Cabero original

En abierto

Enrique Cabero
Blog de Enrique Cabero. Portavoz de PSOE Salamanca

Igualdad y crisis económica

Qué lejos están, o al menos así lo parece, aquellos tiempos en los que la ciencia ficción presentaba el año 2000 como un horizonte que se entendía prácticamente inalcanzable; casi tan lejos como el efecto 2000 y el posible caos en el funcionamiento de los ordenadores y su mundo telemático o las campañas explicativas de la entrada en funcionamiento del euro en sustitución de la peseta.La evolución de la ciencia y de la tecnología ha superado con creces las previsiones de los diseñadores de las máquinas protagonistas de aquellas películas, si bien los viajes por el espacio no han interesado tanto como se imaginaba entonces.
El capitalismo ha enloquecido más de lo previsto al haberse visto libre de controles y al considerarse por encima de la dimensión que a su funcionamiento le había dotado el Estado social y democrático de Derecho.

Ahora se anhela lógicamente el momento en el que la crisis económica internacional se vea lejos también, aunque no vale cualquier salida. No le demos más vueltas, únicamente cabe una salida social, acorde con un modelo de sociedad respetuoso con los derechos fundamentales y las libertades públicas.

Ha de impedirse que, con la excusa de la crisis y de la adopción de medidas que supuestamente contribuyen a su superación, queden en un segundo plano la tutela y la promoción del derecho fundamental de igualdad y, en definitiva, de la igualdad efectiva de mujeres y hombres.

La reiteración de argumentos falaces sobre la necesaria posposición de la igualdad y de otros derechos para mantener el empleo no puede hacernos creer que el respeto a la dignidad de la persona constituye una rémora para la solución de la crisis económica.

Cuidado con estas y otras propuestas aún más nocivas. No caigamos en viejas trampas ideológicas. Siempre lo peor de las crisis económicas han sido sus consecuencias negativas en los valores democráticos y sociales. Y es que cómo puede esgrimirse en un sistema democrático que los derechos fundamentales, y la igualdad por ello, son un lujo del que solo se puede hablar, y con reticencias, en los momentos de crecimiento económico. No debe olvidarse que neoliberales, neoconservadores, neomachistas y otros “neos” que nada tienen de nuevo defienden ideas arcaizantes que se sitúan en etapas previas al Estado constitucional.

Sé que la situación ha llevado hasta a los gobiernos de izquierda a ser rehenes de un sistema económico internacional que se ha vendido con insistencia como lo mejor de lo mejor en los últimos decenios. Llevamos años observando con sorpresa enojosa que los causantes de la crisis internacional y quienes apoyaron con convicción sus teorías se presentan como los únicos capaces de resolverla.

Sigamos peleando, así las cosas, por la igualdad efectiva, por la eliminación de la discriminación en el acceso al empleo, en la retribución salarial y en la promoción, por el ejercicio real y en corresponsabilidad de los derechos de conciliación de la vida familiar, laboral y personal, por la supresión del acoso y de otras formas de violencia contra las mujeres en el trabajo, por el reconocimiento de la mujer en su actividad laboral. Que la crisis no siga beneficiando a quienes la generaron.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: