Silueta original

Escuela de hegemonía

Estefanía Rodero

¡Adiós, senador, adiós!

 

Venía arrastrando esta provincia nuestra, tan cuidadosa siempre con sus reliquias, con la presencia de un senador popular al que bien se podría bautizar monumento al Antiguo Régimen.

 

Lloraba en su despedida en rueda de prensa el ya ex senador del Partido Popular, José Muñoz, pidiendo una disculpa a los salmantinos por no haber logrado “todo lo que hubiese querido”. Pues bien, senador, alrededor de su despedida, como salmantinos, recapitulemos.

 

No sólo extendió su “carrera política” mandato tras mandato, del partido a la empresa y de la empresa al partido, saltando de la UCD al Partido Popular como quien se arrima al sol que más calienta, sino que es por todos conocida, haciendo honor al uso del Senado como cementerio de elefantes del Partido Popular, su nula actividad parlamentaria.

 

Como senador más rico de toda Castilla y León, no sólo sabía usted todos los trucos, sino que fue capaz de mantener un puesto en un grupo empresarial burlando la legislación vigente (ay de los “asesores externos” de los grupos de comunicación…) sobre incompatibilidades de cargos públicos. Qué humor y qué burla a la ciudadanía de esta tierra que usted formase parte de dicha Comisión de incompatibilidades del Senado.

 

Se mostraba usted orgulloso de su magnífica relación con dirigentes socialistas salmantinos, dejándonos claro una vez más la política de vasos comunicantes y “pacto de no agresión” que ha sometido a nuestra provincia a la parálisis y olvido histórico en la que se encuentra, mientras la corrupción de su partido generaba tal hedor que ya no había forma de esconderla.

 

Afirmaban antiguos militantes del Partido Popular que tanto usted como Mañueco y María Jesús Moro estaban al corriente de los sobres de Bárcenas y de los tejemanejes de la financiación en B que han hecho su agosto en el partido gaviota.

 

Pero ya ve, desde su pensión vitalicia y sus gritos de náufrago pidiendo desesperadamente que la gente vote a Rajoy con el argumento “es un hombre serio que hace cosas serias” tales como esquilmar el Fondo de Reserva de la Seguridad Social poniendo en riesgo, entre otras, las pensiones de quienes sí han trabajado con el sudor de su frente por nuestra provincia, de quienes sí pusieron sus manos al servicio de esta tierra, señor Muñoz, no le tenemos miedo.

 

Podrá engañarse a sí mismo, “peleé durante décadas por el tren”, pero Salamanca le recordará como el amordazador que, ya no nos asusta, don José, silenció a base a manipulación lo que de digno y en pie, muy a su pesar, siempre tendrá esta tierra.

Comentarios

Muy bonito... 09/11/2015 12:36 #1
el artículo. Pero como apenas quedan 50 días para el 20- me gustaría que empezases a explicarnos las razones por las que debemos tragarnos el sapo del paracaidísta madrileño que va a encabezar la lista al Congreso, salvo que la única sea "si no te gusta te aguantas". También admito la versión que el rock hard hace del dicho.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: