

Pero no se trata sólo de nuestr@s estudiantes. Para Podemos Universidad de Salamanca el modelo de subcontratas, la precarización de los contratos, la presencia de falsos autónomos entre el personal de servicios de nuestra Universidad pública son un modelo a desterrar frente a las propuestas de Podemos que garantizan el control de la financiación pública y los mecanismos de evaluación. Desde Podemos Universidad de Salamanca queremos estudiar la incorporación de cláusulas sociales en la contratación desde el ámbito universitario, la relación institucional con la banca ética (como ya se impulsó, a instancias de los trabajadores, en algunas áreas centrales de la USAL) con el fin de no actuar como paraguas de procesos de explotación laboral encubierta.

 

Entre nuestras prioridades estarán las políticas de retorno, la visibilidad del problema de la emigración económica forzosa de nuestras investigadoras e investigadores, que en nuestra provincia se une a un proceso de despoblación de extrema gravedad, especialmente en las capas más jóvenes.

 

Vamos a desarrollar una línea de acción específica sobre TRANSPARENCIA, al igual que acciones de defensa y reivindicación de las Humanidades como conocimiento crítico clave para la participación y la profundización de la democracia.

 

Y, por supuesto, vamos a apoyarnos en los lazos con América Latina, de quien tanto tenemos que aprender en pie de igualdad y no como Universidades cómplices del ánimo de lucro de ninguna multinacional.

 

Podemos Universidad de Salamanca nace para democratizar la Universidad frente a sistemas internos de privilegio y jerarquía que han impedido en muchos momentos la unidad y la fuerza para hacer frente a la intrusión del mercado en el conocimiento, así como para favorecer que esta Universidad pública se vuelque con esta provincia empobrecida del Oeste español, vecina de Portugal, amorosa con América Latina y profundo Sur de Europa.

Comentarios

roman. podemos 13/11/2015 06:39 #4
Aun admitiendo los asuntos políticos y sindicales como correas de transmisión logística en la Universidad, no se pueden confundir los medios con los fines sopena de socabar la propia naturaleza característica de la misma. No..., no debemos intentar operacionalizar la ideologia política en la Universidad, por muy bonito y hasta rentable, a corto plazo, que ésto nos pueda parecer... Hay otras formas de hacer política en esta Institución, aparcando los "ismos" y con horizontalidad; garantizando al universitario siempre, POR ENCIMA DE TODO, la total autonomia e independencia responsablemente compartida, para el ejercicio de sus derechos como educando/formando. Si esto no fuera así, la Universidad perdería probablemente casi toda su idiosincrasia y se convertiría en una fábrica o empresa, como todavía algunos quieren que sea. Viene a ser similar a la valoración de los principios y valores que un Comité de Ética Hospitalario debe tener en cuenta en la toma de decisiones ante aspectos vitales de los pacientes hospitalizados. La línea de intervención/no intervención en nuestro "modus operandi" al crear el Círculo es tan fina que ante la mínima sospecha de control político en este ámbito y aun admitiendo que PODEMOS jugara "como nunca" a posteriori, perderiamos todos como siempre (parafraseando al argentino futbolero Valdano). En esto estoy de acuerdo con Sansa. Y no me refiero al hablar así a la defensa del derecho a tener estudios universitarios (que comparto claro), que debe ser garantizado por el Estado apelando a la voluntad individual, al mérito y a la justicia distributiva., entre otras razones. En mi opinión, llevamos politizando por unos y otros el fenómeno educativo y la Universidad en nuestro país desde hace mas de 100 años (desde la época pos colonial). Y así nos lució y nos luce el pelo (vg., guerra civil y situación actual). Reformas, reformas y más reformas...tantas como Gobiernos y todavia no nos cansamos... Todos han intentado aquí manipular con "su razón" el único material ultrasensible, la educación/formación. Hasta el Estado lo ha hecho -dicen los anarquistas-, cuando la propia idiosincrasia del fenómeno educativo probablemente hasta lo ultrapase. Y en esto puede que acierten. Me duele la cabeza al realizar el análisis sosegado de las relaciones entre el fenómeno educativo/formativo (tendencial y prospectivo) y el Estado con sus poderosas razones (muchas vergonzosamente conocidas) en términos de Democracia representativa, la actual. Esto es lo que están manifestando los alumnos, que son los máximos exponentes (junto con la función de Academia y de I+D), de la razón de ser de la misma, a sus representantes políticos. Hace escasamente un mes se manifestaban en las calles... Reivindicaban medios, independencia y certidumbre/adecuación en unos espacios y tiempos marcados por un sistema político, complejo sí, pero que fuera de la máxima representación, consenso y durabilidad. En esta sociedad de la información y del conocimiento que hemos iniciado, cada vez es más sentido ese "malestar de la cultura" en los procesos de socialización y de profesionalización. Casi todo tiene la marca de la superficialidad y la ausencia de profundidad... Pero las "churras" siguen siendo churras y las "merinas", merinas... En la búsqueda de identidades individuales más alargadas en la colectividad, nuestros universitarios no quieren ser educados y formados para ser acríticos, consumistas e insolidarios, y así se expresaban en algunas pancartas (TAMPOCO PARA SER DE PODEMOS O DE CUALQUIER ADSCRIPCION POLÍTICA CLARO) y sí para tener una ciencia con consciencia, propia y colectiva, un trabajo, vocación o sentido de vida que les pueda dignificar y hacerles libres. Por todo esto, aun siendo de PODEMOS, disiento que se haya creado en la USAL un Círculo nuestro... Me acuerdo de una de las virtudes que para PODEMOS debe caracterizar a la mujer del Cesar...No sólo debe ser honrada sino parecerlo... (Que conste que el Cesar también). Y esto no quiere decir que nos desinteresemos por la USAL, al contrario, mucho más, pero..., de otras formas. ¡ ANIMO ESTEFANIA... VAMOS A GANAR!
goya 26/10/2015 21:38 #3
felicidades con esas ganas de luchar por la cultura se te abriran ventanas. Lucha por lo que cres.Te lo mereces amiga.Ante todo dignidady la cara muy alta.
sansan 26/10/2015 16:16 #2
Hay varias organizaciones en la USAL peleando desde hace años por todas esas demandas que menciona la autora de la columna de opinión, sin ser directamente un Partido Político. Quizá el ansia de control por parte del círculo de todo lo que se mueva en la ciudad ciegue el que creí buen criterio de una persona como ella.
J. 26/10/2015 09:15 #1
Felicidades por el nuevo Círculo. !Sí PODEMOS!

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: