Celia garabaya original

Entre niños con Celia Garabaya

Celia Garabaya
Pedagogía infantil, información sobre la educación de bebés y niños en método bilingüe

El peligro del verano

Metidos ya en la época estival, los cambios en los hábitos se suceden. El verano es tiempo de descanso y diversión. Aunque para los más pequeños, encontramos una serie de peligros que no tenemos durante el resto del año. De hecho la segunda causa de muerte no natural en niños ocurre durante el periodo veraniego. Se trata de los ahogamientos en piscinas. Y tan solo está detrás de los accidentes de tráfico.

Las piscinas y los ríos son el área de disfrute preferida por los niños durante el verano. Además de ser un excelente ejercicio físico para los niños. Aunque no debemos bajar la guardia ni un solo momento en el rato que los niños están en o cerca del agua.

 

Además las altas temperaturas con las que ha empezado este verano, han provocado un mayor número de casos de muertes infantiles respecto a otros años. Para evitar cualquier problema, debemos ser conscientes del peligro que conlleva el agua. Además de adecuarnos a la edad de nuestro niño. Ya que en función de esta los riesgos que tiene el niño serán diferentes.

 

Hasta los 36 meses de edad, no deberemos dejarles nunca solos a los niños, cerca de una piscina a la que puedan acceder ellos solos. Independientemente de la profundidad de la misma. De hecho son muchos de los casos en los que un niño se ahoga en una piscina “toy” Ya que niños de esta edad pueden ahogarse incluso con cantidades ínfimas de agua. Y aunque no esté dentro de la piscina, en cualquier momento puede meterse.

 

Los ríos son más peligrosos que las piscinas, incluso conociendo la zona donde nos bañamos. Con lo que si queremos que se bañe en el rio, deberá ser siempre con nosotros y en zonas que esté vigilado.

 

Las piscinas privadas, deben estar protegidas por una valla, que además no sea capaz de abrir los niños más mayores. De esta forma nos aseguramos que cuando entre estaremos allí para vigilarles. En estos casos son comunes también las caídas y los golpes jugando, que pueden provocar como consecuencia el ahogamiento.

 

Estos accidentes, los podemos evitar, estando siempre atentos al momento del baño. Si por lo que sea no podemos estar prestando toda la atención, lo mejor es que lo saquemos del agua, y una vez que hagamos lo que tenemos que hacer volvemos a meterle. Pero nunca dejarle solo dentro del agua.

 

 

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: