Cabero original

En abierto

Enrique Cabero
Blog de Enrique Cabero. Portavoz de PSOE Salamanca

Malos tiempos

Acertaron los sindicatos al elegir “Quieren acabar con todo” como lema de las acciones de protesta, reivindicación y movilización. Resulta difícil explicar mejor en cuatro palabras el objetivo de las medidas que se están adoptando en España, en la Unión Europea y en buena parte de ese grupo de Estados al que se le llama “mundo desarrollado” o, hasta hace poco, “primer mundo”. Eso que ampulosamente se denomina “reformas estructurales”, que en román paladino no es más que un recorte injusto e injustificado de derechos, carece de coherencia con las necesidades reales de la política económica y de empleo, pues agravan inexorablemente la situación. Solamente contribuye a un profundo y nocivo cambio de modelo socioeconómico que no se quiere explicar por los que ostentan o detentan el poder.
Son éstos “Malos tiempos para la lírica” (Schlechte zeit für lyrik, señora Merkel), como diría de nuevo Bertold Brecht si levantase la cabeza, seguramente al ritmo de Golpes Bajos.

Me refiero al grupo musical, claro, aunque podría estar hablando también de golpes bajos dados por quienes ganaron las últimas elecciones generales con un programa que no anunció nada de esto, sino todo lo contrario, y vestidos de decretos-leyes aprobados por un Gobierno de un país que ahora sí, y no cuando tanto se anunciaba hace dos años que era inminente, ha sido intervenido por la Unión Europea. Se decía que el problema era únicamente el Gobierno de entonces.

Se ha visto que la verdadera causa de la crisis económica y financiera reside en el grave error histórico de optar internacionalmente por las políticas económicas ultraliberales o neoconservadoras, convertidas en “pensamiento único” y contrarias al Estado social y a los sistemas socialdemócratas que tanto desarrollo y bienestar generaron en la Europa que en este momento se intenta desmontar.

Los recortes han acelerado la recesión económica en España y llevan al caos también al resto de la Unión Europea. Se dice dogmáticamente, como una especie de profesión de fe, que estos sacrificios son necesarios para salir de la crisis.

A quien no se lo crea o no esté de acuerdo se le califica de insolidario, ingenuo o utópico. Sin embargo, se habló en 2010, hasta por el entonces presidente francés Sarkozy, de la necesidad de “refundar el capitalismo”, de cambiar en profundidad el sistema económico-financiero internacional que nos ha metido en esta terrible trampa, principalmente a Europa y los Estados Unidos. Al final nada se hizo en este sentido, sino insistir en aquel error que está acabando con todo. Será que para los que detentan el poder real no fue un error, sino el acertado instrumento para destrozar en pocos años las conquistas de la socialdemocracia europea. Malos tiempos, sí, malos tiempos…

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: