E blazquez 80x111 original

EL JARDÍN DE HÉRCULES

Eduardo Blázquez

METÁFORAS SOBRE VIENTRES MASCULINOS

Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaagreenaway detail

El cuerpo humano se convirtió en himno para el Renacimiento italiano. La representación del cuerpo en la pintura, en la escultura y en los diseños de edificios, marca la exaltación de la idealidad del cuerpo. Se establecen analogías, el nexo entre cuerpo y edificio se ensambla, las conexiones entre las proporciones de ambos se ensalzan y se revitalizan en Leon Battista Alberti y en Luca Pacioli; en el siglo XV, se revela y se reflexiona sobre las analogías y las relaciones entre el cuerpo y la arquitectura.

 

El pensamiento humanista de Leonardo da Vinci, permite ir insertando la imagen de cuerpo desnudo en un cuadrado y un círculo. Francesco de Giorgio Martini propone la equivalencia gráfica de una ciudad idealizada asimilada por el cuerpo.

 

 

El cuerpo humano y el cuerpo arquitectónico, asimilado por Piero della Francesca, irá en el siglo XVI ampliando los registros del movimiento y de la energía en la figura humana.

 

¿EL VIENTRE ES UNA ESFERA PLATÓNICA? El itinerario de la película El vientre del arquitecto de Peter Greenaway, recorre la representación del cuerpo como imagen simbólica y cambiante. El vientre centra el protagonismo de la acción y de la significación.

 

El protagonista se debate entre las alegorías del DIA y del CREPÚSCULO, obras de Miguel Ángel que construyen una parte destacada del universo del arquitecto. La dialéctica se presenta en relación con la representación del cuerpo bello y armónico de la protagonista, la esposa del arquitecto, identificada en una imagen con la iconografía de Venus, enmarcada en la representación de la belleza idealizada contrastada con la representación de lo sublime y de lo siniestro reflejada en el Arquitecto. El cuerpo del arquitecto se convierte en alegoría de ríos y el vientre irá unido a las Ruinas del Foro y a las Ruinas de Piranesi.

 

 

La dionisíaca liberación, elaborada por los géneros del desnudo y del bodegón, contrasta en sus significaciones uterinas con las imágenes de Roma, embrión de la historia de la arquitectura. La ciudad entra en el teatro y en las metáforas del cuerpo; el desdoblamiento de la ciudad entre las ruinas y los edificios perfectos por esféricos, explican la iconografía de lugar y de tiempo. Las formas esféricas definen lo apolíneo, las ruinas explican lo dionisíaco.

 

Las masas oscuras de Piranesi, cárceles como laberintos, se contraponen a las atmósferas blancas y carnales de la película. El vientre del protagonista, convertido en espacio ficticio, en mural, en síntesis de la historia del arte, traduce la concentración de formas y de espacios diminutos y gigantescos, dialéctica y cambio expresados en las metamorfosis.

 

 

La arquitectura de Louis Boullée, utópico francés del siglo XVIII, réplica y antagónico de Piranesi, se une al Panteón, para definir un itinerario sobre esferas y cúpulas soleadas de Apolo, su imagen solar platónica se unirá al vientre de la mujer del arquitecto, embarazada. Los edificios-cuerpos son poemas, son objetos esféricos, esferas que, como uno de los sólidos platónicos, revelan la importancia del Humanismo para la creación de las metáforas.

 

¿EL VIENTRE REPRESENTA EL RUINISMO? G.B. Piranesi se convierte en protagonista en el Vientre de un arquitecto, la presencia de los blancos y las texturas de la piel y del mármol, se dinamizan con las obras del artista veneciano que, en el siglo XVIII, creó en las Cárceles y en las Ruinas un universo dionisíaco. Greenaway retoma las imágenes, junto a las ruinas de Roma, para insertarlas, como metáfora en gran medida, en el vientre del Arquitecto. El matrimonio entre la vida y el arte, como en Appia y Olbrich, se proyecta en el cuerpo ilimitado por sus significaciones variadas y complejas, definiendo las tipologías del Enigma.

 

La desnudez de los cuerpos y la disolución de los espacios blancos, concilian la vanguardia y el Renacimiento para mostrar la construcción del cine en base a la representación de la poética del vientre, convertido en bodegón y en vanitas, en expresión del itinerario del Tiempo, reforzado por las metáforas de las ventanas, que nos adentran en las metáforas uterinas, imágenes de vida y muerte. En el vientre del protagonista, los higos, consagrados a Saturno, expresan el recorrido del Arquitecto, de la mano de la Melancolía, ante el encuentro con la Caída de Faetón y de Ícaro.

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: