Victorino original

Elojoketemira

Victorino García Calderón
Blog de Victorino García

De siegas y trillos

El pasado domingo tuvieron lugar en Galindo y Perahuy la II jornada dedicada a la siega y a la trilla organizada por la Asociación Cultural “Nuestras Raíces”. La jornada transcurrió bajo un tórrido sol que hizo que los organizadores se encontraran al final de ella cansados pero satisfechos de la labor realizada.
Esta representación de lo que fueron en otro tiempo las labores del campo salmantino propias de todo el verano, ya que duraban desde junio a septiembre justo hasta el comienzo de las ferias y fiestas de Salamanca, es eso: una mentira representada, mentira maravillosa, como si de una pintura se tratara, pero no por ello menos reconfortante. Acostumbrados en los últimos tiempos a asistir a otro tipo representaciones artísticas, algunas de no muy buen gusto y dudosa calidad artística llamadas “performances”, se me antoja que esta no tiene que envidiar a ninguna, al menos en autenticidad y ganas de ofrecer y recrear aquello que mamamos de niños y que nos daba la vida, mejor dicho, el pan, allá por los años de la post-guerra.

La siega, las gavillas, las parvas, los bueyes, el trillo, ora de burros, ora de bueyes, los innumerables vocablos de todos los aperos de recolección, la trilladora AJURIA vomitando miles de pajas blancas como la plata y, como no, los miembros de la asociación ataviados a la usanza y trabajando como si les fuera la vida en ello demostrando algo que tenemos ya casi perdido: EL AMOR POR LO NUESTRO.

Durante un año todas estos aparejos duermen en los mismos sitios que han dormido en los últimos decenios: corrales y desvanes. Desde el año pasado, al menos un día al año, lucen sus mejores galas para regocijo de mayores y enseñanza de los más pequeños que comprueban como recoger el grano que se transformará después en el pan que comen en casa es algo más que ir al “súper”, es comprobar el esfuerzo y el trabajo que nuestro antepasados tenían que soportar para que llevarse algo a la boca el resto del año y lo hacían solos, no había espectadores, ni cámaras de TV o de fotos, sólo el calor, el botijo, y un dolor de “riñones” durante el estío, les hacía compañía. Además los niños de ahora comprueban los pequeños adelantos que se fueron introduciendo poco a poco para así tener un verano más descansado hasta llegar a nuestros días en que el verano sólo dura una semana, tiempo suficiente para la recolección del cereal con las nuevas cosechadoras y a esperar la feria de Salamanca que sigue siendo en septiembre.

Hablando de fotos, diré que para mi, que en su día, no pude hacer ninguna toma de estos menesteres en la soledad de la verdad, puesto que un servidor en los años cincuenta y sesenta ni soñaba con hacer fotos, ya que en casa no había posibles para comprar ni una sola cámara y en los setenta me fui lejos a estudiar, para mi, digo, fue un día espectacular, la poderosa luz de verano lo inundaba todo, las figuras de los segadores y de los carros recortadas en el horizonte eran de una plasticidad desbordante, las imágenes parecían sacadas de un película de otro tiempo y eso fue lo que a mi se me paró: el tiempo.

Hubo momentos en los que parecía increíble que todo aquello volviera a resurgir del olvido y darle al botón del disparo resultó tan placentero que no me daba cuenta que después tendría que ordenar, ajustar y retocar cientos de fotografías, no sabía en qué dirección mirar, en cualquier dirección había un detalle interesante y todo ello se lo debemos al desvelo de dos personas que no quiero pasar por alto: Domingo y Jose o Jose y Domingo, tanto monta, dueños del complejo rural de “El Corralón de Perahuy” junto a la asociación arriba mencionada, son los responsables de esta magnifica lección de historia que nadie debiera pasar por alto en años venideros, siempre que los puñeteros acontecimientos político-económicos nos dejen. De momento me han dejado hacer esta crónica, y que puedes ampliar si pinchas en el enlace que hay más abajo. Espero que disfrutes tanto como yo lo hice el domingo, el año que viene ya veremos.

Victorino García Calderón
Maestro del mirar

Tanto si lo compartes, como si no, puedes escribirme aquí mismo o en:

Victorino53@gmail.com

http://www.facebook.com/media/set/?set=a.4397196615889.183544.1467718224&type=3&l=f8d960903c

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: