Victorino original

Elojoketemira

Victorino García Calderón
Blog de Victorino García

Millás, el espejo de mi memoria

Después de leer el artículo de Millás en El País, solo me queda pedirte, querido lo leas. Es sencillamente demoledor, no puedo añadir ni una coma, ni lo voy a intentar. Millás es un maestro de esto de escribir, y en estos momentos es un escritor cabreado, al igual que cualquiera que tenga un poquito de dignidad humana, pero no sólo está enfadado, está tomando posiciones para lo que yo creo que es inminente: una revuelta social. Lo que no sé es el alcance que tendrá, pero cuando un escritor como Millás escribe en ese tono es que algo muy grave está pasando y no es otra cosa que hemos vendido la DEMOCRACIA, o mejor dicho, nos la han robado.

La conversión del marco en el euro y del Banco de Alemania en el BCE, ha propiciado que cambiemos de dueño, hemos cambiado a EE.UU. por el país teutón. Hemos pasado de poner los pies en la mesa presidencial del presidente americano a hincar las rodillas ante Merkel y sus secuaces. La acción realizada por Gordillo en Andalucía ha marcado uno de los caminos posibles, que al principio se tomará tímidamente, y ojalá no tenga que pasar de ahí, pero que si nadie lo remedia se puede complicar enormemente. Los viejos no hacen más que recordar que ya vivieron cosas parecidas en los años treinta, por tanto alguien tendrá que estudiar las similitudes y diferencias entre aquellos años y lo que nos está tocando vivir.

En el año 31 hubo un emigrante salmantino que volvió a España después de exiliarse a un país extranjero ocho años antes, pensaba que España había alcanzado la madurez democrática suficiente como para intentar dedicarle su trabajo y esfuerzo y no a la expansión de una nación extranjera. Al llegar a su pueblo con su mujer y sus hijos vivieron humildemente, luchando contra las injusticias que entonces había y trabajando honradamente. Sus hijos fueron a la escuela en la que el maestro de la Institución Libre de Enseñanza les enseñó mucho y bien hasta que en el 36 todo se vio truncado abruptamente cuando el 9 de agosto de aquel año unos falangistas lo sacaron de casa y lo asesinaron a orillas del Huebra.

La viuda se vistió de negro para toda su vida, los hijos abandonaron la escuela y se pusieron a ser explotados desde niños para poder comer pasando toda clase de penurias. De los dos hermanos mayores, el más pequeño cuando se hizo mayor, dejó los cochinos y los burros y se hizo ferroviario, se casó y más adelante se inscribió como sindicalista en los sindicatos franquistas mientras que por bajo, contribuyó a que el sindicato ferroviario de UGT se formara en la clandestinidad. Nunca ascendió de la categoría obrero 1º de vía y obras, para no tener que desplazarse junto a su familia a ningún sitio donde no hubiera la posibilidad de darle una carrera a sus hijos, prefirió seguir como obrero a cambio de quedarse en Salamanca capital.

En el tiempo que pasó en activo nunca recibió prebendas, ni dietas extras, nunca se pudo comprar coche, todos sus desvelos fueron en defensa de los compañeros, todos ellos menos €œestudiados€ ya que no habían tenido el maestro parecido al suyo. Algunas de las acciones clandestinas estuvieron a punto de costarle serios disgustos, pero supo sortear la dictadura con alegría e inteligencia. Cuando llegó la democracia fue un hombre satisfecho por el deber cumplido pero siguió luchando hasta que se jubiló. Hoy es un viejecito de 88 años, sabe que la vida se le va de entre las manos, pero esto no le duele aunque el cuerpo le está empezando a pasar la factura final, lo que más le duele es ver que todo su esfuerzo y el de otro muchos miles como él, se lo han robado, en palabras suyas de ayer mismo, €œsi me dicen hace años que iba a ver lo que estoy viendo no me lo hubiera creído, no hemos avanzado nada€.

Este viejecito desalentado y defraudado pero en modo alguno vencido es mi padre, Andrés García Sánchez, hijo de Victorino García Calzada y de Rosario Sánchez Moro y no se merece leer la noticias que día a día lee ávido en los periódicos, oye en la radio y ve por televisión. Ni él ni todos los que se dejaron la piel y la vida para tener una DEMOCRACIA en España y no en lo que la han convertido los cabrones de políticos, banqueros y ladrones de guante blanco que nos dirigen porque les dejamos que lo hagan.

En el próximo mes de septiembre hay programadas algunas acciones encaminadas a reconstruir la DEMOCRACIA REAL, no seré yo quien se quede en casa de brazos cruzados, la sola memoria de mi padre y mi abuelo, me lo exige. Espero que nos veamos allí, junto a Millás.

 

Victorino García Calderón

Maestro del mirar

-------------------------------------------------

Tanto si lo compartes, como si no, puedes escribirme aquí mismo o en:

Victorino53@gmail.com

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: