Blog autor

En las nubes

Almudena M. Vega

El falso piquete

Ya han pasado muchos días desde la huelga general, y mi intención era dejarlo pasar, pero no puedo. Son ese tipo de cosas que sólo se apaciguan cuando se cuentan en voz alta.

La huelga, y más una huelga general es un derecho que tenemos todos en España.

Pero también lo es el trabajo.

Personalmente no puedo posicionarme ni de un lado ni de otro. Y, creo yo, en las circunstancias que nos encontramos, seguro que habrá mucha gente que ni aún hoy sabe si hizo lo correcto ese día.

Pero hay, últimamente, un movimiento contra el que me voy a posicionar, y en contra. Y son las personas agresivas, y sin conciencia de ningún tipo.

Me refiero a los que no son piquetes pero aprovechan ese nombre para desatar sus más bajos instintos, los que aprovechan cualquier manifestación para generar violencia, o simplemente para sacar fuera una rabia incontenida o mal encauzada, o, si me lo permitís, posiblemente algún que otro trastorno más grave que no ha sido diagnosticado.

Y por desgracia se confunde. Me decía un conocido que un piquete informativo le había echado silicona en la cerradura, y cuando llegó, a las 9 de la mañana no pudo abrir. Perdone usted, pero alguien que actúa con esa nocturnidad, no es un piquete €œinformativo€. Es más, alguien que sale de noche para destrozar las cerraduras cuando ni siquiera sabe si ese comerciante va a hacer huelga o no, no es un piquete €œinformativo€. Es alguien que sólo quiere hacer daño porque sí. Y cuántos hay, como este caso, que apurando como pueden para llegar a final de mes se han encontrado con un extra de 300 euros por una cerradura rota.

ÂżY la violencia contra las personas? No hay que ir muy lejos, aquí en Salamanca, hay muchos desalmados que ni conocen los motivos de la huelga, pero que aprovechan las aglomeraciones y, bien enmascarados, y haciéndose pasar por piquetes roban, insultan, agreden, incluso de manera sexual a los transeúntes. Esos no son piquetes informativos.

ÂżY los pequeños? Yo me he encontrado con un chico de 15 años. Sí, habéis leído bien: 15 años. Y estaba cortando el tráfico, botella de alcohol en mano, gritando que era un piquete informativo y escupiendo y golpeando a los coches que intentaban pasar. No hay que ser muy listo para ver que la docena de chicos y chicas que lo acompañaban no eran mucho mayores. Y esos no son piquetes informativos.

Es una pena que el mundo esté hundido económicamente, es una pena que tengamos una tasa de paro tan alta, es una pena que alguien quiera hacer huelga y no pueda, o que alguien quiera trabajar ese día y tampoco pueda. Es una pena que se desvirtúen figuras que un día sirvieron para algo, como los €œpiquetes informativos€. Pero lo que hacen estos energúmenos ya no me da ni pena, me causa un rechazo total.

ÂżNo se podría hacer algo?

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: