Victorino original

Elojoketemira

Victorino García Calderón
Blog de Victorino García

Girasoles

Todas las semanas me debato entre hablar de lo que todo el mundo habla o, por el contrario, de la belleza de la naturaleza. Esta mañana decidí que no podía dejar pasar ni un solo día más y me apeé del coche de mi mujer a medio camino entre Morille, donde resido, y Salamanca Capital. Los girasoles me lo gritaban desde hace unos días cuando pasaba por la Cuesta de La Varga. A la izquierda de la carretera  hay un campo irregular plantado de dicho producto agrícola, desde que lo hicieron ha llovido apenas unas gotas, los he visto crecer día a día y la floración está ahora en su punto.

El girasol es un planta emblemática, es la reproducción terrenal perfecta del dios sol al que hace el honor de mirar constantemente cuando apenas sobresale de la tierra girando en torno a sí mismo para así aprovechar mejor la energía que su padre-dios le envía gratis para transformarla en semillas oleaginosas que nos proporcionan riqueza y bienestar casi a todos. Cuando es semilla a mi me mata si la ingiero por equivocación, mi alergia a ella a partir de la pubertad es tan grande, que he estado varias veces a punto de €œpalmarla€ si no llega a ser por la oportuna dosis de adrenalina o el Urbasón correspondiente. Quizás sea por ello que la atracción-rechazo que siento por esta planta es una dualidad que me hace estar pendiente de ella en cuanto observo que hay una plantación en mi camino.

Las tierras que hay entre las carreteras de Las Veguillas y San Pedro de Rozados son muy irregulares, ocupan un vaguada serpenteante de lo que antaño fue un pequeño arroyo que desembocaba en el Zurguén, y por tanto es muy atractiva desde el punto de vista fotográfico. A base de ararla ha perdido su condición pero cuando llueve copiosamente la recupera violentamente destruyendo los sembrados. Este año no ha ocurrido, la sequía ha permitido que el plantío aparezca compacto donde hay humedad, pero no así en las partes altas en las que el agua apenas ha llegado y por tanto las plantas carecen de fuerza para desarrollarse, con lo que hay una gran variedad de tamaños en las flores áureas del girasol. Su número de pétalos y la prodigiosa colocación de sus semillas perteneciente a la sucesión de Fibonacci, y por lo tanto relacionado todo ello con la proporción áurea que rige el universo, un tema tan atractivo que cuando se conoce ya no se puede dejar aparcado hasta saber de qué va y en qué medida nos influye en nuestras vidas.

Cuando esta mañana, al nacer el día, decidí aplicar todas estos conceptos a unos posibles resultados fotográficos, tuve dos contratiempos: las nubes que a ratos se interpusieron entre el sol y sus vástagos terrenales y mi poca cabeza que decidió sintonizar un transistor para así poder estar al tanto de la €œniña€ de Rajoy, perdón, de la €œprima€ de Montoro. Bueno, de eso, !qué asco! hasta que me di cuenta y la apagué y volvió el  dios sol, y sus miles de réplicas y yo se lo agradecimos, me estaban distrayendo de la influencia positiva que nos proporciona la Pachamama.

Cuán alejados están de la belleza y del conocimiento estos políticos de mierda que nos gobiernan.

Espero haber sacado provecho de una mañana inolvidable, a pesar del calor reinante. Lo puedes ver en los enlaces que hay más abajo, si te apetece.

 

http://flaviolanfranco.blogspot.com.es/2012/01/tool-y-la-secuencia-de-fibonacci.html

http://www.facebook.com/media/set/?set=a.4369501203521.182879.1467718224&type=1&l=cd825f3476

 

Victorino García Calderón

Maestro del mirar

 

Tanto si lo compartes, como si no, puedes escribirme aquí mismo o en:

Victorino53@gmail.com

http://www.facebook.com/elojoketemira

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: