Emiliano tapia original

Entre barrios y exclusión

Emiliano Tapia
Del barrio, de narcotráfico, de instituciones y mucho más...

Las vidas y las luchas de cada momento

Se nos presenta por delante una semana importante para muchas personas. Si estamos un poco atentos y atentas vamos a tener ocasión de tocar, de reflexionar y de compartir con otras personas y colectivos problemática de la que no solo no nos hemos ido, sino que nos afecta tan directamente que no podemos quedar ni en lo local, ni en lo global al margen de ella.

En lo local, dos acontecimientos. En el Barrio de Buenos Aires estamos convencidos de que esta es la última oportunidad para frenar y dar la vuelta a problemáticas sociales y de convivencia. En el último mes y medio estamos hablando y reflexionando, dialogando muchísimo por todo ello. Hubo un compromiso por parte de Instituciones y Vecinos para llevar a cabo un Plan de Acción que cambie de raíz la problemática que nos rompe como barrio y Ciudad de Salamanca. Hemos pedido concretar fechas para avanzar. Esperemos que respondan con inmediatez las  Instituciones para ser consecuentes con los compromisos asumidos.

 

En este contexto y a nivel local también, el jueves próximo, día 20, estarán entre nosotros “Las Madres contra la Droga” de Madrid. Han sido capaces de recoger en un libro la lucha contra las drogas desde los años setenta. En medio, queremos admirar con ellas para continuarlo, su compromiso ante jueces, ante narcotraficantes, ante policías, ante políticos; continuar con su valentía decidida cuando detrás de sus manifestaciones y reivindicaciones siempre había muertes de gente joven víctimas de este negocio asesino que es el narcotráfico. Vamos a presentar en la mañana del  jueves este libro, lleno de vida y de experiencias muy duras, en la Universidad Pública. Allí hay gente joven y allí hay ciencia. Seguro que dos elementos fundamentales para mirar de otra manera el futuro esperanzador, también en la lucha contra el narcotráfico, del mañana.

 

En lo global, otros dos acontecimientos importantes. Por una parte, la Junta Electoral Central ha comunicado la aprobación del texto de la ILP sobre Rentas Básicas; paso previo para poder iniciar la recogida de medio millón de firmas, por lo menos, para llevarla al Parlamento y que pueda ser debatida. Detrás de todo este proceso estamos ciudadanas y ciudadanos, Colectivos y Movimientos Sociales que llevamos mucho tiempo planteando la necesidad de esta herramienta para luchar contra tanta injusticia y empobrecimiento. Probablemente, lo más seguro, que nuestra clase política y económica no se crean esta iniciativa y por lo tanto no den carta verde al texto, pero estamos seguros de poder dar un paso más en el camino hacia una conciencia distinta en el reparto de la riqueza de esta sociedad, que entre otras cosas, ya no va a generar empleo para todos y para todas.

 

Por otra parte, el segundo acontecimiento en el contexto de lo global, pero muy concreto, el día 22, sábado, y a partir de ese día, varios más, tendrán presencia en Madrid  de diversas maneras toda una serie de reivindicaciones sociales, frente a las cuales tendrían que estar los Políticos Profesionales para defender, pues son reivindicaciones del pueblo, pero que como la realidad nos señala otra cosa muy distinta, es el propio pueblo y sus organizaciones quienes desde la diversidad, y eso es bueno,  intentan hacer llegar, unas veces desde la necesidad sangrante y otras veces desde la solidaridad, reivindicaciones que son de urgente respuesta. ¿De parte de quién van a ponerse los Políticos, la Policía, y tantos otros mecanismos del Estado? No quiero responder ya, pero lo veremos. Ojalá algo cambie cuando miles de personas, ciudadanos y ciudadanas de a pié, digan cuanto sienten y viven, y la clase política y económica sepa escuchar aunque no haya urnas por medio. Es otra de las maneras de hablar el pueblo; y hay que escucharlo activamente, también.

 

El denominador común de estos cuatro acontecimientos es movilización y reivindicación de diversas maneras por parte de las Organizaciones y Movimientos sociales que sienten con mucha dureza el dolor del empobrecimiento en personas que tienen rostro, a la vez que, también, en algunas de sus causas.

 

Cuando el “rio suena, agua lleva”. Cuando los pueblos se mueven es que hay vida, creen en ella y luchan por ella. Todo esto es signo de esperanza. No todo está perdido, como muchas veces parece que pensamos.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: