Celia garabaya original

Entre niños con Celia Garabaya

Celia Garabaya
Pedagogía infantil, información sobre la educación de bebés y niños en método bilingüe

Estoy embarazada, pero ¿por qué no puedo comer jamón?

Una de las primeros consejos que recibimos cuando estamos embarazadas. Es que no debemos comer jamón. Algo que nos resulta curioso. En verdad no debemos comer ningún tipo de carne que no esté cocinada además de otro listado de alimentos que deberemos evitar. Pero ¿a qué se debe? Vamos a ver que es la toxoplasmosis y por qué no debemos comer jamón durante nuestro embarazo.

La toxoplasmosis

 

Se trata de una enfermedad que se nos trasmite a través de un parasito. El parasito que provoca la toxoplasmosis, se encuentra en diferentes carnes, aunque lo más habitual es en las de cerdo y en las de cordero.

 

¿Solo las embarazadas pueden tener toxoplasmosis?

 

Es una enfermedad que por suerte solamente se puede pasar una vez en la vida. Y no solo cuando estamos embarazadas. De hecho cuando no estamos embarazadas, es una enfermedad tenue que no tiene consecuencias. El problema de la enfermedad surge cuando nos contagiamos durante el periodo del embarazo.

 

Una de las primeras pruebas que nos realizan cuando estamos embarazadas, es la de la toxoplasmosis. Si por un casual ya hemos pasado la enfermedad, tendremos carta blanca para comer todo el jamón que queramos.

 

Como nos contagiamos.

 

El riesgo de contagio, surge cuando ingerimos carne infectada por el parasito de la toxoplasmosis. Por ello debemos evitar todas las carnes crudas o incluso poco hechas. Para poder tomarla solamente tenemos que cocinarla, para así matar el parasito y que la carne no pueda contagiarnos de la toxoplasmosis. Hay embutido que está cocinado que podremos comer, como el jamón de York, Pavo… (ya que están cocidos)

 

La toxoplasmosis no es algo único de las carnes. De hecho podemos encontrar el parasito en algunas verduras. Por eso nos recomiendan que lavemos con mucha más atención los alimentos que vamos a tomar durante el embarazo. Podemos poner unas gotas de lejía para lavarla en profundidad.

 

Otros de los responsables de la toxoplasmosis, son los animales, el que más puede trasmitirla son los gatos, aunque debemos diferenciar, un animal de ciudad que no tiene contacto con otros animales de la calle, será mucho más difícil que pueda contagiarnos. Ya que no está expuesto al parasito. La forma de trasmitirlo es a través de las heces, por eso una embarazada, no debe cambiar la tierra del gato.

 

Si estamos contagiados de toxoplasmosis, notaremos los mismos síntomas de una gripe fuerte. Con cansancio, fiebre, mal estar general.

 

La toxoplasmosis en el embarazo.

 

Hay mucha diferencia entre padecerla al principio del embarazo al final, veamos el momento del embarazo.

 

En el primer trimestre de embarazo, en 15 de cada 100 embarazos se trasmite la enfermedad al feto.

 

En  el segundo trimestre de embarazo crecería a 30 de cada 100 embarazos.

En el tercer trimestre sube hasta 60 de cada 100 embarazos.

 

No siempre que padezcamos nosotras toxoplasmosis, quiere decir que el bebé se vaya a contagiar de ella. Además no siempre tiene la misma intensidad. Los problemas más comunes afectan al sist. Auditivo y ocular y en casos extremos podría llegarse al aborto.

 

Tómatelo con calma, al fin y al cabo son 9 meses sin embutido, luego podrás volver a comer de todo.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: