Blog autor

En las nubes

Almudena M. Vega

Wolder: una grata sorpresa

Una de las cosas que siempre me ha llamado la atención desde que tenemos internet es que la gente (y me incluyo), lo usa casi siempre para quejarse.
Cuando buscas opiniones sobre un producto, siempre vas a encontrar mínimo un 80% de quejas. Dedicamos el tiempo que haga falta a expresar todo lo que nos ha hecho una marca y por qué no queremos que otros caigan en el mismo error. Pero no solemos dedicarle ni un segundo a contar lo bien que nos ha ido con otro producto.

¿Por qué seremos así? Dice un refrán muy nuestro que: “es de bien-nacido ser agradecido”.

Yo hoy quiero contaros cómo una marca me ha sorprendido gratamente y me ha ganado (al menos de momento) como clienta.

Se trata de Wolder. Es poco conocida, ¿verdad? Quizás por eso me haya sorprendido tanto su buen trato.

Después de mucho buscar, como ya os comenté en otro post, al final tenía claro que quería que mi lector electrónico fuera de E-ink (Tinta electrónica). Mis ojos ya sufren demasiado en el trabajo con las pantallas como para cargarles con más en mi tiempo libre. Como también os comenté, quería que admitiera formato e-pub (formato que me sigue teniendo cautivada), pero decidí que también quería otros formatos habituales en mi trabajo (.doc o .pdf).

Al final me decidí por un Wolder, exactamente el Gamma2: tinta electrónica, lee todos los formatos que yo buscaba y alguno más, tiene pantalla táctil (que para ciertas cosas es muy útil) y tiene wifi. También me resultó fácil su uso: conectarlo por usb a mi portátil e intercambiar todos los archivos que quisiera. Y además resultaba bastante económico.

Pero, aunque suene mal decirlo, lo mejor vino cuando mi Wolder falló. Digo lo mejor porque es cuando la empresa demostró estar a la altura de la confianza que yo les había depositado.

Un día mi Wolder dejó de reconocer mi ordenador, y viceversa. Tras muchos intentos, pruebas, actualizaciones y todo lo que se me ocurrió decidí llamar al servicio técnico.

Para empezar agradecí que tuvieran una central aquí, en España, en Cantabria. En menos de 24 horas ya tenía cursado un número de RMA (número que se asigna a la hora de enviar material estropeado a una marca). Su respuesta por email es rapidísima. Seguí sus instrucciones y les envié mi lector. A las dos semanas ya tenía otro en camino. Por desgracia el transporte se equivocó y acabó en otra parte de España, pero en Wolder se encargaron de tenerme informada de todo, y en todo momento, algo que agradecí enormemente. Una semana después recibí un paquete suyo en mi casa, (que conste que no he pagado transporte en ningún caso, algo poco frecuente en España) y la sorpresa fue mayúscula cuando descubrí que no lo habían reparado, directamente me habían enviado uno nuevo.

A lo mejor a vosotros no os parece algo tan sorprendente, pero yo estoy acostumbrada que cuando se me estropean las cosas, aún dentro de garantía, tenga que pagar alguno de los transportes, o se queden con el producto meses y sea yo la que tenga que llamar una y otra vez (porque en el correo electrónico no responden) o no reciba más que largas y al final recupere mi producto reparado. Y con marcas mucho más … iba a decir prestigiosas, pero me ha quedado claro que una marca debe ganarse ese apelativo. Y para mí, la “poco reconocida” Wolder se lo ha ganado.

Por eso he sentido que tenía el deber moral de dedicar unos minutos a escribir sobre mi buena experiencia. Que no todo va a ser quejarse en esta vida.

Y ya de paso os comento que el lector, como lector, me encanta. Sé que los hay más rápidos, aunque a mí el mío no me parece lento. También los hay más baratos, y mucho más caros, y peores. Para mí, la relación calidad-precio ya era buena. Ahora, con la respuesta de la marca, me parece que acerté al elegirlo.

Yo soy de las que piensan que como pasar las páginas de papel no hay nada, pero reconozco que en muchas ocasiones, especialmente con libros muy “gordos”, me resulta mucho más cómodo mi Wolder que no pesa ni la mitad.

Comentarios

JeyC 29/08/2014 13:54 #1
Pues has tenido bastante suerte. A mi me tardaron una eternidad en darme el RMA y luego otra eternidad en resolverme el problema. Lo peor es que en medio de todo el proceso no me iban informando de nada y no respondían los correos de modo que te obligan a llamar a su grandisimo teléfono 902, muy listos. Por mi parte jamas volveré a confiar en ellos.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: