Cabero original

En abierto

Enrique Cabero
Blog de Enrique Cabero. Portavoz de PSOE Salamanca

Basta ya de violencia de género

La semana pasada se sucedieron actos y actividades de repulsa, condena, solidaridad, recuerdo, homenaje, reivindicación, estudio y debate con motivo del 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Esta fecha constituye una oportunidad para llamar la atención a las instituciones y la ciudadanía sobre las carencias de un sistema que no ha logrado aún erradicar asesinatos y otras acciones violentas contra las mujeres. Con todo, no debe haber día en el año que no se dedique firmemente a la eliminación de la violencia de género.
En el ordenamiento español se entiende por violencia de género aquella que, como manifestación de la discriminación, la situación de desigualdad y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres, se ejerce sobre estas por parte de quienes sean o hayan sido sus cónyuges o de quienes estén o hayan estado ligados a ellas por relaciones similares de afectividad, aun sin convivencia. La violencia de género comprende todo acto de violencia física y psicológica, incluidas las agresiones a la libertad sexual, las amenazas, las coacciones o la privación arbitraria de libertad.

Ciertamente las dimensiones laboral y social se sitúan en noviembre de 2012 en un lugar destacado entre las reivindicaciones, propuestas y protestas. El desempleo generado por la crisis económica y financiera dificulta gravemente el acceso de la mujer con normalidad a la prestación de trabajo por cuenta ajena, por cuenta propia o mediante una relación funcionarial, así como a la actividad empresarial, y por ello introduce grandes obstáculos para la promoción y la tutela de la igualdad efectiva de mujeres y hombres. Y es que la independencia económica, el empoderamiento, el refuerzo de la dignidad y la autoestima o, simplemente, la apertura de nuevos horizontes personales robustecen los derechos y las libertades individual y colectivamente. Los recortes sociales aprobados en 2012, que están afectando duramente a la estructura esencial del Estado de bienestar, repercuten de forma directa e indirecta en la promoción y la garantía de la igualdad, también en relación con la lucha institucional contra la violencia de género.

No puede extrañar además, en consecuencia, que el maltratador, agente ruin de la violencia de género, pretenda habitualmente aislar a su víctima provocando su fracaso laboral o profesional. Asimismo, entre las consecuencias del maltrato, físicas o psíquicas, se halla siempre la repercusión negativa en el trabajo (menor rendimiento, faltas de asistencia, ausencia de motivación y de interés por la formación o la promoción, etc.). Hasta la necesidad de recibir asistencia sanitaria o social, prestada por los poderes públicos, origina lógicamente alteraciones en la jornada de trabajo. En consecuencia, la legislación y los convenios colectivos deben facilitar el blindaje de la trabajadora víctima de violencia de género en el marco de su relación laboral o funcionarial y, desde sus singularidades, en el ámbito de su prestación de trabajo autónomo. Las previsiones de la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de medidas de protección integral contra la violencia de género, por su carácter integral y transversal, introdujeron las perspectivas laboral y de protección social para dar una respuesta institucional eficaz, todas y todos a una, para acabar con esta lacra.

El Grupo Municipal Socialista presenta hoy al Pleno del Ayuntamiento de Salamanca una moción que, entre otros aspectos, propone que se acuerde de manera inmediata lo siguiente:

1) Una previsión presupuestaria específica y exclusiva en materia de violencia de género, cuyo carácter finalista, permitirá evaluar resultados en futuros Planes de Igualdad de Oportunidades.

2) Un protocolo municipal en violencia de género,  con programas educativos sistemáticos en centros escolares e institutos.

3) Una propuesta en la promoción del Patronato de la Vivienda que favorezca el acceso a una vivienda de las mujeres víctimas de violencia de género con responsabilidades familiares.

4) La implicación de las asociaciones y ONG que trabajan las problemáticas relacionadas con la violencia de género, de la Policía Local y de las Universidades en el estudio, el diseño y la oferta de un programa integral dirigido a la definición de medidas que puedan ser aplicadas a los maltratadores condenados.

5) Un procedimiento de información de las diversas actuaciones, así como del seguimiento por parte del Ayuntamiento de Salamanca, en el Protocolo de Actuación Profesional para casos de Violencia de  Género en Castilla y León.


Basta ya de violencia de género.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: