Silueta original

Escuela de hegemonía

Estefanía Rodero

La famiglia, Mañueco, la famiglia

La famiglia, Mañueco, la famiglia

 

Según la RAE, nepotismo: desmedida preferencia que algunos dan a sus parientes para las concesiones o empleos públicos. En una nota a pie de página podrían poner “véanse a modo de ejemplo instituciones salmantinas y Partido Popular”.

 

Ay, pobres de nosotros, qué pronto olvidamos aquella reprimenda de Fraga cuando después de copar toda la Xunta con sangre de su sangre nos espetó lo de “los hijos de familias prominentes salen mejor preparados”. Y es que es una enorme terquedad la nuestra con eso de limitar la libre designación, los asesores a dedazo, las cantidades ingentes de dinero que se mueven alrededor de los cargos electos y sobre las que se revolotea no precisamente como moscas a la miel…Qué manía la de Podemos con no entender que no hay nada como la familia para hacer negocios: JoseMari Aznar Junior llevándoselo crudo a través de fondos buitre con la vivienda pública que puso en venta su mamá, los hijos de Aguirre y Zaplana como asesores del gobierno, el “personal shopper” de la mujer de Rajoy encumbrado por Cifu a director general de promoción cultural…

 

Ah, pero el PP en Salamanca no, el PP en Salamanca hace gala de su abolengo e hidalguía y acceden por libre designación a múltiples asesorías institucionales los “mejor preparados” hábilmente seleccionados entre sus sobrinos, esposas, cuñados, por no hablar del resto de amigos y familia extensa que se camuflan mucho mejor en la tramoya de sus Fundaciones. Aunque no debe ser algo exclusivo de Ayuntamientos y Diputaciones, a nadie parece sorprenderle que el último megamillonario proyecto de la Universidad pública de Salamanca, el proyecto Welcome de 2,8 millones de euros, tenga como coordinador, la familia, la familia, al hermano del vicerrector que lo impulsa.

 

Curiosa nuestra obsesión, registrada en todos los parlamentos regionales de los que formamos parte, porque los pagos de las ayudas sociales sean los primeros en abonarse sólo después de las nóminas de los trabajadores, e infinitamente antes de que cobre toda esta caterva, que sólo cree en lo público para lo que les interesa.

 

Señor Mañueco, ahora le comprendemos mejor, cómo va a hacer usted algo por los desempleados en nuestra ciudad si, oh fatalidad, nunca los tiene en su familia.

Comentarios

Placi 14/09/2015 22:52 #1
Acertado análisis de ese colocar a los amigos, tan habitual en este Alcalde que nos ha tocado

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: