Cabero original

En abierto

Enrique Cabero
Blog de Enrique Cabero. Portavoz de PSOE Salamanca

Elecciones al Parlamento Europeo

El año 2014 ha de ser el año del inicio del cambio en las políticas española y europea. Para la salida real y adecuada de la crisis económico-financiera se necesita otra política social, económica y presupuestaria en la Unión Europea, que retome el europeísmo progresista que relanzó la integración en los ochenta y acabe con el calamitoso “sálvese quien pueda” imperante en la actualidad. Ahí están las elecciones europeas para propiciar este cambio. 

Asimismo, en la política española ha llegado el momento de reforzar las posiciones progresistas y de izquierdas para explicar con claridad la existencia de un modelo alternativo, muy diferente, impulsado por el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), que ha de ser capaz de reconstruir el Estado Social y Democrático para seguir avanzando e impedir los pasos atrás. Lo conseguimos entre todos y todas tras la transición política, podemos hacerlo nuevamente.

 

En mayo de 2014, como decía, la ciudadanía está convocada a elegir a sus representantes en el Parlamento Europeo. Se trata de unas elecciones muy importantes, dado principalmente el actual contexto político y socioeconómico de la Unión Europea y de los Estados que la integran. Tradicionalmente Europa se ha visto desde España como la solución a los problemas estructurales más graves. Ahora se percibe por una parte de la sociedad como un problema, pero no es así. Quizá con más razones que nunca en la Unión Europea continúan estando los instrumentos esenciales para avanzar en democracia, igualdad, libertad, desarrollo y bienestar. Lo que resulta imprescindible, no obstante, es un giro en la política europea, en sus instituciones. Debe recuperarse el europeísmo progresista y de izquierda, impulsado especialmente por el socialismo. De ahí la relevancia de votar por esta opción en las elecciones europeas. En Salamanca, por cierto, se ha puesto en funcionamiento hace ya unos meses una de las sedes en España del Partido de los Socialistas Europeos (PES) y cuenta con una amplia e interesante actividad.

 

No puede olvidarse que hace más de sesenta años se firmó el Tratado constitutivo de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (18 de abril de 1951), que poco después vieron la luz el Tratado constitutivo de la Comunidad Económica Europea y el correspondiente a la Comunidad Europea de la Energía Atómica (25 de marzo de 1957) y que, como consecuencia de estos tratados, nunca antes se había disfrutado en Europa de un periodo tan largo de paz y progreso. No existe mejor evaluación para una decisión que concluir sinceramente si se volvería o no a adoptar. Solamente aquellas que resisten esta estricta pauta valorativa, sobre todo si se aplica tras el inexorable juicio del tiempo, deben estimarse acertadas. La conversión en realidad del proyecto de Unión Europea, formulado y promovido en el ecuador del siglo XX, cercanos todavía los horrores de la Segunda Guerra Mundial, merece el mejor de los elogios y enorgullece a los europeos por razón, convicción y sentimiento. Hasta cabe decir con rotundidad que si aún no se hubiese llevado a cabo, tendría que hacerse inmediatamente.

 

Finalizo expresando mis mejores deseos para el año 2014 a quienes amablemente leen estas líneas. Muchas gracias.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: