Victorino original

Elojoketemira

Victorino García Calderón
Blog de Victorino García

¡¡Es la guerra!!

Decía Groucho Marx en Sopa de Ganso, una de las mejores películas antimilitaristas que se hayan hecho hasta ahora y que, según parece, no han visto muchos o no han querido verla, a tenor de lo que está pasando y que parece que no tener enmienda: el negocio de la guerra.

Que en tiempos de crisis algo vaya bien es para prestarle atención y eso es lo que hice cuando escuché la noticia de dicho negocio por la radio, nada menos que en el programa de Hoy por hoy que presenta Carles Francino, en las mañanas de la SER. La noticia fue transmitida como una alegría en un mar de llantos, como una luz en las tinieblas, como una esperanza entre tanto desasosiego: “hay un sector de la economía española que produce beneficios: LA EXPORTACIÓN DE ARMAS”, decía la locutora. Al margen de que, evidentemente, habrá algunas familias que tengan ahí su sustento, y si las cosas siguen así, lo seguirán teniendo. En la industria armamentística no hay paro, el negocio es boyante mientras se siga alentando desde el poder, al contrario que el trato al sector público. Pero lo que no transmitió la SER es que algunos como yo no nos alegramos, al revés, nos produce sonrojo, nos encorajina y nos rebela aún más, si cabe, contra un sistema corrupto, terrorista y asesino. La razón es obvia: los que aún tenemos corazón cuando escuchamos noticias así, seguimos poniendo el oído para escuchar las consecuencias del magnífico negocio de la venta de armas ¿a quién?, a los países en conflicto, evidentemente: Siria, Egipto, Túnez, Libia, Arabia Saudí y otros, son países que han aportado a las arcas (de algunos) varios miles de millones de euros.

En este punto de la transmisión radiofónica mi imaginación se colapsó pensando en la cantidad de seres humanos –niños inocentes incluidos- que habrán sido destrozados por las balas, proyectiles o minas antipersona con la MARCA ESPAÑA.

¡¡UNA SOLA VÍCTIMA DESAUTORIZA AL COMPLETO TODOS MILLONES DE EUROS CONSEGUIDOS!! máxime cuando uno de los mayores beneficiarios es el antidemocráticoseñor Botín, presidente del sanguinolento Banco de Santander, (véanse las asambleas de accionistas de dicho banco, en las que los más honestos se avergüenzan de participar en dichos proyectos echándole en cara su implicación en el suculento negocio y con cuentas ocultas en paraísos fiscales como Suiza, con lo que consiguen que dicho energúmeno –Botín- les retire la palabra).

 

 

 

 

 

 

Algunos se extrañan que dicho señor sea abucheado por doquier cuando va a dar -vender, sería más correcto- una conferencia a cualquier lugar, aunque a los abucheantes se les persiga y se les multe, incluso, hasta se les trate como a terroristas aplicándoles la represión más dura que en una “democracia” se puede dar: la privación de la libertad por decir la verdad en ejercicio de la libertad de expresión, como ha ocurrido en Barcelona con Laura, una militante de CGT, que hizo una performance quemando unos cartones en la calle y ha sido encarcelada varios días en aplicación interesada de una ley que nada tiene que ver con el verdadero concepto de ciudadano. Una vez más tenemos el mundo al revés ¡y de qué manera! pero parece que no va con ellos, sus millones están manchados de sangre inocente y ni se inmutan, es descorazonador, mientras Rajoy -qué imaginativo- clama por un triunfo futbolero en Polonia, también de la MARCA ESPAÑA (más dinero nuestro) para que actúe como bálsamo en esta “puta crisis” que pagamos los mismos de siempre, mientras el capitalismo más feroz va dejando víctimas por todos los lados.

Claro que… hablando de víctimas, las del terrorismo y en España, han encontrado, por fin, una manera de revisar casos olvidados hace decenios en los archivos de Salamanca y Ferrol para “poder pasar página después de leerla” según se dice en las emisoras de radio. Me alegro mucho, mejor, me alegro muchísimo: qué menos que seguir investigando y aclarando unos hechos que ocurrieron hace años para así dar consuelo a las personas inocentes que sufrieron en sus carnes el brutal ataque de los terroristas, ya fueran etarras o falangistas del 36, pongo por caso.

¡Ah! ¿qué no va a ser así?  ¿que hay víctimas de varias clases y categorías como las de los países del norte de África? seguimos alimentando alimañas belicosas y sanguinolentas. Creo que… ¡¡YA ESTÁ BIEN!! ¡¡ES LA GUERRA!!

 

Victorino García Calderón

Maestro del mirar

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: