Victorino original

Elojoketemira

Victorino García Calderón
Blog de Victorino García

Dignidad democrática y futuro

Ya decía la semana pasada que €œtodo cambiaría para que todo siguiera igual o peor€. Efectivamente, así ha sido, aproximadamente solo la cuarta parte de los españoles ha votado al partido que ha ganado las elecciones. Sí, has leído bien, tres cuartas partes del pueblo español (más de dos tercios del electorado) ha votado a otros partidos o se han abstenido.

Analizando fríamente esta lectura de las votaciones del pasado domingo, cabe pensar que es una injusticia, poco democrática, que casi once millones de votantes €œobliguen€ al resto a soportar, padecer, aguantar o, incluso, disfrutar, las decisiones que el partido ganador tome en los próximos cuatro años para €œsacarnos de la crisis en la que el partido perdedor nos ha metido€.

No parece que €œlos mercados€ hayan recibido con aplausos la llegada al poder de €œMaguiano Gahoy€ que dicen los franceses, más bien todo lo contrario, los especuladores siguen a lo suyo: haciendo dinero fácil, somos carne de cañón, o de estoque, diría yo. Nos han toreado por la izquierda, con unos naturales templados haciendo durante el último año y medio lo que hubiera hecho el Partido Popular, y nos torearán por la derecha, con unos derechazos, pases por alto y por bajo, trincherazos y pases de castigo.

No pillamos el pico de la muleta ni queriendo, llevan el estoque escondido, y antes de utilizarlo en un rescate total, nos van a hacer, sobre todo a las clases medias, una faena memorable, de antología, quedará en los anales de la tauromaquia democrática.

Mientras tanto, si no lo remediamos en el futuro, seguiremos embistiendo como toros carretones, aceptando todo tipo de recortes impuestos por el dúo dinámico (Merkel-Sarcosy) y por las llamadas agencias de calificación, recortes que los palmeros españoles del PP aplaudirán con satisfacción, sobre todo desde que un par de días antes de la cita con las urnas, cuando ya era más que evidente que iban a ganar, les entrara el vértigo de gobierno para decirnos que no iba a ser fácil, que les diéramos tiempo.

El Partido Popular, que durante tres largos años no ha ayudado a otra cosa más que a caer en picado con sus exabruptos para sacar única y exclusivamente rédito electoral, nos pide ahora tiempo, Âża quienes? Âżcon qué coste? Âżcon qué programa de recortes? Âżhará el PP con los españoles lo mismo que CIU con los catalanes de clase media?. Ni una sola palabra antes de la votación, Âżqué esconden? Âżes que no saben cumplir aquello de€Ś €œla ilusión€, €œla felicidad perdida€, €œel orgullo de lo español€ que cacareaban unos pocos días antes? !!Qué pronto se descubre al mentiroso y qué deprisa ceden ante la presión de quienes mandan de verdad!! Ahora no saben, no contestan, esperan órdenes de €œlos mercados€ del €œdúo dinámico€ y de las agencias de calificación, (aquí, pregúntese el lector de qué viven, quién o quiénes pagan a estas entidades que no dicen nunca quiénes las dirigen, y empezaremos a encontrar respuestas).

Cospedal nos pide paciencia para saber la verdad, no señora, !!NO!! se nos está acabando, si no se nos ha acabado ya, da la sensación de que están vencidos de antemano, o peor, que nos han mentido a sabiendas, parece que no tienen capacidad de respuesta y que, como siempre, no tienen otra solución que no sea la de€Ś €œque paguen los mismos€.

Estamos cansados de que nos chuleen, de que nos toreen, de que los que mandan de verdad no se presenten a las elecciones, de que nos dirijan desde allende nuestras fronteras, de que no se cambie la ley electoral (*). Estamos hartos de los especuladores, de la €œprima y de la sobrina del riesgo€, de las grandes familias financieras que dominan el destino del mundo haciéndose cada vez más ricos, mientras crece por doquier la pobreza, la injusticia y la miseria, y de que en España se privaticen, educación, sanidad, y servicios públicos.

Estamos hasta las cejas, de ver cómo se nos engaña sistematicamente, de que se utilice la democracia un solo día cada cuatro años y decidan por nosotros el resto. De ver como festejan el triunfo electoral en los hoteles más caros y ante nuestras narices los más €œÂżdesfavorecidos?, Âżparados? y Âżdesprotegidos? del mundo mundial€: los diputados y senadores del partido ganador, premiados por los electores por su €œbuen hacer en el pasado€ con un sueldazo durante cuatro años, coches oficiales, dietas y un sin fin de prebendas, después de habernos engañado y gastado millones a espuertas en unas elecciones de las que ya sabíamos el resultado hace meses. Alguno dirá que es el precio que tenemos que pagar por la democracia.

No seré yo quien llame a este bipartidismo-pactado-sin-ánimo-de-cambiarlo, DEMOCRACIA. Por favor, un poco de respeto a lo que ha costado sangre, sudor y lágrimas conseguir. Tenemos que recuperar la justicia social, la equidad en la diversidad, la libertad de pensamiento y todos los valores heredados desde la revolución francesa a nuestros días. Participemos cada día en la construcción de un mundo global más solidario y libre, organicémonos en calles y plazas, démosle sentido a la participación ciudadana continua, no sólo cada cuatro años. Somos muchos, hombres y mujeres, los que lo deseamos, tenemos que hacer un esfuerzo de rebelión pacífica, nos jugamos nuestra dignidad democrática y nuestro futuro.

(*) http://fotos.lainformacion.com/politica/elecciones-nacionales/elecciones-20n-asi-quedaria-el-parlamento-si-todos-los-votos-valieron-lo-mismo_fJNCR6KkMZD8sasPevek06

Victorino García Calderón
Profesor del mirar y fotógrafo.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: