Silueta original

Escuela de hegemonía

Estefanía Rodero

El PSOE o la igualdad tenía un precio

 

No. No se trata sólo de que el PSOE defienda lo indefendible ante su votación en contra  de los derechos humanos de las mujeres en el Parlamento Europeo la semana pasada.

 

Ni tampoco se trata, pese al estupor, de que el PSOE asturiano se quedase completamente sólo votando en contra del Plan de garantía habitacional para las víctimas de violencia machista impulsado por Podemos en todos los parlamentos regionales.

 

Se trata de abrir los ojos y decir la verdad, de romper definitivamente el delirio acomodaticio del PSOE  que sigue creyendo, alma de cántaro, que es el principal valedor de los derechos de las mujeres en nuestro país.

 

No es  sólo que las fundaciones de mujeres creadas en la órbita del PSOE nos tuvieran ya acostumbradas a la vulneración de los derechos de sus trabajadoras y a casos de despido improcedente por embarazo.

 

Es que hace años que el giro económico neoliberal que hermana al PP y al PSOE se llevó de calle la posible herencia en el socialismo del movimiento feminista. María Teresa Fernández de la Vega entregada a la “american charity” entre Koplowitz y reportajes de Vanitatis. Trinidad Jiménez envuelta en su puerta giratoria. Elena Valenciano perpetrando su voto a favor del TTIP contra las mujeres.

 

Discursos vacíos a favor de los intereses de una élite que dejaron por el camino a las de abajo, a las que frente a techos de cristal se quedaron envueltas en suelos pegajosos de desempleo y precariedad y a las que su reforma del artículo 135 de la Constitución colapsó a base de tener que hacer frente desde las familias a las consecuencias de los recortes.

 

Se apunta el PSOE a capitalizar el movimiento feminista de nuestro país sin ser consciente de que hace décadas que no nos representa, que se cerraron hace años los gestos vacíos que dejaban la economía al margen de la lucha por la igualdad en nuestro país. No es que Podemos lleve al centro la necesidad de un sistema económico que priorice a las personas y la vida digna frente a los intereses y la  tiranía de los bancos que financian al PSOE. Es que nuestro país no va a salir de la crisis si no se reorganiza el sistema de cuidados.

 

Es que no es posible hablar de igualdad en España mientras no se equiparen los permisos de paternidad y sean iguales, intransferibles y pagados al cien por cien. Es que no hay igualdad en nuestro país que no incorpore a los hombres que están definiendo una nueva masculinidad y que tenga la mirada siempre atenta a las que faltan.

 

Si en el ámbito económico y en la defensa de la soberanía el PSOE se sitúa una y otra vez del lado del lobby multinacional que perpetúa en todo el mundo la feminización de la pobreza. Si sigue poniendo los intereses de partido, miedos del bipartidismo en descomposición, por delante de las necesidades urgentes de las mujeres españolas, decidnos: los derechos de quiénes decís representar y en qué despacho del IBEX35 os convencieron de que la igualdad tenía un precio.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: