Emiliano tapia original

Entre barrios y exclusión

Emiliano Tapia
Del barrio, de narcotráfico, de instituciones y mucho más...

Del barrio, de narcotráfico, de instituciones y mucho más...

Hablar de Instituciones públicas y de Administraciones hoy, es estar contemplando actuaciones y consecuencias inaceptables e injustas en la parte más importante de la población que vive con mayor precariedad, por su frialdad, insensibilidad y ceguera al no ver cuanto sucede, o no quererle ver, pero eso sí sirviendo a “su señor”.



Hablar, ahora, de algunos barrios, es sentir desesperación ante el desempleo o ante las situaciones de no poder llegar a fin del mes para no poder pagar la luz, el agua, la vivienda o simplemente lo necesario para poder hacer una comida sana y equilibrada. Es sentir insolidaridad en extremo porque más de una de las personas que están junto a nosotros no tienen el derecho a la atención sanitaria; o, a salir en libertad a la calle porque las leyes y procesos administrativos los consideran “como gentes sin papeles” o un número en una sociedad no hecha para ellos.       

Hablar de algunos barrios, es creer, también, por otro lado, que existen ciertos rayos de esperanza cuando como en este nuestro y otros estamos planteándonos, juntos, cómo buscar soluciones comunitarias a problemas individuales y colectivos, derivados de situaciones que significan ya no solo no poder acceder a recursos desde el ámbito exclusivo de lo personal, como los problemas de una casa que pagar u otros, sino que se hace casi imposible o con enorme dificultad, la experiencia comunitaria.
           

Estamos apostando por crear un espacio comunitario solidario para encontrar respuestas a la necesidad de alimentación, ropa u otros recursos básicos, como medicamentos.
           

Vemos que un grupo de apoyo al empleo puede ser el instrumento de encontrar lugar para dar la visibilidad pública a este grave problema que tiene demasiados rostros.
           

Queremos aprovechar cuánto puede apostar el mundo rural por unas nuevas relaciones con el medio urbano.
Son, estas, pequeñas iniciativas solidarias que van surgiendo de la aportación de unos y de otros, y buscamos que se abran brechas en el mundo intransigente de cuantos deciden solamente desde la ley y desde la sin razón del mercado y el negocio como único objetivo; y este negocio de otros hay que dejarlo  de alimentar.

Hablar de narcotráfico, en muchos barrios, diseñados para ello; es, una vez más,  estar denunciando, exponiendo y exigiendo a las Instituciones públicas, tal como lo comentamos algunos vecinos de Bº Aires en el último escrito de denuncia, que, “la compleja situación del barrio está en las alarmantes e inadmisibles consecuencias a las que se llega pasando la línea roja de la dignidad y los derechos humanos de muchas personas.

De los niños y niñas, porque no tienen horizonte de vida, y ya van cuatro generaciones; de los jóvenes, porque están inmersos permanentemente en una sociedad frente a la que actúan con agresividad; de familias, porque no existen en ellas ningún hábito saludable; de comunidad de barrio, porque se va alimentando la desconfianza mutua; de algunas personas externas al barrio, porque víctimas de tantas cosas acaban siendo atrapadas como verdaderas esclavas; de padres y madres, porque se sienten indefensos ante el intento de recuperar a sus hijos o hijas.


Con nuestra apatía continuada y silencio, recogemos en el mismo escrito, estamos consintiendo situaciones ante las que se nos parte el alma cuando tienes la obligación de conocer de cerca”   Aunque parezca cansino y aburrido, no creo que esté a destiempo y fuera de lugar, una vez más, este grito lleno de esperanza; porque, como siempre hemos hecho entre nosotros, los problemas que planteamos van acompañados de propuestas para emprender algún camino de salida.

Y, después de barrios,…de Instituciones y de narcotráfico;… mucho más…y, lleva consigo el camino que queda por hacer en barrios, en la precariedad, en el medio rural o con personas privadas de libertad, en rentas básicas, o en la puesta en marcha de un grupo de trabajo que busque las causas y proponga las mejores salidas y soluciones para los barrios mercantilizados con la exclusión, por traer dos sencillos ejemplos. Pero eso sí,  todo esto es posible y está en nuestras manos.




Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: